El Love Advent Calendar 2017 lo está haciendo todo mal

by Raquel Bueno,

Llega diciembre y, como todos los años, la revista británica LOVE magazine nos sorprende con una nueva edición de su LOVE Advent Calendar. O, lo que es lo mismo, un nuevo calendario de adviento presidido por la la redactora jefe de la revista, Katie Grand, que nos descubre a golpe de vídeo diario por séptimo año consecutivo, y hasta el último día del año, breves cortometrajes que cuentan con la aparición de los personajes femeninos más candentes del mundo de la moda a nivel internacional; y tienen casi siempre relación con temáticas navideñas y de bienvenida al nuevo año. Y aunque sus espectadores no dejan de incrementar –se prevé que la audiencia de estala edición de este 2017 supere la impresionante cifra de los 84 millones que vieron la versión de 2016– parece que la edición de este año, de momento, ha sido una sorpresa bastante desagradable.

Es festivo, divertido y todo lo que amamos sobre las mujeres que disfrutan de ser mujeres, en sus propios términos“, comentaba Katie Grand a propósito del calendario de este año. Y, la versión de 2017 cuenta, de nuevo, con un reparto de infarto: desde Kendall Jenner hasta Stella Maxwell, Taylor Hill, Kate Upton, Ashley Graham, Doutzen Kroes, Gigi y Bella Hadid (cómo no), Karlie Kloss y muchas, muchas más. Una selección de contribuciones que pretenden enaltecer el nombre y el espíritu de la revista, que presume de estar rompiendo todos los moldes gracias a un carácter artístico y, por encima de todo, crudo. Sin embargo, parece que el calendario, más que de artístico, peca de un excesivo mal gusto. Así lo consideraban centenares de espectadores que expresaban sus quejas a través del perfil de la revista en Facebook: esta nueva entrega representa unos estereotipos obsoletos, de un carácter altamente –y exclusivamente, en algunos casos– sexual; y el ejemplo definitivo de la objetualización de la mujer… Cuando, en realidad, planeaba ser todo lo contrario y por eso se acompañaba de la etiqueta #StayStrong.

Y es que, si lo que pretendía representar la revista era a mujeres bellas, fuertes, sensuales, femeninas y cómodas en su propia piel, ¿de verdad eran necesarios los repetidos planos detalle de los pechos de Ashley Graham? ¿O un vídeo de Emily Ratajkowski cuya única actividad aparente es ver como la modelo se tira incontables espagueti por encima (y que ha sido, porcierto, calificado por antiguos fanáticos de la revista como asqueroso y vergonzoso)? Aunque el calendario nos depara, todavía, muchas entregas más –no exentas de sorpresa ni polémica– parece que los vídeos hablan por si solos y que, aquello que dicen, no acaba de concordar con los valores que predica la revista ni las razones por las que sus espectadores aclamaban y esperaban fervientemente estas entregas. Y, el resto de interpretaciones, os las dejamos ya a vosotros.