El vestido del verano es sostenible

by Laura Cadenas,

Si este verano te niegas a caer en el típico vestido de Inditex pero no sabes dónde buscar alternativas, hacemos el trabajo por ti.  Aquí tienes cinco originales propuestas (lo de ir todos uniformados ya aburre) que además cuentan con el aliciente de seguir procesos de fabricación sostenibles. La moda ética es la única que puede sentar realmente bien y nuestros  bonitos vestidos (por fuera y por dentro) lo demuestran afrontando un compromiso real con las personas y el medio ambiente sin renunciar a un exquisito diseño. Elige tu favorito y marca la diferencia.

Heinui

HEINUI 2

El amor por el diseño independiente, la calidad y la búsqueda de prendas únicas y funcionales guían el trabajo de Claire Pignot, la diseñadora francesa que afincada en Barcelona ha creado Heinui. ¿Quién no quiere salir a pasear (o a donde sea) con este vestido estampado?

Bleed

bleed

Detrás de este sencillo vestido de recurrentes rayas marineras hay grandes dosis de compromiso. Transparencia en los procesos productivos, materiales sostenibles y colaboración con asociaciones como PETA o Surfrider Fundation para proteger las especies marinas son algunas de las ventajas que aporta esta marca 100% vegana.

Colmillo de Morsa

colmillo de morsa

Este vestido largo en delicado rosa con destellos plata hará las delicias de las más románticas, para un toque casual combínalo con zapatillas. Además, está fabricado manualmente en Barcelona como todos los diseños de Colmillo de Morsa, la firma fundada por Elisabet Vallecillo y Javier Blanco.

Skunkfunk

skunkfunk

 En Skunkfunk todo se rige por la sostenibilidad, desde el diseño que evita el desperdicio textil, hasta el uso comprometido de materiales o el reciclaje de las prendas en la propia tienda. Enfúndate este bonito vestido y como dice el eslogan de la firma: “Make a difference.”

Edun

edun

Esta original propuesta denim (y toda la colección) de Edun ha sido un flechazo que al saber que la firma lleva a cabo prácticas sostenibles y fomenta el comercio en África apoyando a artesanos locales se ha convertido en romance.