El futuro será Greenery o no será

by Isabel Serra,

greenery
Miu Miu PV 2017

Ya sabemos cuán hechizante es el verde que usa Alessandro Michele en su última colección para Gucci, o cuán sutil es el juego geométrico donde Miu Miu utiliza este color. Pero Greenery, el color del año 2017 según –los omnipotentes expertos dePantone, no es tal por los caprichos de la moda. O no sólo por ellos. En la decisión influyen factores económicos, políticos y sociales, películas y hits musicales del año y otras tendencias o gustos que hayan calado hondo. También se contemplan las flaquezas de la actualidad. ¿Qué necesita la gente este año?, se preguntan en Pantone. Para este año que entra, parece ser que esperanza. Y si hablamos de tendencias, el 2017 es –o será- el turno de la sostenibilidad.

Volver a los orígenes, reconectarse con la naturaleza es lo que transmite este color según Pantone. Lo sostenible, lo ecológico están hoy en boca de todos. Ha calado de manera transversal: alimentación, materiales y, cómo no, moda donde cada vez va encontrando más espacios y más adeptos. Consumidores, diseñadores y, ahora también, el mundo editorial.

Y como nuestra palabra no es suficiente, os traemos algunas pruebas. Hace un mes ya os contábamos que, según un estudio de The Business of Fashion, el número de consumidores en Estados Unidos que habían buscado moda sostenible se había elevado dos puntos porcentuales: un 14% del total. Todavía poco, pero con tendencias  al alza. Al universo millenial el fast fashion se le queda pequeño.

Miquel Adrover (Mallorca, 1965), en su reciente reaparición para la revista Assistant Magazine, se hacía eco de un problema ya endémico de la moda actual: su rapidez esquizofrénica. “La gente está obsesionada con crear cosas nuevas, ¿por qué no hacer una buena que dure para siempre? ¡Es suficiente! La avaricia lo ha fastidiado todo en el pasado”, declara en la revista. Adrover, que nació y se crió en un pueblo –y en una isla- donde todo avanza a otro ritmo y triunfó y cayó en el vértigo de Nueva York, es una voz más que autorizada para hablar de ritmos.

Por otro lado, sostenibilidad ha sido también el tamiz por el que Robert Rydberg, editor jefe de la revista Contributor, ha pasado todos los contenidos del nuevo número de la revista. El duodécimo issue de Contributor sale con el título de “Nature as culture” y con una Pamela Anderson (Canadá, 1967) con su “activism is sexy” como bandera. Porque Anderson es mucho más que una simplista etiqueta de sex symbol de los noventa: desde su asociación, Pamela Anderson Foundation, apoya con constancia diversas causas medioambientales. Aquí la vemos con algunas prendas de Vivien Westwood, una de las diseñadoras con más conciencia ecológica.

anderson2
Pamela Anderson para Contributor

“Reconociendo la desesperada situación en la que nos encontrábamos, empezamos con la intención de realizar editoriales más orgánicos, más sostenibles y aprobados por PETA”, cuentan desde la revista. Y no fue nada fácil, añaden. Para completar los looks de los editoriales debieron renunciar a los márgenes estrictos que se habían puesto al principio: usaron piel –aunque vintage-, prendas de algodón orgánico fabricadas demasiado lejos o prendas locales pero no orgánicas.

Con una sociedad que demanda cada vez más y mejores productos sostenibles es frustrante tener que encarar tantísimas dificultades. Mientras el futuro llega, desde Contributor aconsejan: “Compremos menos y mejor, apoyemos aquellos diseñadores que respetan el medio ambiente. Todos sabemos los pasos a dar y todos somos hipócritas. Ahora es la hora de actuar.”

Tenemos todo un año por delante para mejorar, equivocarnos y aprender, crear. Tomémonoslo con la calma y con la contundencia que la sostenibilidad requiere para que todo esto no se quede sólo en una moda pasajera más.

PamelaAndersonContributor
Pamela Anderson para Contributor

Temas que te pueden interesar: , , , ,