¿Es la tendencia genderless un capricho pasajero o un auténtico cambio cultural?

by Gina Baldé,

fernanda-ly-jaden-smith-jean-campbell-rianne-van-rompaey-sarah-brannon-by-bruce-weber-juergen-teller-for-louis-vuitton-spring-summer-2016-13
Campaña de Louis Vuitton S/S 2016 en la que aparece Jaden Smith con falda como icono principal de la tendencia genderless© Louis Vuitton.

Sin duda, una de las tendencias que más está arrasando en las últimas temporadas es el aclamado genderless, en el que los límites de lo que se define como masculino o femenino se desdibujan para mezclarse y crear un híbrido entre ambos. El año 2015, los famosos almacenes Selfridges de Londres inauguraban la campaña Agender con la que estrenaban tres pisos del grande almacén para comercializar ropa que no diferenciaba por género, como ya os contábamos hace unos meses. Y poco tiempo después, para la campaña de su colección para la temporada S/S 2016, Louis Vuitton escogía a Jaden Smith –el actor y rapero hijo de Will Smith– como uno de los protagonistas principales de su campaña femenina, en la que podíamos ver al joven vestido de una forma que rompía totalmente con las convenciones habituales sobre lo que pueden y no pueden llevar los hombres. En los últimos años, el reconocimiento del colectivo LGTB ha favorecido el auge de esta corriente pero, exactamente… ¿De dónde proviene el origen de la moda unisex?

149922823761060000_a580xH
El famoso smoking de Yves Saint Laurent, fotografiado por © Helmut Newton.

Para conocer sus raíces tenemos que remontarnos hasta la segunda mitad del siglo XX. En un momento marcado por los rígidos cánones que predominaban en la época y con el fin de la Segunda Guerra Mundial, la indumentaria unisex surgió en una explosión como respuesta a los cánones que habían dominado la historia hasta entonces, con la intención de difuminar o cruzar las líneas en el género, que hasta ese momento tenía unos roles muy estrictos (las mujeres debían adoptar un papel más pasivo y delicado y los hombres otro más activo y agresivo). Diseñadores como Pierre Cardin, Yves Saint Laurent, Andre Courreges Paco Rabanne empezaron a presentar colecciones con siluetas simples, no asociadas al género. En ese momento predominó también el pelo largo en los hombres y el uso de pantalones en las mujeres e, inevitablemente, se ha vinculado esta tendencia a la revolución feminista, sexual, el movimiento hippie y el reconocimiento de la homosexualidad.

1458114592_Genderless_fashion_1
Parte de la colección menswear Autumn/Winter 2013 de JW Anderson. © Vogue.

A pesar del esfuerzo por intentar sacudir los cimientos de la industria, la moda genderless acabó desembocando en una masculinización de la ropa femenina. Según Jo Paoletti, autor del libro Sex and Unisex: Fashion, Feminism and the Sexual Revolution, las mujeres visten como hombres porque resulta sexy, pero rara vez ocurría al revés. Hasta ahora. Uno de los diseñadores que ha conseguido traspasar los límites de la masculinidad en la ropa para hombre ha sido JW Anderson, por ejemplo, que en 2013 presentaba un desfile con hombres vestidos con faldas, vestidos y escotes, todos elementos muy cercanos al hasta entonces imaginario femenino preestablecido. A partir de ese desfile el diseñador percibió un aumento en las ventas, el inconveniente fue que eran las mujeres quien se interesaron por este tipo de prendas. Una jugada que, al final, terminó con el tiro por la culata, pero inspiró a unos cuantos más a seguir su camino. Tras él, diseñadores como Charles Jeffrey o Palomo Spain trabajan ahora para crear una moda sin géneros en la que puedan participar tanto ellos como ellas. ¿Una tendencia pasajera o un cambio de mentalidad real en la sociedad que ha venido para quedarse? Solo el tiempo lo dirá, aunque el cambio, como siempre, reside en nuestras manos.