El nuevo lujo

by Sara Pellicer Trívez,

Vaska
Vaska

Productos de la máxima calidad, realizados casi siempre de manera artesanal, con materias primas exclusivas, y en unidades limitadas. Hablamos del nuevo lujo, que no se comercializa bajo marcas archiconocidas ni por casas con cien años de antigüedad.

Internet ha sido el mejor caldo de cultivo para esta tendencia. Ahorrándose los costes de mantenimiento de locales, y obviando también la publicidad tradicional, las marcas de nuevo lujo pueden permitirse vender lo más exclusivo a un precio mucho más bajo que lo que podríamos esperar para este tipo de productos.

Caboclo
Caboclo

El nuevo lujo se diferencia del tradicional en muchos factores. Los empresarios invierten en investigación de nuevas técnicas que hagan al producto más sostenible, a nivel económico, y por supuesto, también ético.  El lujo en estos casos no se encuentra en la marca, si no en el proceso, tanto creativo como productivo. Es el caso de Caboclo, marca de zapatos afincada en Barcelona. Sus zapatos de piel no están tratados con productos químicos, lo cual retrasa el proceso de curtido de la piel en más de 20 días, pero consigue piezas únicas, respetuosas con la naturaleza y totalmente artesanales. De hecho, los zapatos los hacen artesanos brasileños, con un proceso que ha ido pasando generación tras generación desde el siglo XVI. Se trata de desarrollar materiales sostenibles y procesos respetuosos con las personas, y también con el medio ambiente.

Andrés Gallardo
Andrés Gallardo

Si hablamos de materiales, la investigación es una vez más la clave. “Una firma de joyas desarrolla nuevas aleaciones que permiten dar un paso adelante respecto de los procesos tradicionales. O una firma de ropa decide reinventar el casual con materiales estrictamente orgánicos –que tiene que investigar y combinar-, manteniendo una línea de diseño contemporánea y atractivísima”. Así lo explica María Teresa González, CEO de Smart Luxury, tienda online que reúne algunas de estas marcas emergentes de nuevo lujo en España.  “En SmartLuxury somos coolhunters de un nuevo lujo, ofrecemos productos Premium, poco accesibles pero de mucha tendencia y ampliamos la experiencia en el consumidor mediante una red de luxury insiders que inspira la compra”.

Colmillo de Morsa
Colmillo de Morsa

Otra gran diferencia entre el lujo tradicional y el emergente, es el tamaño de las empresas. “Este Nuevo Lujo cobra sentido gracias a un universo de marcas muy amplio pero en general muy atomizado –existe un número extensísimo de marcas de pequeño tamaño- y emergentes –estas firmas empiezan a lograr un posicionamiento y reconocimiento de marca, pero aún les queda un largo camino por recorrer”, explica María Teresa. Y es precisamente ese pequeño tamaño, lo que convierte a estas marcas en más exclusivas: no tienen infraestructuras para crear una gran cantidad de producto. Y la escasez es, ahora más que nunca, sinónimo de exclusividad.

Esta tendencia está empezando a cobrar fuerza en mercados como el español, el inglés, el francés y el nórdico. Su público es amplio, pero se centra sobre todo en mujeres de entre 25 y 50 años, aunque, como nos cuenta la CEO de Smart Luxury, siempre hay quien se sale de la tabla “¡Sorprendentemente hemos tenido pedidos de señoras mucho más mayores!”

El nuevo lujo se está posicionando como un nicho más que interesante para jóvenes diseñadores y artesanos intrépidos que han encontrado su público en la mujer que busca algo más que va más allá de una marca con un siglo de historia.

Saveén
Saveén

Temas que te pueden interesar: , , , , ,