Los tejidos del futuro se escriben en verde

by Sònia Flotats,

tejidos-futuro-biocoture

Aunque hasta finales de siglo XIX nos vestíamos exclusivamente con fibras naturales (algodón, seda, lino, lana), el siglo XX fue el de la aparición de un enorme número de fibras sintéticas, principalmente derivadas del petróleo, como el poliéster y el nailon; y de fibras artificiales, basadas en la transformación química de materiales naturales.

¿Que nos depara el siglo XXI? Pues parece ser que, visto el desgate ambiental que provoca la obtención de fibras naturales y el agotamiento de muchas materias primas, la tendencia es la vuelta a los tejidos naturales. Eso sí, con grandes dosis de innovación y la mirada puesta en la sostenibilidad. Aquí algunos de los tejidos que han llegado para quedarse.

Eucaliptus

 

tejido-futuro-tencel
ASOS Tencel Denim

Hace ya algunos años que podemos encontrar prendas de ropa de Lyoncell (que se comercializa bajo el nombre de Tencel), un tejido que se produce a partir de la pulpa de madera de árboles de eucalipto con un proceso de manufactura que necesita mucha menos energía y es totalmente biodegradable. Aunque quizás, lo mejor es que ¡no se arruga!

Bambú

 

tejido-futuro-bambu
Ecoology, vestdo bambú

Sí. El bambú, además del alimento más conocido de los osos panda, también sirve para producir uno de los tejidos ecológicos que más está revolucionando el mercado. Y es que, de la misma manera que el eucaliptos, la planta del bambú crece muy rápido y no necesita de  pesticidas. Además, es naturalemente antibacterial y repele los olores.

Cáñamo

 

tejido-futuro-canamo-seda
Pure Green Apparel, camisa cánamo y seda

Borra de tu mente todos lo que te viene a la mete cuando piensas en este tejido. Y es que el cáñamo, además de no tener nada que ver con su primo-hermano el cannabis, produce un tejido suave y delicado con el que se puede producir desde fina lencería hasta vestidos de alta costura.

Cáscara de coco

 

37.5 Technology

Algunas empresas de ropa deportiva y de montaña como The North Face ya hace un buen tiempo que incorporan 37.5 Technology- Cocona (carbón activo procedente de la cáscara de coco y materiales volcánicos) a algunos de sus productos. Y es que gracias a esta fibra las prendas aceleran su proceso de secado, repelan los malos olores y proporcionan cierta protección a los rayos UV del sol, características perfectas para los deportes al aire libre.

El banano

 

tejido-futuro-platano
Offset Warehouse

Recientemente se ha empezado a experimentar con el tallo de los bananos (o el platanero). Y es que parece ser que secando la parte más blanca de éste se crean unos hilos con los que se produce una fibra tan suave como el cáñamo y el bambú, antialérgica y que facilita mucho la transpiración.  En el año 2012 la empresa australiana AussieBum puso a la venta ropa interior masculina hecha con un 27% de fibra de plátano y actualmente la empresa textil Offset Warehouse está trabajando con una ONG en Nepal para desarrollar esta fibra. Charlie Ross, CEO de la empresa, asegura en The Guardian que “el material es perfecto para producir chaquetas, faldas y pantalones”.

Hojas de piña

 

tejido-futuro-ananas
PIÑATEX

A finales del año pasado la empresa Ananas Anam, con la diseñadora española Carmen Hijosa a la cabeza, presentó en la Royal College of Arts & Design de Londres, PIÑATEX, un cuero producido con fibras extraídas de las hojas de piña cultivadas en Filipinas y procesadas en Barcelona. Según cuenta Hijosa a Vice: “En estos momentos Piñatex está en la fase previa a la producción industrial […]llevando a cabo tests y realizando diferentes prototipos con empresas como Puma y Camper”. Seguramente a finales de 2015 o primeros de 2016 ya se podrán ver en el mercado los primeros productos realizados con este material.

Plantas modificadas genéticamente

 

tejido-futuro-encaje
Biolace

Si juntamos naturaleza y tecnología, las posibilidades de nuevos tejidos son interminables. Leo en The Guardian que con el proyecto Biolace, el diseñador e investigador Carole Collet (tutor del  MA Materiales del Futuro de la Central Saint Martins) imagina un futuro done las plantas son mini fábricas responsables tanto de la comida como de la producción textil. Como ejemplo, explica que de las raíces de la planta de las fresas, además de su fruto, se podría hacer crecer encaje destinado a la industria textil.

La moda bacteriológica

 

tejido-futuro-biocouture

Termino este artículo con las investigaciones que está realizando Suzanne Elizabeth Lee y su empresa Biocouture para crear un tejido a partir de la fermentación de  los desechos del azúcar, el té verde, levadura y bacterias; experimentos que si llegan a buen puerto nos permitirán cultivar en casa nuestras propias telas. De momento, el principal inconveniente es que el tejido absorbe un montón de agua, lo que lo convierte en muy pesado. Pero los prototipos ya existen. Y de aquí, a que se haga realidad, creo que queda muy poco.

Y a ti, ¿con qué vegetal te apetece investigar para crear el próximo tejido del futuro?