Este es el impresionante proceso artesano de las nuevas joyas de Dior

by Raquel Bueno,

Christian Dior es sinónimo de magia y emoción. De aquel extraordinario savoir-faire que es capaz de convertir lo que parece un sueño, una idea imposible, en un producto de la realidad. Y ahora la maison nos lo demuestra una vez más descubriéndonos en un nuevo vídeo el proceso de fabricación de las joyas D-Murrine de la colección prêt-à-porter S/S 2018, maravillosamente diseñadas –como no podía ser de otra forma– por Maria Grazia Chiuri. En ellas, los colores vivos y en contraste se alternan sin fin en collares, anillos y pendientes de cristal con motivos multicolores, realizados a mano conforme a una técnica ancestral en la meca del vidrio por excelencia: la isla de Murano, situada a tan solo unos kilómetros de distancia de la bella Venecia.

Dior-6
© Todas las imágenes por cortesía de Christian Dior.

Elaborar un par de Dior Tribales es de todo menos sencillo, y precisa de las manos expertas de los extraordinarios artesanos de la isla italiana, que moldean el vidrio a una temperatura de 1.300 °C y trabajan el material con sus propias manos, fuerza y, por supuesto, mucha delicadeza. De tal hábil trabajo se extraen las murrinas, que se acaban enviando a Alemania. Allí, concretamente en la ciudad de Pforzheim (el taller que el mismísimo Christian Dior eligió en el año 1955 para la elaboración de sus primeras colecciones de joyas fantasía), se crean los elementos de latón necesarios para completar los detalles finales de cada una de las piezas. Mediante un molde de cera se obtienen figuras de metal que son cuidadosamente trabajadas, una vez más, por las manos de los maestros artesanos; y tras varios procesos se acaba logrando el singular resultado final. Una verdadera maravilla. Que la disfrutéis.

Dior-1 Dior-2 Dior-3 Dior-4 Dior-5 Dior-7 Dior-8 Dior-9 Dior-10