Fenómeno Palomo

by Isabel Serra,

“Mi sueño es dejar una huella, que se me considere a mí también un maestro.”

Foto de Noel Quintela
Foto de Noel Quintela

Noticia actualizada, 23 de febrero del 2017 (10:21). El fenómeno Palomo ensancha todavía más sus fronteras. Los últimos en rendirse a sus pies han sido los gigantes de la moda LVMH, que han anunciado esta mañana que Alejandro Gómez es semifinalista al LVMH Prize. Es el único español en la lista. Viendo lo que pasó el sábado no nos extraña.

El sábado por la noche todo Madrid miraba hacia la misma dirección: el Club Matador. En el “members only” que rozaba el mítico Loewe de calle Serrano, se preparaba el que iba a ser uno de los momentos de la semana de la moda de la capital: la presentación de “Objeto Sexual”, de Palomo Spain. Una hora y media antes, en el club los modelos ya van maquillados y se ultiman los detalles: las flores en su sitio, ventanas cerradas, (“¡Todavía no se siente suficiente calor!”, grita un chico Palomo desde una habitación), lámparas que tiñen las paredes de rojo…

Foto de Santi González
Foto de Santi González

Y entre ese ir y venir de gente y de burros llenos de organzas y encajes Chantilly, me recibe Alejandro Gómez Palomo, alma máter de toda esta historia. Con excitación en los ojos y nervios en la voz, me dice que ésta será una gran noche.

 Leo que en esta colección has evolucionado, que has cogido coherencia.

“Conociendo ya la imagen y la idea de Palomo, cómo nos presentamos y cómo nos dirigimos a la moda, he cogido confianza al haber creado este mundo en el que ya mucha gente pertenece. Después de haber llegado al mundo de la moda como una aventura, después de experimentar como con miedo, al final me he mimetizado con el proyecto. Ya en la tercera colección estoy más cómodo, me siento más maduro. Me siento con fuerza de permitirme el lujo de recrear una fantasía, de hacer algo más carnal.”

Más carnal o más sexual.

“Es eso, es las dos cosas: mi colección es sensual y sexual”.

El modo de organizar esta presentación no deja hueco a las ambigüedades: “Sex Room”, “Virginity Room”, “Disco Room” y “Relaxing Room”, cuatro universos simbióticos que cuentan la historia de “Objeto sexual”. De las flores que veíamos en las dos primeras colecciones hemos pasado a looks con animal prints de leopardo, pantalones ajustados y transparencias…

Foto de Noel Quintela
Foto de Noel Quintela

A ver, hoy he oído hablar de prèt-a-couture, de Haute Couture, y ahora tú vienes con el extreme couture. ¿Qué es?

“El Extreme Couture… soy yo.” Y se ríe. “Pues no lo sé, lo que yo hago es intentar acercar al mundo de la Alta Costura a la moda masculina que no ha pasado anteriormente. Sí, está la Alta Sartoria pero eso es sastrería y yo quiero hacer algo más… más como el disfrute de la Alta Costura tradicional. Quiero interpretar la historia de la moda y ofrecerla a los chicos, que no han tenido nunca la oportunidad de gozarla”.

Y de ahí hacemos un repaso por la historia de la moda, por épocas en que los hombres vestían con medias y con faldas, con volúmenes en los hombros con brocados y con damascos, con tejidos lujosos y texturas sinestésicas. “Eso se nos ha olvidado y ahí quiero volver yo”.  Su moda se orienta al goce de aquellos que aman las buenas telas, la calidad de los detalles y los acabados. Que aman la moda más pura.

Foto de Noel Quintela
Foto de Noel Quintela

Se remite siempre a su círculo, una especie de corte medieval que le acompaña en su affaire con la moda. Pero, ¿hay vida más allá de él? Los productos agotados en su tienda online dicen que sí. Lanzada hace apenas una semana, funciona bien sobre todo entre mujeres: “Hay muchas clientas mujeres que quieren llevar mis diseños”. El fenómeno Palomo tiene una lucrativa salida comercial, más allá del huracán mediático: trabaja bajo encargo y vende en templos del retail como Opening Ceremony.

¿Qué es la masculinidad para ti?

Yo estoy buscando la feminidad dentro del género masculino, que es algo que falta. La masculinización de la mujer se hizo en los sesenta, con la revolución de Yves Saint Laurent”.

Se fija en mi abrigo de lana gris, de corte tailored, bastante masculino. “Este abrigo hubiera sido de hombre. Al principio fue un shock, pero ahora cualquier mujer se pone un traje chaqueta y es lo normal, es bonito”. Ahora es el momento de hacer lo opuesto: feminizar la vestimenta del hombre.

Yves Saint Laurent hizo historia. ¿La harás tú también?

“Pues lo espero. He aprendido de los maestros, observando. Saint Laurent, Chanel, Galliano, Lacroix, Balenciaga… He sido un apasionado de su trabajo y mi sueño es dejar una huella, que se me considere a mí también un maestro. Todos tenemos un sentido en la vida: el mío es ese”.

Foto de Noel Quintela
Foto de Noel Quintela

De momento ya te han invitado en Nueva York. ¿Qué te llevaste de la experiencia?

“Nueva York fue una experiencia mágica. Una prueba de fuego. Cuando estás en Nueva York te expones al mundo de una forma más brutal”.

El resultado está en todas las cabeceras de moda internacional. Visto en Vogue: “El desfile más espectacular, bonito y decadente de la New York Men Fashion Week”. Visto en WWD: “El desfile más excitante”. Visto en Paper: “Alejandro Gómez Palomo, el genio andrógino que revoluciona la moda masculina”.

¿Qué es lo más importante para ti a la hora de hacer una colección?

 Para mí es crear la historia, imaginármela, empezar a conocer a los chicos, de dónde vienen y a dónde van. A partir de ahí, se trata de contextualizarlo todo, buscar materiales en las mejores casas. Siempre buscamos lo mejor y nos forzamos la técnica. Yo ya no coso, pero cuando hacemos las piezas me siento al lado de mi costurera y lo hacemos juntos”.

 

Foto de Santi González
Foto de Santi González

Foto de portada: César Segarra