Ölend

by Maike Moncayo,

23_700px_ItFashion 16_700px_ItFashion 15_700px_ItFashion 13_700px_ItFashion 9_700px_ItFashion 7_700px_ItFashion 4b_700px_ItFashion

Mi primer contacto con Ölend, joven marca barcelonesa, fue en primera persona  y de mano de una amiga que me presentaba con orgullo una mochila hecha cien por cien a su gusto. Un verdadero privilegio en tiempos en los que el lookbook digital ha llegado a monopolizar la experiencia de descubrir nuevas propuestas.

Adriana Dumón y Fran Ríos, autores de Ölend, se lanzaron a la aventura de un negocio cien por cien hand-made en el 2012, especializándose en mochilas hechas por encargo. Meses tras descubrir sus sencillas y funcionales mochilas – estéticamente ubicadas a medio camino entre Angela Chase y A.P.C.- me reencuentro con la marca, ahora sí, a través de su precioso lookbook. Charlamos con los diseñadores sobre su amor por el hand-made, su inspiración y sobre lo que llevan en sus mochilas.

¿Qué lleváis en vuestras mochilas?

Mucha prisa, tickets acumulados, cucharillas de helado, los candados de las bicis, algunas herramientas y un par de sobrecitos de azúcar de caña.

¿Que os inspira?

Las montañas y el ciervo de nuestro logo transmiten un poco la idea de la que nace Ölend y aquello que nos inspira. Nuestro referente más claro son las mochilas alpinistas de los años 40, aunque les damos un toque de la sangre mediterránea que corre por nuestras venas. Tanto los colores como los materiales están acorde con la naturaleza. Nos gusta utilizar cueros naturales, telas de algodón de colores que se encuentran en las montañas o en el mar. Por supuesto la música, el cine, las tardes con amigos…

¿Cuáles son las ventajas de una producción hand made?

Un resultado final mucho más orgánico y totalmente artesanal. No existen dos mochilas iguales. La filosofía de la marca es rescatar el gusto por las cosas bien hechas, con alma y paciencia. Al crear cada mochila a partir de un diálogo con el cliente, éste forma parte del proceso creativo y puede escoger los acabados, los colores y aportar ideas. Muchos clientes están cansados de tener prendas fabricadas en china, en producciones en serie. Aprecias mucho más una prenda que se ha fabricado para ti con cariño, algo más especial, único y cercano.

¿Qué diseñadores y marcas admiráis?

Hay muchas marcas que nos gustan y nos inspiran. Sobretodo aquellas que tienen claro que el cariño y el cuidado del producto es la clave para seguir adelante, así como ofrecer algo distinto a lo que las grandes cadenas proponen. Por lo general son marcas que flotan en el terreno creativo de una manera u otra. Admiramos mucho a esos pequeños emprendedores que conocemos a través de Instagram o Facebook y que están metidos en la misma aventura que nosotros, ya que conocemos de primera mano las dificultades que conlleva.

¿ Cómo empezáis a hacer cada mochila?

A veces nos enamoramos de un tejido y probamos nuevas formas y patrones. Otras veces tenemos muy clara la forma y la intentamos llevar a cabo. Hacemos un prototipo en papel y vemos que las proporciones cuadren. Una vez que estamos contentos con la forma y la estructura, pasamos a probar el tejido. Casi siempre hacemos pruebas con los encargos de nuestros amigos que nos dan libertad para diseñar. A partir de ahí vamos mejorando el diseño final y cuando estamos orgullosos de una la ponemos en el catálogo.

¿Quiénes sois y de dónde viene la pasión por las mochilas?

Somos Adriana Dumon y Fran Ríos. Nos conocimos haciendo cine que es nuestra otra pasión y estuvimos a punto de ir a vivir juntos a Londres. Cuando estábamos allí buscando una habitación paseábamos por Shoreditch absortos con el estilo de los locales y ¡queríamos comprar todo lo que veíamos aunque era imposible por los precios! Una de las cosas que queríamos hacer una vez allí era crear una marca de abrigos a precios asequibles pero prestando mucha atención al patronaje, al tejido y  a los detalles. Al final, por cosas de la vida nos quedamos aquí y decidimos aplicar ese concepto a las mochilas, que es un accesorio que nos encanta, especialmente las antiguas mochilas de alpinista que guardamos con cariño en casa.

Temas que te pueden interesar: , , ,