Courrèges podría revalorizarse (y no libre de polémica)

by itfashion,

courèges 2
La colección F/W 17-18 de Courrèges, vestida por amigos de la marca. © Courrèges.

El más que poderoso Grupo Kering (poseedor de infinidad de grandes marcas como Gucci, Saint Laurent, Balenciaga, Christopher Kane, Stella McCartney, Bottega Veneta o Alexander McQueen, entre muchas otras) podría estar cerca de concretar negociaciones para adquirir una importante participación de Courrèges, la mítica maison de moda francesa que se ha hecho famosa gracias a su estilo sustancialmente futurista. La noticia ha salido a la luz este viernes después de que Coqueline Courrèges, la viuda del fundador de la marca, André Courrèges, interrumpiera al consejero delegado de Kering, François Henri Pinault, durante un debate sobre la industria en París. En esta breve intervención, que tuvo lugar durante la sesión de preguntas y respuestas con el CEO de Condé Nast Francia, Xavier Romatet, en el contexto del Vogue Paris Fashion Festival; la viuda increpó a Pinault y afirmó:

No me gusta lo que has hecho con Balenciaga, es asqueroso, y no me gusta la idea de lo que podrías hacer con Courrèges.

Pero eso no fue todo. Coqueline, vestida de pies a la cabeza con el característico atuendo blanco de la marca que lleva su apellido, procedió a revelar una gran hoja a tamaño A3 en la que podía contemplarse el logotipo de Balenciaga, ahora propiedad de Kering, e imágenes de mujeres semidesnudas en el otro. A lo que Pinault, en voz baja, respondió que estaba “absolutamente orgulloso” de lo que habían hecho con la marca, y antes de que seguridad guiara silenciosamente a la viuda.

courèges
La colección F/W 17-18 de Courrèges, vestida por amigos de la marca (en la imagen, la conocida estilista española Helena Tejedor). © Courrèges.

El consejero delegado de Kering no aportó ninguna información más que clarificara la intención implícita de adquirir Courrèges. Sin embargo, otras fuentes apuntan a que Kering, o el grupo Artémis –el vehículo de inversión que controla al enorme conglomerado de lujo francés de la familia Pinault–, estaría a punto de arrebatar el control de Courrèges a sus dueños actuales, los ejecutivos de publicidad Jacques Bungert y Frédéric Torloting.

En el año 2015, de hecho, ya aparecieron informes no confirmados de que Artémis se había hecho con una acción que equivaldría al 30% de la casa francesa; y un portavoz de Kering confirmó a Fashion Network que, efectivamente, era así. Con todo, la empresa no respondió a más consultas y, más tarde, los Pinault utilizaron Artémis para adquirir una importante participación minoritaria en Giambattista Valli.

courrèges 3

La colección F/W 17-18 de Courrèges, vestida por amigos de la marca. © Courrèges.

El motivo detrás de todo ello podría residir en las pérdidas que estaría generando Courrèges, aún realizando un nivel de ventas anuales que rondaría alrededor de los 20 millones de euros. La maison, así mismo, cerró también este año su histórica planta de producción en el municipio francés de Pau, en un retiro significativo de los dueños que hizo perder a la marca alrededor de 20 trabajadores. Su famosa tienda insignia, en el múmero 40 de la calle francesa François 1er, permanece aún abierta y se especula también que Kering podría hacerse con ella. El actual presidente de Courrèges, François Le Ménahèze, que fue nombrado el pasado abril; insistió, sin embargo, en que no tenía conocimiento de tales negociaciones. Y afirmaba:

He escuchado mucho sobre Madame Courrèges y sé que es una persona especial. Sé que no le agrada Mr. Pinault. Hay muchos rumores. Yo he comenzado hace un par de meses, y no para preparar la venta de Courrèges, sino para mantener y desarrollar la casa.

Si los rumores serán ciertos o no, no puede saberse con certeza, aunque a nosotros sin duda nos complacería saber la opinión que tendría de todo ello André Courrèges, el ingeniero civil que fundó la casa en 1961 y falleció el año pasado, dejando atrás un legado que lo convertía en un diseñador de gran influencia gracias a sus diseños limpios y geométricos y sus esculpidas siluetas monocromáticas. Fue, además, considerado por muchos como el inventor de la minifalda, y a día de hoy es recordado como el diseñador futurista más importante de la historia de la moda.

En 2011 vendió la casa a Bungert y Torloting, y ellos volvieron a situarla en la semana de la moda parisina en 2015, tras la contratación de los jóvenes talentos Sébastien Meyer y Arnaud Vaillant como diseñadores. Pero éstos fueran despedidos esta pasada primavera y la maison no ha nombrado aún a nadie para reemplazarlos. ¿Será la intervención de Kering la mano de salvación que rescatará a Courrèges de sus pérdidas? ¿O acabará, como sospecha la viuda de su fundador, con la esencia que la levantó? Solo el tiempo nos lo revelará, aunque una cosa es segura, y es que se avecinan curvas, y de las fuertes.