El futuro de la moda es transgénero

by Raquel Bueno,

Gia Garison-Portada

Gia Garison para la historia de portada de The Impression. © The Impression.

La industria cambia y, con ella, lo hacen también los roles. Anteriormente, ser supermodelo significaba ponerle cara y darle voz a una era, y por eso mismo nos enamoramos de figuras como Kate Moss, Cindy Crawford o Naomi Campbell. Eran mucho más que modelos: una especie de musas de la industria que se nos presentaban con toda su honestidad y su agresiva personalidad e instauraron el girl power, definitivamente, en las pasarelas. Su marcha inevitablemente dejó un enorme vacío, que empezó a ser remplazado por modelos cuya importancia, esencialmente, residía en su apellido. Con todo, existe una nueva comunidad de modelos que están empezando a levantarse para desmarcarse de todas ellas y demostrar, de una vez por todas, algo que hace años que despunta ya en la industria: el futuro, definitivamente, será transgénero.

Y es que, tras varias temporadas, hemos podido ver un importante aumento de modelos transgénero en las pasarelas –de 12 a 45 durante la primavera 2018– y su visibilidad no ha hecho más que incrementar. Teddy Quinlivan, Leyna Bloom, Casil McArthur, Gia Garison o Geena Rocero son algunos de sus nombres más conocidos, y las caras que parece que liderarán este cambio en el presente y el futuro próximo de la industria. Más allá de haber aparecido en algunas de las revistas con más influencia a nivel global y pisar fuerte en las pasarelas, están logrado cambiar la forma en que la industria contempla a las mujeres y el concepto de cómo una modelo debería ser. Todo un logro teniendo en cuenta que, de hecho, no mucho tiempo atrás contratar una modelo que se declaraba abiertamente transgénero era tabú.

Existe una nueva comunidad de modelos que están empezando a levantarse para desmarcarse y demostrar, de una vez por todas, algo que hace años que despunta ya en la industria: el futuro, definitivamente, será transgénero.

Son valientes, presumen de diversidad y tienen carácter, aquello que tanto empezábamos a echar de menos y lo que las hace, precisamente, diferentes. Un soplo de aire fresco para una industria demasiado mancillada ya por los desequilibrios raciales y, más recientemente, las decenas de casos de agresión y abuso sexual. Y una nueva revolución que apunta a un fuerte cambio en la cultura de nuestra sociedad actual y, como consecuencia, también en el intrincado universo de la moda. Estos son cinco de los nombres que desde hoy deberías conocer:

Teddy Quinlivan

Teddy Quinlivan

Teddy Quinlivan. © Into The Gloss.

Quinlivan se adentró en la industria sin descubrir su género y alcanzó un gran éxito global. Es considerada como la primera modelo transgénero en pisar las pasarelas de las mayores casas del mundo de la moda (como Versace o Prada), y su trabajo editorial es de una extensión admirable. El año pasado reveló su identidad transgénero de la mano de CNN Style, y a propósito de ello afirmó a Refinery 29: “Creo que el hecho de ser transgénero no es lo que me hace exitosa, pero es lo que me hace única y especial”.

Leyna Bloom

Leyna Bloom

Leyna Bloom en el desfile Spring 2017 ready-to-wear de Chromat. © Vogue.

De los suburbios de Chicago a dormir en los trenes de Nueva York, Bloom acabaría siendo la primera modelo en aparecer en las páginas de Vogue India. La afro-filipina es la personificación del sueño americano hecho realidad, y la muestra de que muy pocas mujeres de color –que son además transgénero– logran hacerse un hueco en esta industria: “He tenido más problemas con el racismo que con la transfobia. (…) El factor sorpresa es siempre ser transgénero”.

Casil McArthur

Casil McArthur
Casil McArthur fotografiado por Steven Meisel para la revista W. © W Magazine.

McArthur, que no fue capaz de gustarse a si mismo hasta convertirse de género, creció en Colorado, explorando su género a través del disfraz. “Conlleva mucho trabajo duro, mucha dedicación y muchas conversaciones nocturnas contigo mismo”, declaraba recientemente a Refinery 29 a propósito de ello. El año pasado Collier Schorr lo fotografió para Vogue Italia, antes de operarse, y eso le llevó hasta una cobertura de dieciséis páginas con Steven Meisel en W Magazine, una campaña para Kenneth Cole y sus primeros pinitos en la semana de la moda de Nueva York, nada más y nada menos que en los desfiles de Coach y Marc Jacobs.

Gia Garison

Gia Garison

Gia Garison para la portada de otoño 2017 de The Impression, por Fabien Baron. © The Impression.

Siendo todavía una adolescente, es ya toda una veterana de la vida nocturna de Brooklyn, en Nueva York. Una de esas personas que ha logrado captar la atención de la industria a través de las redes sociales, y que ya ha conseguido instaurarse en la elite de la moda neoyorquina. “Soy siempre la oveja negra a dónde sea que vaya. Nunca podría ser una modelo comercial en toda regla, y no sé si realmente quiero serlo. No cumplo con muchos de los estándares tradicionales de belleza”, afirmó a Refinery 29.

Geena Rocero

“Cuando empecé a ser modelo, no había ninguno que se identificara como transgénero, así que tomé la decisión de no compartir mi historia con mi agente”, explicaba Rocero a Refinery 29 que, tras ser descubierta por un fotógrafo, acabaría firmando para la agencia NEXT Model Management por toda una década. Tras un tiempo viviendo en constante paranoia, decidió que ya había tenido suficiente y aprendió a quererse y respetarse tal y como es. Su aprendizaje, junto al de sus coetáneos, promete inspirar ahora a muchos más.

Vía Refinery 29.