El uso de lo usado

by Federico Ferrari,

FOTO 1

Rodeado de numerosas firmas a nivel nacional e internacional, un fenómeno fue creciendo utilizando los “restos” que las mismas dejaban. Tomando aquellas prendas las cuales eran olvidadas en guardarropas, guardadas en cajones o tiradas por el simple hecho de no encajar en la “tendencia” de la temporada. Estas han sido revalorizadas por otras personas y de esta manera la compra y venta de “ropa usada” ha crecido en el último tiempo.

La popularización que tuvo en los últimos años la cultura “Hipster”, la cual  se caracteriza, entre otras cosas, por la compra de ropa en ferias americanas, ha contribuido a cambiar la percepción sobre dicha metodología. Era adoptada generalmente por jóvenes o  personas relacionadas a medios artísticos, pero por consecuencia de factores económicos y sociales, logró expandirse y tomar fuerza en el mercado de la indumentaria, como una opción a la hora de ir de compras.

En Buenos Aires, Galpón de ropa es una de las tiendas que ha desarrollado este sistema, trabajando su imagen y proceso de “compra y venta”. “En este tiempo fuimos entrenando el ojo y  dándonos cuenta de qué ropa se vende más fácil. También fuimos desarrollando sistemas de venta interesantes, confiables y efectivos, para que a la gente le tiente vender lo que ya no usa y le parezca algo práctico y cómodo”,aseguró Gonzalo Posse, uno de los dueños de la marca, la cual hace dos meses abrió su segundo local en la calle Jorge Newbery al 1967, en el barrio de Cañitas.

FOTO 2

Gonzalo comenzó este proyecto junto a Juan, compañero y amigo del secundario, con el cual un día luego de ir al cine, se sentaron a pensar que podían hacer juntos.“Empezamos a tirar ideas y una de ellas fue hacer una feria americana online, un “e-commerce” de ropa usada. Comenzamos tomando prendas de gente amiga y familiares, e invertimos cierto capital en el desarrollo del sitio web. Sacábamos 3 fotos a cada prenda, la subíamos al sitio y gestionábamos la venta y el envío”. El proyecto comenzó a crecer y decidieron dar un paso más y hacer su primera feria americana en un bar en el barrio de Palermo: “Hicimos la feria y no podíamos creer lo que había pasado. Se llenó de gente y se vendió muchísimo, por lo que empezamos hacer una por mes”Debido a los buenos resultados, a fines del 2013 fueron más allá y abrieron su primer local al público. “Dimos con un taller mecánico que estaba abandonado, en el barrio de  Villa Crespo.  Lo intervenimos y quedó algo rústico, lo cual tenía que ver con nuestro concepto de “Galpón de ropa”. Fue creciendo muchísimo y nos dio la posibilidad de estar abriendo un segundo local en Cañitas, ya más grande y más lindo”.

“Empezamos a tirar ideas y una de ellas fue hacer una feria americana online, un “e-commerce” de ropa usada”

Juan y Gonzalo determinaron una serie de exigencias para aquellas personas que estén interesadas en llevar para vender. De esta manera buscan mantener una línea estética y lograr que la gente compre. “Lo primero que hacemos es  fijarnos tres cosas importantes: el “estado”, tiene que estar impecable, sin manchas, sin roturas y le pedimos que la traigan lavada. Otra cosa, que sea ropa “moderna”, que se esté usando ahora, ya que eso hace que se genere rotación. Y también nos fijamos en la “marca”, que es lo que la gente busca y nos damos cuenta que cuando es conocida, no hace falta venderla”.Una vez realizada la selección le ponen un precio de venta a cada prenda, el cual lo determinan calculando cuanto saldría la misma en el “outlet” de la marca y descontándole un 40% a dicho valor. Luego la persona puede elegir entre tres opciones como sistema de pago. La primera es en el momento en efectivo, donde se lleva el 30% del total de la ropa. La segunda es a través de consignaciones, en donde por medio de un panel online la misma corrobora sus ventas. Una vez que se vendió, pasan por el local y se llevan el 40% del valor de sus prendas. Y como última opción ofrecen “crédito” en el galpón, donde le queda el 50% de lo que vale la o las mismas, como saldo a favor, para ser usado en cualquiera de los locales.

“Que una prenda de segunda mano esté en perfecto estado, que sea tendencia y que sea de marca, son tres de las condiciones que la hacen un éxito de venta”

“Nosotros nos propusimos lavarle la cara a lo que hoy por hoy se pensaba como “ropa usada” en nuestro país. Lo primero que buscamos fue armar de esto una marca, no una feria americana. Por eso tenemos un logo, invertimos en fotos, en video y en diseño grafico. Queremos instalar una marca y lo hacemos a través de la  forma en qué  presentamos los productos, el local, las bolsas y las etiquetas. Todos esos detalles habían que hacerlos para que a la gente le suene tentador venir a comprar prendas usadas”, afirma Gonzalo con respecto a los motivos que promovieron el crecimiento de la tienda. También suma el factor económico: “Y algo que hace que sea llamativa a esta modalidad, son los altísimos precios que tiene la ropa nueva en nuestro país. Ya cada vez es menos la gente que elige gastar tanta plata en comprar un jean o una campera. Lo hacen cada tanto o es para la gente de mayor poder adquisitivo. En el medio esta el resto, que no hay proporción de lo que gana con el precio de la indumentaria. Entonces principalmente está el factor  económico, y nosotros ofrecemos prendas de marca en buen estado y a buen precio”.

“Nosotros nos propusimos lavarle la cara a lo que hoy por hoy se pensaba como “ropa usada” en nuestro país”

Otro punto el cual cree que determinó el desarrollo, fue el ecológico. Siendo el tema una tendencia propia de la década la cual transitamos, Gonzalo cree que la gente está más preocupada por el medio ambiente y comienza a ser consciente de lo que contamina la producción de indumentaria. Por lo tanto, define esta nueva opción como una promotora de la “moda sustentable” debido a que es un negocio que no tiene producción, el cual se basa meramente en la reutilización de la ropa, lo que alguien no usa, lo vende y otro se lo lleva.

FOTO 3

El futuro de esta metodología no solo será la expansión de sus locales sino también el desarrollo de más sitios web, los cuales permitan la “compra y venta”a través de sus usuarios.“Creo que lo que está pasando en Estados Unidos y Europa, está llegando acá. Ahora hay “e-commerce” especializados en ropa usada. Nosotros también vamos a estar lanzando uno y creo que se va a empezar a profesionalizar. Y no sé si bueno o malo para nosotros, pero vamos a tener competencia”.

Temas que te pueden interesar: , , , , , ,