Françoise Hardy en 8 pistas que revela su autobiografía

by Augusta Adriasola,

018-francoise-hardy-theredlist

Mucho antes que Inés de la Fressange, Caroline de Maigret o Jeanne Damas, Francia se jactaba por ser hogar de verdaderos iconos de moda. Brigitte Bardot, Jane Birkin (aunque era inglesa terminó siendo el epítome del estilo parisienne) y Françoise Hardy han quedado inmortalizadas no solo por su talento ya sea cantando o actuando, sino por su estilo. Basta con una búsqueda por Pinterest para entender por qué cualquiera de ellas continúan inspirando hoy en día, pero detrás de las imágenes hay una historia igual de apasionante que sus fantásticos looks. Así lo revela Françoise Hardy, una de las voces más conocidas de Francia, en su libro “La desesperación de los simios y otras bagatelas” (Expediciones Polares).

Su flequillo despreocupado, su figura lánguida representante de la estética de la época y su voz siguen tan vigentes hoy en día como en aquel entonces. Cantante, actriz y autora, Françoise abre la puerta a su vida con esta especie de autobiografía que da cuenta de una historia casi de Disney, donde una tímida joven parisina alcanza la fama de la noche a la mañana. Amores varios, moda y complejos…pasa en la ficción y pasa en la vida real.

Famosa por accidente

205-francoise-hardy-theredlist

La fama tocó la puerta de Hardy casi de un día para el otro, y las pocas páginas que dedica en su libro al verdadero proceso de pasar de ser desconocida a símbolo de la música francesa lo prueban. Sin muchas explicaciones se adentró en la composición siendo adolescente, y fue en la emisión televisiva del 28 de octubre de 1962, mientras Francia esperaba el resultado de un referéndum convocado por Charles de Gaulle, con la cual se lanzó al estrellato al cantar Tous les garçons et les filles. Al día siguiente la canción sonaba en todas las emisoras de radio nacionales y meses después alcanzaba reconocimiento internacional. Aún hoy sigue siendo uno de sus temas más conocidos.

Courrèges antes que YSL

Vestida de Courrèges
Vestida de Courrèges

Si en ese entonces hubiese existido Instagram, seguro que Françoise Hardy estaría sponsoreada por Courrèges. Es que su cuerpo lánguido y andrógino calzaba a la perfección con el estilo Courrèges, de líneas depuradas, originales y atemporales. “A años luz de los ecos de sociedad y del show business, de una sencillez, un calor humano y una normalidad desarmantes, (André Courrèges) era muy diferente a los grandes modistos tradicionales” revela en su biografía, agregando que eso fue lo que inconscientemente la llevó a preferir sus diseños por sobre los de Dior o Yves Saint Laurent. De todas formas, sí que supo lucir modelos de YSL y Paco Rabbane, aunque descontenta, dice, ese era su deber como embajadora de la moda francesa.

Sus complejos

Francoise Hardy (1969)
Francoise Hardy (1969)

A pesar de su impactante belleza y aspecto girl next door, según cuenta la propia Françoise, siempre fue acomplejada por su cuerpo, algo que atribuye a una infancia marcada por una abuela empeñada en resaltar sus “defectos”. Su falta de curvas y su cuerpo andrógino la han atormentado toda su vida al punto de que ella misma habla de tener un complejo de inferioridad — ¡y quién podría imaginarlo al ver sus imágenes que se han convertido en verdaderas referencias de estilo décadas después!

A la gran pantalla

Fotograma de Une balle au coeur
Fotograma de Une balle au coeur

Como sucedía muy seguido en la época — y sigue sucediendo hoy en día — al alcanzar la fama como cantante, Françoise Hardy incursionó en la actuación. Aunque confiesa que no era algo que le gustase (culpa a su falta de poder de decir no), tuvo papeles secundarios en películas dirigidas por Jean-Luc Godard y John Frankenheimer, y protagonizó el film “Une balle au coeur”, al cual dedica unas cuantas líneas anecdóticas en su libro.

Apasionada como pocas

Vestida por Paco Rabbane

“Más vale abrir el corazón solo a las auténticas almas gemelas, y la cuestión de saber si lo son y hasta qué punto lo son sigue siendo una de las más complejas y llenas de sorpresas que existe” dice Hardy en su libro. Desde una enfermiza relación con el fotógrafo Jean-Marie, un supuesto amorío con Bob Dylan a su tumultuosa relación con Jacques Dutronc, cargada de altos y bajos, pero con quien sigue casada hoy en día. Celos, engaños y más se revelan en su biografía, aunque ningún amor se compara, como dice, al de su hijo, el también cantante Thomas Dutronc.

Rendez-vous de primera

con Salvador Dalí
con Salvador Dalí

Encuentros con Mick Jagger en Londres, charlas con Brigitte Bardot en la casa de los Pompidou y entretenidas cenas con Salvador Dalí y Gala en su casa de Cadaqués son tan solo algunas de las anécdotas que cuenta Hardy en su libro. ¡Quién pudiera!

Mujer y feminista

021-francoise-hardy-theredlist

En una época donde el feminismo no estaba tan presente como hoy en día, Françoise Hardy supo llevar su género con orgullo. Dice ser una de las primeras mujeres francesas en usar anticonceptivos, confiesa haberse realizado dos abortos y sobre todo defiende al máximo su independencia, diciendo que estaría dispuesta hasta fregar suelos con tal de “conservar una mínima autonomía tan necesaria para mí como el aire o el agua”. Claro está que su fortuna fue otra y ha sabido mantener su tan sagrada autonomía gracias a millones de discos vendidos alrededor del mundo.

Parisina hasta la médula

009-francoise-hardy-theredlist

Nacida y criada en París (aunque de pequeña solía pasar los veranos en Austria), Françoise Hardy afirma amar su ciudad, y si bien ha viajado por varios continentes, su hogar fue, es y será la capital francesa. “Soy una sedentaria nata. Mi propensión natural me incita a no dejar jamás París”. Hoy en día divide su tiempo entre Paris y Córcega, donde construyó una casa junto a Jacques Dutronc, y a donde sea que vaya confiesa llevar una maleta llena de libros, a los cuales define como su verdadera herramienta de viaje. Es este amor por la lectura la que la llevó a escribir esta fantástica biografía, que significa un verdadero viaje en el tiempo y una ventana abierta a una vida tan de ensueño como real.

Texto de Augusta Adriasola.

Temas que te pueden interesar: , , , ,