Crónica de una muerte anunciada: Interview dejará de imprimirse

by Raquel Bueno,

Interview_1

Leonardo DiCaprio, en la portada de junio de 1994 de Interview. © Bruce Weber/Interview Magazine.

El pasado lunes por la mañana, varios empleados de la revista Interview anunciaban en Twitter que la mítica revista, fundada por Andy Warhol en 1969 y vendida a Brant Publications tras la muerte del artista en 1987, dejará de imprimirse tras 50 años en los quioscos. El diario británico The Observer, así mismo, afirmaba a través de una fuente anónima que la publicación está liquidando sus activos y se encuentra en estado de bancarrota. Y aunque la noticia no ha sido todavía confirmada por los altos puestos directivos de la revista, lo más seguro es que responda a una serie de golpes financieros –y sus respectivos dramas sensacionalistas– que han azotado recientemente a la publicación; así como a las recientes bajas de su antiguo director creativo Karl Temper (acusado por diez mujeres de mala conducta sexual) y su ex director editorial Fabien Baron (anteriormente director creativo de Calvin Klein) a principios del pasado mes de abril. Este último, tras diez años de trabajo en la empresa, declararía en documentos judiciales que había sido contratado para salvar la revista en 2009 y lo hizo, aumentando su difusión a más de 200.000 suscriptores; pero que “los desafíos financieros no se resolvieron y continúan afectando las operaciones diarias de la revista”. Y añadía: “Trajimos una lista de colaboradores muy respetados, a todos se les deben sumas importantes de dinero”, sin respuesta pública alguna por parte de la revista.

Interview_2

Andy Warhol posa tras su propio objetivo para la portada del número de febrero 1989 de Interview. © Andy Warhol/Interview Magazine.

Por otro lado, Page Six hacía públicas las informaciones de que Baron y su mujer, la estilista Ludivine Poiblanc, presentaron una demanda conjunta contra la publicación a principios de mes para recibir su presunta remuneración de 600.000 dólares. Y hay más: según WWD, la ex directora asociada de la revista Jane Katz demandó a la publicación el año pasado, alegando que la revista le debía una cifra de 230.000 dólares y que fue despedida de forma improcedente. Hace apenas un par de años, en 2016, el ex presidente de Interview Dan Ragone también habría demandado a la revista por no haberle pagado una serie de salarios que ascendían hasta los 170.000 dólares; y Deborah Blasucci, que trabajó en la revista durante 30 años, también demandó a la compañía en febrero. Y es que la situación económica es, al parecer, tan crítica que en febrero, sin ir más lejos, sus empleados fueron expulsados de la redacción durante un breve período de tiempo después de que Brant Publications no pagara el alquiler de la oficina. Mientras, el mundo llora la pérdida de una de las publicaciones históricas más influyentes de nuestros días, actualmente en manos del magnate y coleccionista de arte Peter Brant y presidida por su hija Kelly. De una revista donde escribieron nombres de la talla de Truman Capote y que, además, no hace más que acrecentar una lista de publicaciones en peligro de extinción cada vez más extensa. El grupo Condé Nast, sin ir más lejos, anunció el pasado mes de noviembre el cese de la edición impresa de Teen Vogue y la reducción de publicaciones de GQ, Glamour, Allure, Architectural Digest, Bon Appétit, W y Condé Nast Traveler; según informaba WWD. Y, tras semejante genocidio, parece que el fin de la era de las revistas impresas podría estar más cerca de lo que habíamos previsto. El resto, como siempre, el tiempo lo dirá.