¿Puede el consumismo ético existir en el mercado de la moda tradicional?

by Marta Torras,

No es ningún secreto que dentro del mundo de la moda hay algunos problemas importantes de sostenibilidad y ética. Cada año se producen 100.000 millones de prendas en el mundo. En occidente se compra un 60% más de ropa que a principios de siglo, pero la vida útil de las prendas se ha reducido a la mitad. Para el año 2030, se prevé que el consumo de agua de la industria aumentará en un 50% a 118 mil millones de m3, su huella de carbono aumentará a 2.791 toneladas y la cantidad de residuos que genera alcanzará 148 toneladas.

moda_etica_01

Estas predicciones son reales, a pesar del progreso significativo que están haciendo algunas marcas para minimizar su impacto. Muchas ya están usando iniciativas sostenibles para reducir el uso de agua, energía y químicos, así como nuevas tecnologías de tintura para reducir el consumo de agua hasta en un 50% u otros métodos para que la industria del calzado fuera más sostenible.

Aunque el problema, no lo tiene solo la industria y las numerosas marcas, ahora también se ha desplazado al lado del consumo: el insaciable apetito por el consumo de ropa, y el deseo  de la gente que está comprando más y más sin parar. Las marcas de mentalidad ética consideran que el mayor problema que les impide ser más sostenibles es el consumidor, ya sea por su falta de voluntad para pagar por productos sostenibles o por su falta de conciencia de los problemas que enfrenta la industria.

moda_etica_02

Entonces, ¿puede el consumismo ético realmente existir en el mercado de moda tradicional? Creemos que nuestras decisiones de compra se basan en deliberaciones racionales, conscientes y bien pensadas, aunque en realidad, nuestro comportamiento es mucho más egoísta de lo que nos gustaría creer. Un consumidor ético hará juicios racionales sobre las compras sobre el mejor resultado en términos de costos y beneficios para ellos y el medio ambiente.

Los activistas éticos, los periodistas e incluso algunas marcas han argumentado que los consumidores serían capaces de reducir su consumo y superar estas compras compulsivas si tuvieran más información sobre cómo afrontar estos problemas y los problemas éticos. Con el tiempo, se piensa que el slow fashion se convertirá en norma y los consumidores aprendan a usar prendas que duren 10 años y a construir un armario más ético. Esto, minimizará la necesidad de hacer nuevas compras para seguir la última tendencia, reduciendo así los impactos.

moda_etica_03

¿Podemos encontrar soluciones sostenibles que se muevan cada vez más cerca de una industria de la moda desechable? El deseo de ropa nueva es algo que puede ser imposible de cambiar. Así que en lugar de tratar de ir contra la supuesta naturaleza del consumidor, tal vez mejor apostar a utilizar nueva tecnología y modelos de negocio paradiseñar productos que pueden ser reciclados o re-diseñadosen nuevos estiloscon un mínimo uso de materiales nuevos, agua y productos químicos. Se trata de un importante reto técnico y comercial, pero el cambio a un modelo basado en el consumidor puede abrir nuevas oportunidades para los negocios, así como ser más sostenible.

Si te interesa este tema, no te pierdas este post, con los cinco mejores documentales sobre moda y sostenibilidad.

Temas que te pueden interesar: , ,