El hundimiento de American Apparel

by Alex Osuna Aran,

american_apparel_banca

¿Es hora de decir adiós a American Apparel? Es posible. La empresa norteamericana, habitualmente conocida por sus anuncios provocativos, ha anunciado hace unas horas que entrará en concurso de acreedores por haber caído en la total bancarrota. Esta noticia, sin embargo, no llega totalmente por sorpresa. Los motivos por los que la empresa ha dejado de tirar adelante eran evidentes desde hacía varios meses. La marca más cool  del patio se encuentra en uno de sus peores momentos. Pero no temáis, ya está en buenas manos.

american_apparel_bancarrota_2

Los motivos de esta eminente decadencia son varios. El escándalo que causaban sus infinitas campañas fue algo muy subversivo e innovador desde un principio. Pero la monotonía cansa y esta constante provocación – muchas veces tachada de sexista y abusiva – acabó por aborrecer a los consumidores más fieles. Por otro lado la empresa arrastra una deuda interminable desde hace años. AA acumula un déficit de 300 millones de dólares aproximadamente. Sin embargo, la nueva CEO del grupo, Paula Schneider (la oportuna salvadora), ha asegurado que pretende reducir esta deuda a menos de la mitad en un plazo de medio año, es decir, rebajar la cifra a 135 millones en 6 meses.

american_apparel_bancarrota_6 american_apparel_bancarrota_4

El fundador de la empresa, Dov Charney, no dejó las cosas fáciles para nadie. Después de diversas denuncias y un escándalo sexual su despido fue algo demasiado evidente. Así a finales de 2014 la empresa lo expulsó y tuvo que renunciar a su cargo. No obstante, después de la entrada de Schneider y las garantías de una publicidad menos ofensiva, la empresa ya estaba demasiado rota como para poder curarla. Los resultados financieros que se publicaron en septiembre dejaban claro que American Apparel había sufrido unas pérdidas inmensas – unos 19 millones de dólares – y que las ventas seguían bajando.

american_apparel_bancarrota_3

Con la nueva dirección y el nuevo plan, los trabajadores de la empresa y los fans de la marca no van a tener que preocuparse de nada. Todo va a seguir con total normalidad si se ciñen a los propósitos de su nuevo objetivo.

Vía The New York Times.

american_apparel_bancarrota_7american_apparel_bancarrota_5 american_apparel_bancarrota_8 american_apparel_bancarrota_9