Cotton Love

by Maike Moncayo,

Indudablemente, se está produciendo un cambio en la manera que consumimos. El hábito de ir de compras se ha refinado, especialmente en los últimos años, convirtiéndose en un arte en sí mismo. De ello da prueba el increíble éxito de webs venerando el estilo personal como Coveteur, cuyas entradas asemejan altares devocionales al exquisito gusto de sus autores. Y a medida que el saber comprar se ha ido transformando en una forma de expresión creativa, también en las tiendas empiezan a resonar palabras como “curadoría” y “edición”. En busca de una narrativa más exclusiva y única, la industria de la moda nuevamente bebe del arte, abriendo espacios de venta cuasi museísticos, donde una cuidada selección de objetos entra como un golpe de aire fresco en medio de la apabullante oferta de productos.

Le dedicamos mucho tiempo y preparación a cada objeto, lo cual no sólo refleja nuestra pasión por lo que hacemos, si no también el respeto por cada producto.

Como siempre, Internet adelanta la tendencia con una nueva generación de pequeñas tiendas online que han perfeccionado el arte de la selectividad. Una de ellas es Cotton Love, que desde Londres reivindica la moda vintage como producto verdaderamente único e interesante. Más allá de tendencias pasajeras y sin atisbo de nostalgia, Ruth Nixon, junto a Nigel Hayward, co-fundadora de la tienda, selecciona prendas de segunda mano con el ojo de un curador. Y es esa consistencia y exquisitez que distingue Cotton Love de otras tiendas. Una apuesta por el vintage desde un enfoque fresco y cien por cien contemporáneo, que se respira en cada rincón de su cuidadísima web. Desde los depurados estilismos de mano de Ruth, pasando por la fotos, hasta la colección de las prendas. “Le dedicamos mucho tiempo y preparación a cada objeto, lo cual no sólo refleja nuestra pasión por lo que hacemos, si no también el respeto por cada producto”, puntualiza la directora creativa.

Hace unos años hubo un cambio definitivo en actitud con respecto al consumo- poco a poco la gente se preocupa más por el origen de las prendas y aprecia más su valor.

Su amor por los productos bien hechos también se manifiesta en la selección de accesorios artesanales firmados por diseñadores independientes, que, junto al vintage, componen el universo de Cotton Love. Delicias como los diseños de Antiatoms, que desde Madrid reinterpretan la funcionalidad de las bolsas y los sobres de papel en cuero de alta calidad. Marcas como ésta, que no sólo subrayan la visión de la tienda y se resguardan cierta exclusividad, si no que, además, tienen algo que contar. Un valor añadido que el consumidor de hoy demanda cada vez más, como también observa Ruth. “(…) Hace unos años hubo un cambio definitivo en actitud con respecto al consumo- poco a poco la gente se preocupa más por el origen de las prendas y aprecia más su valor.” Algo que considera sumamente importante – desarrollar un cierto respeto por la ropa y ser consciente de su valor real – un sentido común que a medida que vamos consumiendo ropa de segunda mano, se va  asentando y perfilando.

Amantes del minimalismo y la funcionalidad encontrarán en Cotton Love prendas que se acomoden a su gusto personal. “(…)combinado con un look más moderno, con vintage se puede crear un look contemporáneo (y asequible), a la vez que sostenible.” Y, así, finalmente, se abre un nuevo capítulo sobre la moda vintage.