La carrera hacia la sostenibilidad de Nike

by Sònia Flotats,

nike-1

No sabemos cuál de las multinacionales del sector textil va a ganar la carrera de la sostenibilidad, pero parece que Nike se está tomando muy en serio esta competición. Y es que, según leemos en Ecouterre, en su informe anual de sostenibilidad publicado este mes, el gigante de ropa deportiva revela que actualmente el 71% de sus zapatos y prendas de vestir contiene materiales reciclados, algunos de los cuales proceden de sus propias sobras de producción. Otras avances en este sentido es el compromiso que la marca tiene para conseguir que en los próximos cuatro años el 100% del algodón que utiliza sea orgánico certificado o reciclado y que sus proveedores también estén certificados como sostenibles.

Pero además del reciclaje, y según asegura el CEO de la firma, Mark Parker: “Una de las claves de nuestro éxito será el desarrollo de una nueva gamma de materiales sostenibles. Junto con los diseños más inteligentes, podemos crear productos que maximicen el rendimiento, disminuyan el impacto ambiental y que se puedan desmontar fácilmente y reciclarlos”. En este sentido leíamos hace unas semanas que Nike está trabajando de manera intensa en un nuevo material  que permita crear zapatillas sin ningún tipo de adhesivo de manera que puedan ser recauchutadas tantas veces como se quiera y adaptarse así a las necesidades de personalización de los consumidores sin comprar unas de nuevas cada vez. También recientemente Nike se ha asociado con la Sustainable Apparel Coalition y la NASA para conseguir que el año 2020 el 100% de sus residuos puedan recuperarse en lugar de terminar en vertederos. “El exceso de materiales en la fabricación de zapatos Nike impulsará un futuro modelo de circuito cerrado, donde los residuos se conviertan en una entrada de producto para nosotros”, asegura Parker al respecto. Suponemos que desde el laboratorio de investigación textil que ha abierto la firma en Londres los avances también irán en este sentido.

nike_flyknit_01

A nivel social parece que también queda ya muy lejos esa imagen de niños cosiendo pelotas, o al menos eso queremos creer. “Desde hace más de 20 años estamos trabajando, junto a otras empresas, en mejorar las normas laborales en las fábricas contratadas. Hemos aprendido mucho en ese momento. Y hemos visto las limitaciones del sistema existente”, asegura Parker. “El cumplimiento de nuestro código de conducta es un requisito fundamental –añade-, pero no podemos quedarnos ahí”. En este sentido la firma con sede en Oregón asegura haber reducido el número de fábricas con las que trabaja con el fin de lograr una implicación más activa con ellas en términos de normas laborales y de fabricación. Según la marca, en su forma actual  “el 86 por ciento de las fábricas contratistas de Nike han logrado una calificación mínima de bronce en su índice interno de fabricación y el abastecimiento sostenible, que evalúa los comportamientos basados ​​en el desempeño ambiental (agua, energía, carbono, residuos), la salud y la seguridad de los trabajadores, y la progresión hacia la definición de la Asociación para el Trabajo justo de un enfoque de “salario justo”.

Vía Ecouterre.