La revolución de los tejidos, una cuestión de Estado para USA

by it fashion,

mit-affoa-textile-innovation-hub-2

Para Estados Unidos la innovación tecnológica aplicada al textil parece que se ha convertido en una cuestión de Estado. Prueba de ella es la alianza que se acaba de crear entre el departamento de defensa del país y diversas universidades y empresas textiles y tecnológicas de Estados Unidos para poner en marcha el Advanced Functional Fibers of America (AFFOA), un centro liderado por el Massachussets Instituite of Technology (MIT) que con un presupuesto de más de 300 millones de dólares para los próximos cinco años persigue revolucionar la industria de la moda a nivel tecnológico. Aunque la ropa representa “una de las formas más antiguas de la expresión humana, esta a punto de  llegar la revolución del textil”, asegura Yoel Fink, director, del Laboratorio de Investigación electrónica del MIT y una de las figuras claves tras el Instituto.

mit-affoa-textile-innovation-hub-3

El objetivo del AFFOA, cuya sede central se ha ubicado en Cambridge,  es empoderar a las empresas textiles del noreste de la región y facilitarles las sinergias con las empresas tecnológicas del país para desarrollar tejidos tecnológicos capaces de ver, sentir, escuchar, almacenar energía o incluso hacernos de médicos a distancia. Algunas de las empresas con las que ya se están creando relaciones son Bose, Intel o el fabricante de nanofibras FiberRio, con empresas más tradicionales como Wrwick Mills, Buhler Yarns o New Balance. En total el Instituto ya cuenta con la colaboración de 72 grupos fabricantes, 32 universidades, 16 empresas de la industria y 27 startups.

mit-affoa-textile-innovation-hub-1

“Creemos que las asociaciones con del sector industrial con el gobierno y el mundo académico son claves para crear en positivo”, declara Rafael Reifs, director del MIT. Y añade que si el país “quiere conseguir una economía próspera y generar más puestos de trabajo es imprescindible crear nuevas ideas para llegar al mercado más rápido”. Y parece que la industria textil y, en concreto, la ropa tecnológica, pueden acelerar sustancialmente este camino.

Vía Ecouterre.