Entrevista a Elena Salcedo, inspiración para una moda más ética

by Sònia Flotats,

Elena Salcedo
Elena Salcedo

Hay alternativa a la fast fashion

Cuando hablamos de la industria de la moda nos vienen a la cabeza palabras como tendencias, tejidos, patrones, diseñadores, pasarelas, modelos, pantones, flashes, etc. Pero detrás de este concepto también se encuentran expresiones como impacto ambiental, derechos laborales, merma, eficiencia energética, tintes ecológicos, etc. Es precisamente de la comunión entre unos y otros de lo que trata Moda ética para un futuro sostenible (ed. Gustavo Gili), un libro que nos muestra, de forma muy amena pero altamente documentada, el papel que la ética y la sostenibilidad  pueden y deben jugar en la industria de la moda. Además, a través de ejemplos muy inspiradores, el libro anima tanto a  diseñadores como a consumidores a incorporar estas componentes en nuestras vidas y jugar con ellas tanto a la hora de crear como a la de vestirnos.

Detrás de Moda ética para un futuro sostenible se encuentra Elena Salcedo, profesora del Instituto Europeo di Design (IED) de Barcelona y co-fundadora de la plataforma BeCo, especializada en la consultoría e investigación entorno a la moda ética. He quedado con ella en el café de las Camelias, en el barrio de Gracia de Barcelona, para que me cuente si realmente es posible que ética, sostenibilidad y moda convivan.

Entrevista a Elena Salcedo | itfashion.com

Elena, ¿qué te lleva a interesarte tanto por la moda ética y sostenible hasta el punto de escribir un libro sobre el tema?

Siempre he estado vinculada al mundo de la moda, asesorando a empresas sobre cómo mejorar procesos y a jóvenes diseñadores sobre cómo poner en marcha sus proyectos. Un día, uno de mis alumnos me propuso el reto de poner en marcha Millecollines, un proyecto de moda en Ruanda. Al viajar al país y ver que tanto el planteamiento del proyecto como los principios de las personas implicadas se basaban en la sostenibilidad, la ética y la economía social, mi visión de la industria de la moda cambió. A partir de ese momento empecé a investigar y documentarme y fue entonces cuando me di cuenta que no había prácticamente nada escrito sobre el tema en castellano. Hice la propuesta a Gustavo Gili de escribir un libro sobre el tema y aceptaron.

¿A quién se dirige este libro?

El objetivo de Moda ética para un futuro sostenible es inspirar a los diferentes actores involucrados con este mundo, que en definitiva somos todos. A los futuros diseñadores de moda espero que les sirva para contagiarles la ilusión y el atractivo de poner en marcha un proyecto basado en principios respetuosos con el medio ambiente y las personas; a los actuales diseñadores me gustaría despertarles la inquietud y ofrecerles pistas y herramientas para caminar hacia este modelo de negocio; y al consumidor mostrarle que hay alternativas a la fast fashion.

¿Qué caracteriza a una prenda “sostenible”?

Cuando hablamos de moda sostenible nos enfrentamos a un concepto con muchos matices y es que en realidad, conseguir una prenda sostenible es prácticamente imposible. Yo prefiero hablar –tal y como explico en el libro- de “diseño para la sostenibilidad”. Con el “para” entra en juego un proceso de “transición” que nos permite hacer referencia a cualquier prenda que ya sea por los materiales con los que está hecha, por el proceso de producción o por el uso que se le está dando, ha tenido en cuenta el entorno.

¿Y realmente hay oferta de diseñadores de moda sostenible?

En el imaginario colectivo existe una fuerte vinculación entre moda sostenible y ropa étnica o hippie, pero en realidad existen diseñadores para la sostenibilidad para todos los gustos y estilos. En el libro muestro decenas de ejemplos de diseñadores y marcas nacionales e internacionales que están trabajando en este sentido.

Entrevista a Elena Salcedo | itfashion.com

Así, la colección conscious de H&M o proyectos como Green Carpet Challenge de Guuci se pueden considerar moda para la sostenibilidad?

Porque no. Lo ideal sería que toda la marca fuera conscious, pero si no lo es  y se ha dado un paso en este sentido, creo que es mejor potenciarlo que destruirlo. En el caso de H&M, por ejemplo, ahora el comprador de esta marca tiene también la opción de comprar conscious. De la misma manera, el comprador de ropa de lujo también tiene que contar con esta opción. La sostenibilidad debe ser transversal y llegar a todos los públicos, del low cost al lujo.

Y entonces, ¿por qué se dice que la fast fashion es incompatible con la moda sostenible?

Yo creo que, en realidad, el gran problema de las marcas de fast fashion es el hábito que han provocado en la frecuencia de compra. Si queremos cambiar el sistema lo que deberíamos hacer es reducir la frecuencia en la que adquirimos ropa nueva. Ya que si sigues un ritmo de consumo elevado, aunque sea únicamente comprando ropa más o menos sostenible, tampoco estás haciendo mucho. Es bueno aprender a cuestionar la necesidad.

¿Qué podemos hacer como consumidores?

Mi conclusión, por ahora, es que antes de comprar una prenda de ropa nos preguntemos: ¿de dónde viene? (¿está hecha con materias más sostenibles?, ¿está fabricada en condiciones dignas?, ¿está minimizando los residuos tóxicos?); ¿cómo la voy a cuidar? (intentar lavar menos, lavar a baja temperatura, secar la ropa al aire libre, elegir productos de limpieza ecológicos); y ¿dónde va a ir a parar cuando ya no la quiera? (buscarle una segunda vida a la prenda, reparándola, rediseñándola o donándola). Sólo por el hecho de ser consciente de estos tres puntos, nuestra relación con la moda seguramente ya será más ética y sostenible.

Terminamos la entrevista (y el desayuno) compartiendo nombres de personas inspiradoras en esta industria. Me quedo con las palabras que Elena, parafraseando a la gran Vivienne Westwood, me recuerda: ‘Compra menos, elige bien y mézclalo todo’. En Cuidando las formas, la página web que Elena ha puesto en marcha para dar cabida a toda la información que no ha podido incluir  en el libro, se puede encontrar ésta y muchas más reflexiones.

Temas que te pueden interesar: , , ,