Este es el periodista que se burló de la Paris Fashion Week

by Teresa Avendaño,

 

Oobah Butler es un periodista que trabaja para el medio VICE y, alguna que otra vez, ha conseguido triunfar entre influencers y celebrities gracias a contenido fake. La primera vez que lo consiguió, tuvo la genial idea de crear el mejor restaurante de Londres y llevarlo hasta el número #1 de TripAdvisor. ¿El único problema? No existía. A pesar de ello, los bloggers del momento se peleaban por conseguir mesa en éste y el teléfono no le paraba de sonar. La cosa se le fue de las manos y, solo por una noche, no tuvo más remedio que abrir un restaurante ficticio para que su historia se hiciera realidad. Sin embargo, parece ser que para el joven no fue suficiente. La última aventura de Butler fue lograr colarse dentro de la Paris Fashion Week, el gran evento de la moda mundial. Un lugar solo para las marcas mejor posicionadas de alta costura, los influencers más reconocidos del mundo y los editores y directores creativos más aclamados… O eso pensábamos hasta ahora.

1507718003957-_R7A5853
Oobah Butler y Alexa Chung. © Todas las imágenes por Jake Lewis para Vice.

El periodista revolucionó la semana de la moda colando unos pantalones coloridos sacados directamente de un mercadillo, una prenda que llevaba la etiqueta de Georgio Peviani. En primer lugar, compró un dominio y creó su propia web y, después, imprimió tarjetas con el nombre de la firma, consiguió colarse con poco esfuerzo en el Palais Brongniart y las repartió entre el resto de invitados. Coser y cantar. El estrellato le llegó el día en que entró en el desfile de Vivienne Westwood, donde entabló relación con personajes de la talla de Alexa Chung o Raquel Minelli. Sin duda, Butler consiguió desafiar al mundo de la moda con apariencia y actitud. Aparentó ser algo que no existía y lo aceptaron porque parecía tener prestigio y reconocimiento, pero nada más lejos de la realidad. Una burla directa a la imagen, la superficialidad y a los caprichos de esta industria. Más allá de todo el cuento, su primera duda fue: ¿Quién se escondía realmente tras la etiqueta de Georgio Peviani? Para su sorpresa, descubrió que era una marca registrada desde 1996 que había caducado hacía justamente un año. Tras la etiqueta, se ocultaba un hombre llamado Adam, que se había inventado la firma hacía 30 años, cuando aterrizó en Gran Bretaña desde Zambia. La segunda cuestión que rondaba a Butler por la cabeza era si realmente Adam era Georgio Peviani, a lo que Adam le contestó: “Soy lo más parecido a él que vas a encontrar”.

Vía Vice.

1507716428731-_R7A4870 1507714284134-pev3 1507716981119-_R7A4969 1507716865630-_R7A4925 1507716114858-_R7A4832 1507717066686-_R7A4976 1507717130689-_R7A5067 1507717325745-_R7A5573 1507717451980-_R7A5209 1507717492274-_R7A5349 1507717551882-_R7A5435 1507717616372-_R7A5454 1507717108800-_R7A5039 1507717233587-_R7A5130 1507718125355-_R7A5802 1507718482210-_R7A6534