“El futuro es vintage”

by Isabel Serra,

Pijama Dior
Pijama Dior

La semana pasada, la experta Vanessa Friedman se preguntaba en un artículo cuándo será la moda lo suficientemente rápida y pisará el freno (o, al menos, pondrá velocidad crucero). En un mundo dominado por la fiebre IWWIWWIWI (en inglés: “I want what I want when I want it”), el concepto de ir de compras ha cambiado para mal, perdiendo la magia de buscar algo único y, tras algún que otro intento frustrado, encontrarlo. En esta nostalgia de pasado vive Nadia Pape, fundadora de Los Feliz, una plataforma online de tesoros vintage que podremos conocer en la próxima edición de MYBARRIO. Para Los Feliz, participar en el proyecto es “pasar una tarde divertida mientras doy a conocer mi proyecto, luchando así para que los que nos hayamos pasado al vintage seamos siempre más”.

El futuro es vintage, afirma. Dejamos que sea ella quien nos lo cuente, ahora que el vintage más de moda que nunca.

 

¿Cuando surge tu interés por el mundo de las prendas vintage?

Fue al mudarme a Barcelona cuando empecé a recorrerme todas las tiendas vintage, me levantaba prontísimo para ir a Els Encants antes de ir a clase. Al principio compraba ropa para mí, pero veía muchas prendas que no eran mi talla ni mi estilo, pero que me parecían una joya igualmente. No podía dejarlas ahí. Así que me encontré coleccionando, regalando ropa a amigas etc. Llegó un momento en el que tenía tantas prendas que tuve que buscarles una salida haciendo pop ups y vendiendo en tiendas.

Pronto los mercadillos de Barcelona empezaron a saberme a poco así que empecé a viajar con la finalidad de comprar ropa, sobre todo a Francia, donde mis vacaciones se convirtieron en recorrer ciudades en busca de tesoros. Y hasta día de hoy, esa sigue siendo mi adicción.

LosFelizIrene-143

¿En qué momento decides lanzar tu propio proyecto, Los Feliz?

Después de años coleccionando prendas de viajes y mercadillos, llegó el día en el que tenía más ropa que espacio para guardarla. Decidí que había llegado el momento de crear mi propio micromundo. Y así nace Los Feliz hace dos años, cuando quise dar salida a través de una plataforma online a mis prendas favoritas, esas que llevaba años coleccionando y de las que me iba a costar desprenderme.


¿Qué criterios sigues para comprar las prendas? Están muy bien seleccionadas.

Criterios puramente personales, ya que sólo compro prendas con las que he tenido un flechazo previamente. La prenda tiene que superar ciertos criterios de calidad y de estado, ya que descarto todo aquello mal conservado o con agujeros. A partir de ahí es tener un magnetismo especial.


En Los Feliz, además de la selección de la ropa, es muy importante la presentación del producto a través de las fotos. Explícanos porqué.

moschino_skirtsuit_vintage-2

No lo concibo de otra manera, eso es lo que me permite crear el micromundo que envuelve Los Féliz y dejar volar la imaginación un poco. Las prendas que colecciono ya me inspiran de por sí, todas me evaden a algún contexto, imagino cuando fueron diseñadas y para qué tipo de mujer, e intento investigar su pasado. Todo ello va creando un imaginario que se acaba plasmando a la hora de realizar las fotos. Además las prendas lo merecen, ya vienen con una vida pasada (o más) y ya han vivido mil historias, así que las fotos deben contar alguna más y que por último sea la clienta final quien cierre el círculo.


Tu lema es “The Future is Vintage”. ¿Qué quieres reivindicar con él?

El lema parte de la contradicción de que algo “viejo”, “antiguo” o “usado” sea la única solución para el planeta ahora mismo. Vivimos en un mundo sobrepoblado y con exceso de producción ya que nuestros deseos como ciudadanos han sobrepasado con creces nuestras necesidades. Ya conocemos las condiciones en las que se suele fabricar esa ropa con tal de satisfacer nuestra demanda, y el impacto en el medio ambiente. No veo qué sentido tiene recurrir a lo nuevo, más allá del capricho o necesidad de inmediatez. Hay ropa de sobra, y además ropa mucho mejor, pues es indiscutible que las prendas vintage están hechas con una calidad mejor y fueron diseñadas pensando en la durabilidad, aspecto que hoy en día brilla por su ausencia.

A día de hoy, como ciudadanos, damos forma al mundo y tenemos poder más por lo que compramos que por lo que votamos en las urnas. Hemos de pensar bien cada compra que hacemos y escoger a conciencia los productos que adquirimos. El desconocimiento ya no puede ser una excusa y las cuestiones morales no se pueden seguir relativizando. Así que esta sería mi principal reivindicación: dignificar el vintage, convenciendo cada vez a más gente para que se pasen a este bando.

Watney-Vintage-Dress
Últimamente mucha gente, con la conciencia algo intranquila por comprar ropa en tiendas de Fast Fashion, pregunta qué alternativas tienen. Yo siempre les digo que existe un mercado de segunda mano cada vez más atractivo, pero a la gente le cuesta renunciar al concepto de “estrenar”. ¿Cómo los convencerías?

Les convencería no convenciéndoles. Comprar cosas nuevas y la sensación de “estreno” siempre ha tenido y tendrá cierto magnetismo. Lo que sí les pediría es que vayan combinando esas prendas “nuevas” con otras vintage, que al menos le den una oportunidad. Y seguro que gradualmente cada vez irán recurriendo más al vintage: ¡cuando empiezas ya no hay vuelta atrás!

En cuanto a las alternativas, sé que es difícil, a mí también me suele costar contestar. Para empezar les diría que huyan del fast fashion todo lo más lejos que puedan (¡INDITEXIT!) y a partir de ahí que se tomen su tiempo en buscar y elegir dónde comprar.

Nos hemos acostumbrado a que comprar nuestra ropa sea un proceso demasiado fácil y barato. Les diría que se den una vuelta por su ciudad (o por la red) y que se dejen sorprender. Hay mucha gente con talento sacando adelante marcas interesantes con ropa más que apetecible, y se merecen nuestra oportunidad, sólo así acabaremos también con el estigma de que lo único asequible son las cadenas que todos ya conocemos.


¿Qué ventajas tiene comprar ropa vintage?

Lo que no se me ocurren son desventajas, más allá de que el vintage requiere tiempo y dedicación en la búsqueda. La principal ventaja del vintage es que estás reutilizando, te estás comprado ropa con un coste medioambiental inexistente, e irás a una fiesta y no habrá nadie más con tu mismo look. Además, es poco discutible que la calidad de la ropa en las últimas décadas ha caído en picado, por lo tanto, comprando vintage puedes tener prendas a muy buen precio: de seda, buenos acabados, de diseñador…

Para aquellas a las que nos gusta la moda en su sentido más puro, el vintage es lo más cercano que podemos tener a lo que vemos en las pasarelas, es más puedes adelantarte a las tendencias. La moda hoy en día se inspira en el vintage. De hecho los diseñadores casi se dedican más a ir a los mercadillos de L.A. como el Rose Bowl para inspirarse que a diseñar en sí, así que puedes comprarte un vestido vaporoso de 1.000€ de Gucci o uno vintage de los 70s (en el que seguro que se inspiraron) por 50€

dolce_and_gabbana
¿Nos podrías dar algunos tips para comprar buenas prendas vintage? ¿Qué aspectos hay que tener en cuenta?

Antes de comprar nada te diría que antes de nada te preguntes si necesitas esa prenda, hasta qué punto te ha enamorado y si te la vas a poner. Y si consideras que sí, o has tenido un flechazo, pues adelante. Fíjate bien en el tejido y en la etiqueta de composición si es que lleva y palpa la prenda con los ojos cerrados. Si estás en una tienda, pregunta que te dejen salir a la calle para mirar bien la prenda. La tiendas vintage suelen tener mala iluminación y te será difícil ver posibles manchas y demás.

Si estas comprando online, lee bien la descripción y medidas y, ante cualquier duda, contacta siempre con el vendedor o pide más fotos.

¿Podrías compartir con nosotros 5 tiendas vintage que te gusten?

En Barcelona recomendaríaa “L’Arca” en el Barrio Gótico, con una selección de camisones de seda o vestidos de fiesta increíbles y, para accesorios, joyería o zapatos, “Hermitage”, en la misma calle que la anterior. Me encanta la selección de @virtualtreasure, que venden a través de IG. Todo de marcas y prendas muy fuertes. Las californianas CaraMia Vintage también lo hacen muy bien y aunque no es una tienda en el sentido estricto de la palabra, “Etsy” está lleno de tesoros.


¿Por qué habéis elegido MYBARRIO para presentar tu proyecto?

Por lo mismo que comentaba antes, en cuanto a la oportunidad que se merecen los emprendedores de la ciudad para sacar adelante sus proyectos y tener más visibilidad. Es una manera de hacer fuerza y luchar en contra del casi monopolio del fast fashion. Hace falta que la gente vuelva a tomarse el comprar ropa como un ritual, como una ocasión especial, y MyBarrio ofrece eso.