“El desafío más grande es nacionalizar la problemática”

by Nayla Madia,

Fashion Revolution 1

 

Reducir, reciclar y reutilizar: la regla de las famosas “tres erres” ecológicas, que tienen como objetivo central evitar y contrarrestar los efectos nocivos de la contaminación del medio ambiente. Esta se convirtió en una consigna que ha cobrado fuerza en la industria de la moda, en la cual el fenómeno del “fast fashion” fomenta el consumo masivo de indumentaria, a través de la producción en serie y a bajo costo de prendas que sólo duran una temporada y luego pasan al olvido en nuestro closet, mientras las vidrieras se renuevan constantemente. Sin embargo, ante esta situación, ha surgido el “slow fashion”, una alternativa esperanzadora, optimista y activa  que impulsa el consumo de una moda ética y responsable.

Esto es gracias a personas comprometidas con esta causa como la diseñadora británica Carry Somers quien, tras el derrumbe del edificio Rana Plaza, en Dacca, Bangladesh en el cual murieron 1.133 personas que hacían ropa para grandes cadenas comerciales, creó el movimiento Fashion Revolution con el objetivo de lograr una industria de la moda más transparente. La repercusión y el impacto de este organismo fue tal que rápidamente la idea se replicó en distintos partes del mundo y actualmente, son 94 los países que se han incorporado, convirtiendo a esta iniciativa en un fenómeno mundial.

En Argentina, este movimiento también ha cobrado protagonismo y se ha convertido en una red que permite conectar a consumidores, diseñadores y productores para que, juntos, puedan desarrollar acciones en pos de un futuro más ético y sostenible dentro de la industria de la moda. En ItFashion conversamos con Natalia Martínez Sagan, representante de Fashion Revolution Argentina quien nos invitó a conocer de cerca y en detalle cómo trabaja este movimiento en este lado del planeta y qué problemáticas especificas intentan resolver en materia de sostenibilidad.

Fashion Revolution 3

¿Cómo surgió Fashion Revolution en Argentina y cuantas personas lo integran actualmente?

Este movimiento llegó a Argentina en el 2014, nos sentíamos realmente conmovidas por lo que observábamos que sucedía a nivel mundial y deseábamos replicarlo en el país, pero haciendo énfasis en cuestiones específicamente nacionales ligadas a la sostenibilidad. Actualmente, somos seis integrantes. Todas hemos formado una especie de comunidad, tenemos estudios y experiencias profesionales muy diferentes y nos complementamos muy bien.  Juntas descubrimos que cada una de nosotras tiene sus propias fortalezas y nos apoyamos mutuamente.  Yo particularmente me siento muy cómoda en el área de comunicación y difusión, pero realmente todas trabajamos de forma integrada y juntas pensamos qué queremos comunicar y cómo vamos a hacerlo, desde el punto de vista visual, eso es algo que tenemos muy en cuenta para generar impacto.

¿Cuál es la diferencia entre el Fashion Revolution a nivel internacional y el Fashion Revolution en Argentina? 

El desafío más grande que tenemos aquí en Fashion Revolution Argentina es nacionalizar la problemática. Aquí en Argentina, si bien tenemos problemas ligados a la moda rápida al igual que otros países, también tenemos muchos otros problemas muy particulares que hay que erradicar por completo. Uno de ellos es el de los llamados “talleres clandestinos” que son lugares de producción textil donde hay personas trabajando por largas jornadas, sin un salario digno y sin poder salir al exterior, produciendo indumentaria en cantidades industriales.  Son situaciones muy tristes porque también hay niños trabajando.  Se trata de una situación muy compleja, que hay que dar a conocer y hacer visible. Por otra parte, aquí en Argentina es muy importante concientizar respecto a la problemática del  residuo textil.  La industria textil produce toneladas de descarte textil, todo lo que se considera que “no sirve”, se desecha y se coloca directamente en la calle, luego eso va directamente  al relleno sanitario donde nadie controla nada de lo que se descarta.

¿Cómo hace Fashion Revolution Argentina para poder difundir todas estas cuestiones de forma clara y precisa y generar consciencia?

Trabajamos permanentemente, nuestro mayor objetivo es informar y educar. Muchas personas aquí en Argentina  aún no entienden muy bien qué es la sostenibilidad. Nosotras sentimos que debemos educar en materia de sostenibilidad y dar a conocer estas problemáticas  ligadas a  la contaminación por descarte textil, a los talleres clandestinos y el trabajo forzado. Pero, hemos observado que muchas veces, en el activismo se comunicaba siempre desde un punto de vista negativo, bajo un panorama pesimista que dejaba al consumidor en una situación de vulnerabilidad, sin saber realmente que hacer para lograr un cambio. Por ello en Fashion Revolution Argentina buscamos concientizar a través de un mensaje positivo, queremos generar empatía y brindar herramientas para que todas las personas puedan ser cada día más sostenibles generar lazos sociales en pos de un consumo más responsable y ecológico. Creemos que lo que produce una revolución es el cambio colectivo.

¿Hubo algún cambio respecto a la organización de los eventos de este año respecto a los anteriores?

Si.Los años anteriores habíamos realizado eventos en universidades, pero nos dimos cuenta que estábamos comunicando únicamente desde lo académico asistían siempre las mismas personas que ya tenían conocimiento respecto a moda ética, sostenibilidad, ecología y cambio climático. Por ello, este año decidimos cambiar el formato e integrar a personas de diversos ámbitos, a partir del Happy Talks, un evento realizado en un bar, al que cualquier persona podía asistir para conversar con expertos y líderes de la industria de la moda que se encuentran desarrollando alternativas sostenibles.  Este cambio permitió que tuviésemos una convocatoria realmente masiva, que superó todas nuestras expectativas. Las personas que  asistieron al evento salieron de allí conmovidas, con ideas, con proyectos y con ganas de actuar a favor de un cambio sostenible.

Fashion Revolution 2

¿Qué otras actividades prepararon?                      

Este año también hubo mucho trabajo creativo detrás de cada actividad.  Hicimos un “Swap Party”, una feria de intercambio de indumentaria que tuvo como objetivo central que las personas le puedan traer aquellas prendas que ya no usan e intercambiarlas por otras. También invitamos a las personas a participar de  un “taller de parches DIY”. El parche tiene un significado histórico, siempre estuvo ligado a la mujer y a la costura para recuperar la ropa que uno ya tenía y a su vez, en los años ’80  fue un símbolo de los punks, resurgió como una herramienta  socio- política, como símbolo de protesta. Nos pareció muy interesante conectar a las personas con lo manual, con la posibilidad de crear algo con sus propias manos y además,  pensamos que a través de la creación de un parche pueden  dar un mensaje, utilizarlo como forma de de activismo y lucha contra el fast fashion.

¿Qué papel cumplen las redes sociales en la difusión de las actividades que realizan en Fashion Revolution Argentina?

Las redes sociales son fundamentales en este movimiento. Hoy tenemos más de 13 mil seguidores en Facebook y  el interés aumenta año a año. La gente comparte nuestras publicaciones, el contenido se viraliza y  nuestros seguidores nos hacen consultas, nos envían fotos, todo el tiempo nos incentivan a seguir adelante con esta causa y accionar cada vez más. Luego de cada evento nos cuentan sus opiniones y sus experiencias, nosotras siempre escuchamos que nos dicen y analizamos sus propuestas para el año próximo.  Nuestros seguidores  quieren participar, quieren involucrase.  Es muy emocionante.

¿Qué objetivos tienen para el futuro? 

El año pasado creamos un “Mapa de marcas que responden”  y convocamos a diseñadores que estaban dispuestos a que se les preguntara cómo fueron creadas sus prendas. A futuro, queremos ampliar ese mapa, para que los consumidores puedan contar con  un material útil y práctico,  que les permita saber dónde encontrar moda ética y sostenible. También queremos realizar eventos  todo el año y desarrollar actividades educativas. Uno de nuestros mayores sueños es que este movimiento tenga repercusión a nivel nacional, no solo en Buenos Aires, sino también en todas las demás provincias del país. En Fashion Revolution Argentina queremos actuar como una red.  Somos muchas personas soñando con un mundo mejor, solo debemos encontrarnos y unirnos.

Temas que te pueden interesar: , , , , ,