¿Qué es más obsceno, la violencia o un pezón?

by Amalia Alonso,

“Se nos ha robado nuestra sexualidad, y queremos que se nos devuelva”. Esta es una de las frases que pueden oírse en el tráiler. Un grupo de mujeres salen a la calle para luchar por la igualdad mostrándose en topless por la ciudad. Bajo esta premisa, que a primera vista puede resultar simple, surge “Free the nipple”, una película dirigida y coprotagonizada por la actriz, productora y activista Lina Esco. La cinta independiente se estrenará hoy, 12 de diciembre, en Nueva York y Los Ángeles, mientras las negociaciones para distribuirla en Inglaterra, Hong Kong, Turquía y otros países aún están abiertas.

¿Qué es más obsceno, la violencia o un pezón? | itfashion.com

Hoy en día es ilegal que una mujer se descubra el pecho en 37 de los estados que componen Estados Unidos de América y en algunos de ellos esto incluye la lactancia materna. En los lugares más conservadores y menos tolerantes como Louisiana, una mujer que deje al descubierto sus pezones puede someterse a una pena de hasta tres años de cárcel y una multa de 2.500 dólares. El filme basado en hechos reales trata de destapar la doble moral, la hipocresía y la censura que existe con el cuerpo femenino. “El pezón se ha convertido en el caballo de Troya que revela los verdaderos problemas y desigualdad que hay en América”, asegura Esco.

¿Qué es más obsceno, la violencia o un pezón? | itfashion.com

La polémica debía explotar después del estreno de la película, pero los problemas de distribución invirtieron el proceso. Al ver que nadie quería distribuir su película, Esco empezó a escribir un blog sobre feminismo y censura en el Huffington Post. Al mismo tiempo que cada vez más celebridades se unían a la causa y llenaban las redes sociales con el hastag #freethenipple. Finalmente, este julio la distribuidora IFC Films le dio su apoyo (la misma de Boyhood o La Vida de Adèle). “¿Qué es más obsceno, la violencia o un pezón?”, nos pregunta el avance de la cinta. Free The Nipple hace patentes las contradicciones de la sociedad y los medios de comunicación, donde se muestran actos de violencia y armas con naturalidad y sin embargo se oculta, se sexualiza y cosifica el cuerpo de la mujer.