Bloguera Nicho: la cara B de la moda

by Estel Vilaseca,

0-2
Cuando lo ves en Aliexpress vs Cuando te llega a casa.

“Creo que la ironía es una de las armas más potentes que hay”, explica la periodista Leticia García, el alter ego de Bloguera Nicho. Este personaje que nació “de una coña” y que poco a poco ha ido tomando forma para enseñar la cara menos lustrosa de la industria editorial patria ha logrado en poco tiempo el cariño de muchos colegas de profesión: “Lo fui desarrollando hablando de cosas que vivimos los periodistas, como por ejemplo los viajes de prensa a sitios lujosos a los que nos llevan aunque no tengamos pasta”. Y es que si bien las influencers y las revistas de moda se esfuerzan en seguir explotando la fantasía aspiracional de la moda, a la que muchos lectores se han sumado desde sus redes sociales, la realidad del sector es mucho más cruda: una industria editorial en papel que pierde miles de lectores y en consecuencia unas plantillas cada vez más reducidas, con sueldos más precarios y con poquísima libertad creativa.

Una realidad, la de la convivencia del lujo extremo con la precariedad, que no es exclusiva de nuestro país, sino que también es el día a día de los profesionales de la moda en el corazón de la industria del lujo: París. “No tienes que cobrar porque tienes suerte de estar allí para empezar” este es el mensaje según Giulia Mensitieri, autora de la tesis doctoral convertida en libro: “Le plus beau métier du monde”. La antropóloga destaca también como el trabajo en la moda obliga a “fabricarse una imagen de uno mismo y un personaje”. Leticia, que sentía que no encajaba en el perfil de editora, decidió crear Bloguera Nicho con la voluntad de “desmitificar” el sector y enseñar la cara B de las redacciones, los eventos y viajes de prensa. Algo que empezó como una pequeña broma pero que también puede interpretarse como un acto de resistencia.

Las marcas que no se toman en serio a sí mismas son aquellas que están transmitiendo mensajes políticos y sociales por la vía del humor.

0-1
“Backstage Bloguera Nicho meets Guccicyborg”.

Con el móvil en una mano y el humor en la otra, García, que tiene una tesina de doctorado sobre “Ironía en la moda”, destaca la importancia de reírse de uno mismo: “Las gente y las marcas que no se toman en serio a sí mismas, desde Moschino, pasando por Vaquera o incluso Gucci, son aquellas que están transmitiendo mensajes políticos y sociales por la vía del humor. La ironía al final es una forma de enmascarar, de meter con vaselina historias que no son bien recibidas dentro de la industria editorial”. Una industria editorial que absolutamente enganchada a sus anunciantes, se queda sin apenas espacio para el pensamiento crítico y la libertad creativa: “El sector editorial no creo que muera pero tiene que transformarse. No estoy en contra del branded content si se hace bien y las marcas, en lugar de imponerse, dejan aportar a los editores la idea creativa. Hay que explorar más canales: hacer buenos vídeos, generar Stories en Instagram interesantes, hacer más movidas divulgativas en redes…Si no cambiamos el chip nos vamos a ir todos a pique”.

Y mientras el barco se tambalea (¿o se hunde?), Bloguera Nicho se reunió con los suyos este pasado fin de semana en la primera edición de NichoWeekend, una parodia del Dulceweekend orquestrada junto a los responsables de la agencia de comunicación Algo Bonito: “Se nos ocurrió hacer un Nichoweekend en plan cutre, sin patrocinadores ni nada, obviamente, pero premiando a todas las personas que en el día a día de la moda nos ayudan. Relaciones públicas, colegas, estilistas y gente maja”. En su primer evento, NichoWeekend quiso reconocer a los profesionales nicho del sector de la moda. Carla Sierra, ex-redactora jefe de Vogue, que se llevó el galardón Phoebe Philo “a la que supo escapar a tiempo”; Carlos Primo, editor de Icon con la mención Junior el de los Brincos “a toda su carrera al lado de la nicho” y Juan Marrero con el “Raquel Mosquera al pr más estresado”, fueron algunos de los profesionales nicho premiados.

El sector editorial no creo que muera pero tiene que transformarse. Hay que hacer buen branded content y explorar más canales. Si no cambiamos el chip nos vamos a ir todos a pique

Pero más allá del humor, lo que tiene Leticia García es esa rara avis que se llama oficio. Si te has quedado con ganas de más, no te pierdas la entrevista que le han hecho en Incessants, la revista de nuestro colaborador Pablo García. En ella, Bloguera Nicho reflexiona sobre su profesión y la industria de la moda hoy: “Como periodistas considero que nuestra labor es más sociológica que otra cosa. Lo único que puedo hacer es relacionarlo todo y meterlo dentro de un contexto social. Nada más”.

estelvilaseca_200x200

Un post de...

Estel Vilaseca Barcelona Editor
"No one belongs here more than you"