Deconstruyendo el gusto millenial

by Miriam Mora,

París
Semana de la moda de París. Fotografía de Kamel Lahmadi.

No hace mucho tiempo que Suzy Menkes se escandalizaba del tremendo “circo” en el que la moda se estaba convirtiendo y lo criticaba con dureza. Parte de ese circo está formado por “blogueros que se visten tan solo para captar la atención”. Toda una parafernalia que empezó no hace mucho más de diez años y que ha ido creciendo a pasos agigantados, al igual que la tecnología que la acompaña y que la ha creado.

Muchos bloggers acabaron siendo influencers y otros simplemente aparecieron de la nada y llegaron a ser influencers directamente gracias a la app del momento: Instagram. Una imagen vale más que mil palabras y bien lo saben los influencers y sobre todo las marcas que les utilizan para hacer llegar los productos “sutilmente” a los usuarios. Pero, ¿qué pasa cuando la sutileza ya no es tal y en lugar de ello te bombardean nada más abrir la aplicación con publicidad? Pues que la gente se cansa. Esa es la conclusión a la que ha llegado LIM College tras su investigación sobre el impacto de los influencers en los millennials -la nueva generación de jóvenes entre 18 y 35 años-.

Los datos son bastante impactantes y es que menos del 7% de jóvenes son influenciados por la opinión de blogueros y vloggers a la hora de decidir qué comprar. Los compradores ven que el rol de las marcas está cambiando y que el proceso de decisión de compra lo han cedido a estos influencers, lo que ha hecho que las propias marcas pierdan legitimidad. Esto, junto con que la marca tiene muy poco poder para determinar el valor de un objeto y que a los millennials les interesan cada vez menos hace que muchas empresas del sector deban replantear su política de marketing de cara a las generaciones futuras.

 

Dior
Mini bolso customizable “My Lady Dior”.

Los millennials están cansados de lo fictício e idílico, y no es de extrañar ya que viven sumergidos en unas redes sociales que promueven ese tipo de “formas de vida”. Ahora más que nunca buscan la frescura, la autenticidad y la honestidad, tanto en los influencers que siguen como en los productos que compran. Muy lejos quedan ya de sus armarios los productos mainstream, y es que los millennials huyen de las cosas populares y de fácil acceso. Optan más por productos de pequeñas colecciones, productos costumizables -como lo nuevo de Dior- y de escasa disponibilidad. Por eso mismo, más del 60% de los encuestados consideraron la autenticidad o la novedad de los productos ofrecidos como el factor determinante a la hora de comprar algún artículo de moda.

Vía WWD

Temas que te pueden interesar: , , , ,