De profesión, estilista. 4 casos reales

by Advertorial,

Dice el famoso fotógrafo y editor Nick Knight que “la narrativa en las imágenes de moda la crea la ropa”. Expertos en el lenguaje complejo de las prendas y de sus significados son los estilistas los intérpretes de la moda. Ellos son los responsables de explicar historias a través de la indumentaria. Cuando pensamos en esta profesión, es fácil acordarnos de Grace Coddington, la adorada directora de moda durante décadas de la Vogue americana. También de Rachel Zoe, la estilista de las estrellas que desde el entretenimiento ha sido una de las más acérrimas defensoras de una profesión que durante muchísimos años ha permanecido en el anonimato.

De_profesion_estilista_01

Las redes sociales y una vida mucho más expuesta por parte de los profesionales del mundo de la moda ha llevado a que algunos de ellos – Marie Amelie Sauve, Bárbara Martelo, Ada Kokosar  por nombrar a algunos – salgan de su escondite. Esta mayor visibilidad tiene que ver también con una era en la que el estilista, en muchas ocasiones, trabaja mano a mano con el director creativo, y en la que incluso, un editor, pasa a capitanear una gran marca. Le ocurrió a Nicola Formicheti, el primer estilista en tomar las riendas de una firma como Mugler. Actualmente al frente de Diesel, Formicheti soñaba con ser diseñador, hasta que comprendió que el estilismo podía ser una disciplina infinitamente más creativa y estimulante.

De_profesion_estilista_02

Pero la profesión de estilista existe más allá de las páginas de las revistas. Ya sea como asesor de imagen, figurinista, director de vestuario… en un mundo en el que la imagen cada vez es más importante, se multiplican las responsabilidades de los expertos en trabajar con prendas y estética y por primera vez, aparece formación especializada. La Escuela de Artes y Técnicas de la Moda EATM ofrece un postgrado único en Tendencias, Estilismo y Comunicación Audiovisual avalado por ESDI con una formación completa a los futuros estilistas y asesores de imagen. Charlamos con cuatro profesoras, profesionales en activo con una dilatada trayectoria, para conocer la realidad de esta atractiva disciplina:

Mariona Mas

Estilista, figurinista de cine y coordinadora de vestuario en televisión, Mariona muestra la importancia de la formación para dominar con maestría el lenguaje de las prendas. El estilista no sólo debe saber de moda, sino entender el impacto que la imagen tiene en la actualidad.

“El lenguaje de la indumentaria acoge todas las variedades conocidas del discurso: elocuencia, agudeza, información, ironía, humor e incluso de vez en cuando, auténtica poesía.“

¿Cómo definirías el trabajo de estilista?
Para entender que es un estilista primero hay que establecer el concepto que la indumentaria es un leguaje no verbal que usamos todos para comunicarnos de forma consciente o inconsciente. Este lenguaje, en el que las palabras serían las prendas, toma gran importancia la riqueza de conocimientos adquiridos por las experiencias vividas. El lenguaje de la indumentaria acoge todas las variedades conocidas del discurso: elocuencia, agudeza, información, ironía, humor e incluso de vez en cuando, auténtica poesía. El estilista es el profesional con talento capaz de combinar prendas de vestir desiguales, viejas y nuevas, nativas y extranjeras en una brillante elocuencia de expresión.

¿Cuando empezaste y cuál es tu sello?
El interés por expresarme en el ámbito de la indumentaria me viene desde pequeña, vistiendo a mi hermana o amigas para expresar mi creatividad. Como consecuencia de esa inquietud decidí formarme en este campo con un Grado de diseño en la ESDI.  Al terminar la carrera, mi primera experiencia profesional fue en el diseño de vestuario de un largometraje con Silvia Munt e Ingrid Rubio. Tuve que readaptar mis conocimientos más teóricos y mi creatividad a un sector nuevo para mí: el del cine.
Esta ha sido una constante en mi carrera, por lo que mi sello quizás sea la adaptabilidad al medio para el que trabaje, ya sea cine, televisión, teatro o publicidad.

¿Quién y cuando te dieron el mejor consejo de tu carrera?
El mejor consejo que me dieron cuando empecé fue el de una Jefa de Producción que me animó a defender mis ideas y mis conjuntos si estaba convencida delante del director o del realizador con argumentos sólidos y no solo con el argumento del gusto personal. A veces nos cambian propuestas que son el resultado de mucho trabajo y de un sólido proceso creativo solo por el “no me gusta”, por ese motivo aprendí a exponer las razones de cada elección para poder defender mis ideas.

¿Qué consejo le darías a alguien que quiere ser estilista?
Estar en constante formación. Es imprescindible que el estilista sea un profesional con inquietudes. Que quiera aprender, observar, viajar, aprender de otras culturas, otras formas de hacer las cosas. Un profesional en continua renovación, con ganas de adquirir más “vocabulario” de estilo. Todo ello, en el fondo, va ligado con la idea de entender el estilismo como una forma de expresión.

¿Qué estilistas admiras o han sido un referente para ti?
Unos de los referentes que me ha marcado a nivel de estilo es David Bowie. Por su capacidad de reinventarse constantemente siendo muy permeable a todo lo que acontecía a su alrededor y rodeandose de los mejores creativos del momento

¿Nombra tres de los trabajos de los que estés más orgullosa?
Los dos años que estuve de jefa de estilismo del programa de Andreu Buenafuente “En El Aire” para la Sexta. Fue un gran reto profesional que requería creatividad, gestión de equipo y reacción para crear diariamente personajes según la actualidad del momento. Un proyecto de ficción del que también estoy muy orgullosa del resultado del trabajo de todo mi equipo es la serie “Mira lo que has hecho” de Berto Romero para Movistar que se estrenará este próximo mes de febrero. La serie parte de sus propias experiencias para abordar cómo afecta la paternidad a la relación de pareja. Quizás lo más relevante de mi carrera, también vinculado al sector audiovisual, ha sido la colaboración en el estilismo de las últimas galas de los premios Gaudí de la Academia del cine catalán, para dar más glamour a las galas y fortalecer el vínculo del cine con la moda mediante colaboraciones con el 080 Barcelona Fashion.

Cada vez cobra más importancia el perfil del estilista. ¿Por qué?
Estamos en una era tecnológica donde consultamos constantemente las redes, un espacio donde impera la imagen. Como consecuencia, tanto empresas como el público en general damos más importancia a cuidar esta imagen. El estilista es el profesional que tanto para empresas como para particulares domina este lenguaje para que la imagen del modelo o del particular transmita aquella información que queremos dar.

¿Qué salidas tiene esta profesión?
Las salidas son múltiples. Cuando veo fotos de perfil profesional e incluso CEOS en Linkedln, no entiendo como ni quién les ha asesorado para escoger esa fotografía como primera imagen en la red, antes incluso de acceder a su perfil profesional. Es por este motivo que nuestros conocimientos son útiles desde la asesoría particular para mejorar la imagen personal, hasta la creación de personajes para formatos de ficción.

¿Qué perfil tiene que tener la persona que quiera dedicarse a esta profesión?
El estilista debe ser una persona observadora con sensibilidad para analizar y estudiar el estilo de la persona a vestir y con facilidad de expresión para argumentar el cambio de look o la propuesta de outfit.

¿Por qué es importante estudiar esta profesión?
Aunque todos diariamente nos vestimos según unas necesidades o códigos, es el estilista el profesional con talento capaz de combinar estas prendas de vestir de forma brillante para comunicar exactamente aquello que queremos. Este conocimiento se adquiere con una formación transversal en múltiples campos des de el maquillaje, estilismo, protocolo y tendencias.

¿Qué aprenden los alumnos en clase?
El alumno en clase hace una inmersión total en el leguaje de la imagen adquiriendo los conocimientos teóricos que luego pondrán en práctica en empresas del sector audiovisual como televisiones, productoras, showrooms o en shootings con estilistas.

Piluka de Echegaray

Aunque desde bien pequeña sentía debilidad por todo lo estético, Piluka tomó la senda de la abogacía pensando que era ese su camino. Hasta que un día decidió cambiar de rumbo y dedicarse a lo que siempre había soñado: la asesoría de imagen.

“Si cierras los ojos y te imaginas dedicando el resto de tu vida a esta profesión y vibras, ni lo pienses. ¡Comienza ya!”

¿Cómo definirías el trabajo de estilista?
Lo definiría como el cuidado y amor por la imagen, tanto de las personas como de los espacios. No todas las personas poseen la misma sensibilidad ante al estética, habitualmente, los que dedicamos nuestra profesión a ello es porque tenemos una mayor sensibilidad y necesidad estética. 

¿Cuando empezaste y cuál es tu sello?
Diría que empecé el mismo día que nací. Desde muy niña aconsejaba a mi madre, elegía los tejidos de los vestidos para mi y para mis hermanas, acompañaba  a mi padre al sastre y yo elegía qué llevaría. Pero desgraciadamente, no pensé que pudiera ser una profesión, no estaba dentro de lo que parecía una salida de futuro. Y no encontré nada que me gustara estudiar, la moda no era una opción en mi casa, en teoría yo debía ser ingeniera, ¡INGENIERA! No me gustaba nada, ni lo intenté. Así que acabé trabajando en un despacho de abogados. Pero llegó un día en que me planteé, ¿Qué estoy haciendo con mi vida? Y fue entonces cuando decidí dar un giro absoluto y luchar por mi sueño. Paralelamente me había ido preparando para ello. Y ahora llevo 18 años dedicándome a lo que amo, y no hay nada que me haga más feliz. Y encima, parece ser que sí es una profesión con futuro, ¡Toma ya!
Mi sello: buscar lo auténtico de cada persona, respetar su personalidad, mejorarlo sí, pero respetando su esencia. Todos somos diferentes, y eso es lo más hermoso.

¿Quién y cuando te dieron el mejor consejo de tu carrera?
El mejor consejo de mi carrera me lo dio un coach, Raimón Samso, en ese momento él era mi coach, y él fue quien me introdujo en el mundo del coaching, cosa que me ha sido de enorme utilidad en mi profesión. Y el consejo fue: tu lugar es un lugar más grande, no con estas palabras, pero eso es lo que quería decir. Y ahí cambié el formato de mi profesión.

¿Qué consejo le darías a alguien que quiere ser estilista?
Si cierras los ojos y te imaginas dedicando el resto de tu vida a esta profesión y vibras, ni lo pienses. ¡Comienza ya!

¿Qué estilistas admiras o han sido un referente para ti?
No suelo seguir mucho a nadie, y sigo poco a muchos, pero el éxito de Rachel Zoe me encanta y el estilo de Olivia Palermo, aunque no es propiamente una estilista.

¿Nombra tres de los trabajos de los que estés más orgullosa?
La verdad es que de los que estoy mas orgullosa, no puedo nombrarlos, pues son clientes a los que debo el secreto profesional. Pero si puedo comentar el estilismo que realicé este verano para la actriz Ana de Armas en la inauguración de un importante hotel de la Costa Brava, más que nada, por lo mucho que me gustó poder vestir a Ana. El de la instagramer Moníca Sors para el Festival de cine de San Sebastián o el de la actriz Cristina Brondo para la pasada Gala de los Goya.

Cada vez cobra más importancia el perfil del estilista. ¿Por qué?
Yo creo que es una evolución social, cada vez se es más consciente que no es lo mismo que el trabajo lo realice un profesional. La diferencia es absoluta.

 ¿Qué salidas tiene esta profesión?
En mi opinión son ilimitadas. Hay dos principales variantes, la personal y la empresarial. Después el sector publicitario, el cine, la televisión, en fin, casi todo podría requerir el cuidado de la estética.

¿Qué perfil tiene que tener la persona que quiera dedicarse a esta profesión?
Una sensibilidad estética especial es importante. Y como para cualquier profesión mucha mucha de dedicación, sin olvidar que es una profesión que está en constante evolución, y que lo que ayer era lo más, mañana puede ser lo menos.

¿Por qué es importante estudiar esta profesión?
Porque siempre es mejor aprender desde lo que otros ya han trabajado y experimentado, porque el punto de partida es por tanto más alto y se puede llegar a donde los anteriores no imaginaron llegar. Porque si estudias, el camino es mucho más corto.

¿Qué aprenden los alumnos en clase?
Aprenden como funciona la profesión, con qué herramientas pueden contar, qué materiales, guías, marcas, etc. tienen. La base para poder comenzar a trabajar. Luego,  trabajando, acabarán de aprender de verdad. Pero sin una buena preparación no podrán acceder al mercado laboral.

Ana Pérez
Estilista freelance todoterreno con más de 12 años de experiencia. Loobooks, televisión, desfiles, compras y estilismo para eventos, nada se le resiste a Ana, que declara que es estilista por “amor y devoción a mi trabajo”.

“Es importante estudiar porqué es necesario tener unos conocimientos muy amplios de moda, actualidad, historia, colores, texturas… “

¿Cómo definirías el trabajo de estilista?
Un trabajo en el que tienes que mezclar pasión, esfuerzo y trabajo para que el resultado sea trasmitir con las prendas una historia o una visión.

¿Cuál es tu sello?
Me suelen definir como muy cazatendencias y también destacan mis mix aparentemente imposibles.

¿Quién y cuando te dieron el mejor consejo de tu carrera?
He tenido grandes mentores todo un regalo para mí. El mejor consejo creo que fue:  ”en este trabajo no hay egos, eres a la que nadie ve y nunca pares de estudiar.”

¿Qué consejo le darías a alguien que quiere ser estilista?
Puede ser él mismo, Si quieres ser una estrella o tú ego está por encima de tu trabajo…¿Estilista? Creo que no es tu profesión.

¿Qué estilistas admiras o han sido un referente para ti?
Diana Vreeland, Grace Coddington, Franca Sozzani…

¿Nombra tres de los trabajos de los que estés más orgullosa?
Me da pena elegir. Creo que cada uno me ha aportado muchísimo, premios, momentos personas… Se me viene a la memoria el regalo de trabajar con David y Bimba. Risas, lágrimas y aprender.

Cada vez cobra más importancia el perfil del estilista. ¿Por qué?
Discrepo un poco. Creo que cada vez se nos da menos valor.

¿Qué salidas tiene esta profesión?
Muchas. Si eres humilde aquí hay sitio para todos, pero no para que todos hagamos lo mismo.

¿Qué perfil tiene que tener la persona que quiera dedicarse a esta profesión?
Paciencia, capacidad de trabajo y buen humor.

¿Por qué es importante estudiar esta profesión?
Por qué es necesario tener unos conocimientos muy amplios de moda, actualidad, historia, colores, texturas… De tantas cosas como puedas abarcar.

¿Qué aprenden los alumnos en clase?
A ser creativos y a entender que la base principal es el trabajo y la dedicación.

Carole Touati

Directora creativa y analista de tendencias, Carole trabaja de forma habitual con fotógrafos y estilistas para dar forma campañas de moda. Su visión sobre el papel de los estilistas hoy es relevante y útil para todos aquellos que quieran emprender el camino de esta profesión.

“La vertiente creativa de la labor del estilista deberá ir de la mano con una gran capacidad organizacional, una buena red de contactos, así como una buena gestión del estrés y de los timings.”

¿Cómo definirías el trabajo de estilista?
El estilista es el intérprete visual de un concepto. Es capaz de traducir una idea, una atmósfera, una época, una visión, utilizando como ingredientes prendas, complementos, combinaciones inéditas. Crear nuevos movimientos, expresar corrientes estéticas, dejar su sello, podría ser lo que mueve a los grandes estilistas pero según el medio para el que trabajan, su misión se puede ver limitada a traducir conceptos comerciales, reproducir un look realista y creíble para la audiencia. La versatilidad es clave. De todos modos, la vertiente creativa de su labor deberá ir de la mano con una gran capacidad organizacional, una buena red de contactos, así como una buena gestión del estrés y de los timings.

¿Cuando trabajas con un estilista, qué valoras o qué es importante para ti?
La estética que defiende, los diseñadores o marcas con los que suele trabajar, los fotógrafos con los que suele colaborar, sin olvidar su profesionalidad a la hora de comunicarse.

¿Qué consejo le darías a alguien que quiere ser estilista?
No me gusta dar consejos, entonces usaré una frase de Picasso: “La acción es la llave fundacional de todo éxito.” Haz, haz, haz, lánzate, prueba, equivócate.

¿Qué estilistas admiras?
Suzanne Koller, Lotta Volkova, Julia Sarr-Jamois, Florence Tétier (Art direction)

Hemos visto como estilistas como Nicola Formicheti acababan de directores creativos. Cada vez cobra más importancia el perfil del estilista. ¿Por qué?
El estilista entiende de prendas, de texturas, de caída, de complementos, de colores, de imágenes, conoce a los diseñadores, conoce el mercado, tiene instinto para las tendencias, al fin y al cabo tiene una visión muy transversal de la moda.

¿Crees que actualmente el estilismo es un ingrediente importante en el diseño de moda?
Es clave. ¿Cuántos desfiles, cuántos lookbooks resultan indigestos cuando no cuentan con el ojo de un estilista profesional? Una prenda sola puede tener valor, pero ese valor se ve magnificado si dicha prenda se combina con sabiduría!

¿Qué salidas tiene esta profesión?
Colaborar con revistas, con marcas, con diseñadores u orientarse hacia la publicidad y trabajar en la televisión por ejemplo.

¿Qué perfil tiene que tener la persona que quiera dedicarse a esta profesión?
Creativo, curioso, visionario, sólida cultura de moda, organizado.

¿Por qué es importante estudiar esta profesión?
Para adquirir más rápidamente las bases necesarias para ejercer la profesión de estilista, conocer sus entresijos, y tener la oportunidad de conocer a profesionales del ámbito que podrán mirar con un ojo crítico (¡constructivo!) el trabajo del futuro estilista y brindarle un feedback objetivo.