El hábito hace a Eva García Rodríguez

by Gabriel Bravo,

1

En el vestuario de la naturaleza
hay muchos trajes.
Traje de araña, de gaviota, de ratón de monte.
Cada uno, como hecho a medida,
se lleva dócilmente
hasta que se hace trizas.

Wislawa Szymborska

La gracia de Eva en un salto a lo Ginger Rogers. Todo acerca de Eva, y su saber ser y estar en el mundo de la moda como diseñadora. Tenaz y soñadora sabe de la importancia del milímetro en la costura, un pulso que ha ganado en sus años como profesional. El trabajo todavía aunque repetitivo, cada seis meses cambia. Esa novedad que tiene de buscar tejidos, materias nuevas… Me encanta, me hace sentir joven, con la ilusión del primer día.

05

Un paso adelante, con la elegancia de la decisión, hizo que estudiara moda al mismo tiempo que diseño gráfico. Cuando estaba estudiando era la época de las olimpiadas del 92. Me di cuenta de que todo estaba muy influenciado por Peret y Mariscal. Yo no era nada de ese estilo… Y no encajaba bien con todo eso. Y me dije, a lo mejor soy buena en moda. ¿Por qué estoy haciendo cosas que no me llenan? Y me lancé de cabeza. 

07

ADN y Eva tienen tres letras, las tres letras del oficio no elegido al que pareces estar destinado. Nadie en su entorno habría dicho que algún día construiría el trazo de la inspiración y el armazón del gusto con una sensualidad poco común en este carrusel de bambalinas a ritmo de charlestón que es la moda. Estamos hablando de un momento en el que no había internet, y yo procedo de un barrio de Tarragona donde mi madre no compraba el Vogue… A mí me gustaba crear vestidos, con tejidos y colores. No pensaba en los desfiles, ni en los modelos, no pensaba en nada. Mi deseo era crear ropa. Además, de niña me había apuntado a un curso de costura. El trinomio del paso a tres con un sonido aprendido en escuelas no preparadas para el trabajo real le obligó pasar unos años realizando cursos para un mejor desarrollo del oficio.

04

Comenzó su andadura guiada por sus pies como en “Las zapatillas rojas“. Primero trabajó como patronista para una firma de ropa de esquí, pero aunque sus pies la irguieron sobre el tronco que la sostuvo como creativa, el diseño, comenzó a trabajar para Mango. Tengo que decir a favor de estas empresas que sirven como escuela, y lo digo con todo el cariño del mundo. Realmente, ahí, sí que trabajé de verdad. Cuando comencé a trabajar no era tan grande y estaba comenzando a crecer, y entonces crecimos al mismo tiempo. 

02

Sus paso inquietos y su cabeza elocuente han hecho que se dirija muchas veces a sitios insospechados, una coreografía construida con la experiencia de los años y el deseo de dar pasos cada día más certeros. 5 años en Mango, luego un año en una empresa familiar, y de nuevo de vuelta a Mango como un giro sobre el eje con barrida. Me volvieron a llamar, y me pareció interesante porque entonces la empresa era mucho más grande, había mucha más gente trabajando y estaban fabricando en China, Portugal y Turquía. Me pareció interesante también tener la posibilidad de viajar… Realmente el trabajo te abría las puertas a muchas cosas. Una gran empresa como Mango tiene una metodología de trabajo que necesita de paso firme, del conocimiento y estudio certero de las colecciones, de la renovación y de la antigua práctica del regateo para conseguir el precio óptimo.

06

Después cada paso de baile lo ha trasladado a diferentes estancias que le han hecho apreciar los ángulos del diseño: Massimo Dutti porque quería saber cómo trabajaban en INDITEX. Burberry me apetecía conocer las empresas que estaban enfocadas al lujo. Hasta llegar a Eva Riestra Arias, son los apellidos de mis abuelas, un homenaje a las personas que le enseñaron, sin proponérselo, a apreciar el oficio de la aguja y el hilo. Eva ahora no necesita que le saquen a bailar, es autónoma, se siente libre de elegir el compás de la música y sus pies, tronco y cabeza saben de lo que necesitan otros para que su baile sea armónico. Su trabajo para Pertegaz diseño y coordino la colección hombre y mujer, pero sobre todo la masculina… Estoy muy contenta de trabajar con ellos, la herencia de todo lo que significa la alta costura, y trasladarlo a la actualidad. Corsare me adapto a sus necesidades. Puedo ayudarles. A empresas pequeñas les sale mucho más rentable tener un autónomo externo. Yo puedo ver los puntos a mejorar, y echarles una mano. Lo que es muy bonito.

08

Para las firmas con las que trabaja desarrolla el concepto de la colección y realiza algunos diseños. Sigue el compás de las necesidades cambiantes, los círculos elevados de la consciencia ya que el tiempo apremia. Una mutación constante que exige empezar de nuevo con cada colección con el ritmo sincopado de las telas en movimiento. Eva preparada para la próxima función, ahora, sabe bailar cada canción porque ella tiene el swing.

Fotografías: Elena Kuroda

 

 

 

 

 

Temas que te pueden interesar: ,