Cómo ser diseñador emergente y no morir en el intento

by Teresa Avendaño,

32105502_10156246596286163_427334776207179776_o
Taller de moulage realizado durante el 90 aniversario de Felicidad Duce – LCI Barcelona. © LCI Barcelona.

Hace apenas unas semanas, la escuela de diseño LCI Barcelona celebraba su 90 aniversario con unas jornadas llenas de moda, diseño e inspiración para rendir homenaje a la fundadora de su escuela de moda Felicidad Duce. Desde que se fundó la institución en 1928, el mundo de la moda ha pasado por numerosas transiciones e idas y venidas, pero sin abandonar su esencia y creatividad. Así lo quisieron demostrar en el hall de la escuela con la exposición pop up La moda es una constante, a través de una fila de maniquíes con looks transgresores de ex alumnos de la entidad de la talla de Manuel Bolaño, Celia Vela, Mikel Colás, María Escoté, Krizia Robustella, Martínez Lierah, Carlota Oms, Juan Vidal y Daniel Rosa. Eran estéticas alejadas unas de otras que inspiraban el pasado y futuro de la moda, gracias a las técnicas elegidas y a la innovación. Entre todas las actividades impartidas destacó el Q&A Cómo crear tu propia marca”, con los diseñadores y antiguos alumnos Krizia Robustella, Manuel Bolaño, Paula Boadas y Jessica Raya de Ssic and Paul y Adrià Machado, creador de amt. Una mesa redonda centrada en los consejos de los cinco profesionales, donde contaban sus experiencias, aprendizajes y desafíos dentro de esta compleja industria.

31959781_10156246595251163_227672492624314368_o
Adrià Machado, Krizia Robustella, Manuel Bolaño, Fran Jiménez, Paula Boadas y Jessica Raya. © LCI Barcelona.

¿Es el e-commerce el futuro?

Todos ellos han ido creando su camino y su identidad, cada uno a su manera, buscando la vía más adecuada para poder asentarse. Según sus experiencias, no hay una sola forma de fundar una firma y sacarla adelante. Ssic and Paul –fundada en 2012– se sustenta gracias a su tienda propia y a las ventas que obtiene a través de las tiendas multimarca. Aunque nos cueste imaginarlo, esta casa –con fijación por los diseños minimalistas– está muy alejada del e-commerce. Aquello que muchos consideramos como el futuro de la moda, para esta firma no es un canal viable ni atractivo. Y lo contrario ocurre con los otros tres diseñadores, más centrados en las ventas online y en la explotación comercial de las redes sociales. El caso de Manuel Bolaño es especialmente curioso: su venta por internet no sólo es personalizada, también vende los productos hechos a medida para cada cliente. Su técnica se basa en seguir unos patrones válidos para cualquier cuerpo y con unos cortes favorecedores para todo el mundo.

32153822_10156246595846163_2877915322847854592_o
 La pop up “La moda es una constante”. © LCI Barcelona.

¿Adiós a los desfiles?

Cada marca lleva una historia detrás, un método de trabajo y unas oportunidades aprovechadas. El mundo de la moda suele relacionarse con las grandes pasarelas bianuales y el lanzamiento de las colecciones que acaparan las revistas y la publicidad. Sin embargo, todo este engranaje está muy alejado de la realidad y de todo lo que realmente esconden las prendas de diseñadores jóvenes y emprendedores. Así lo discutían en dicha mesa redonda, a la vez que dejaban claro que las pequeñas pasarelas actualmente no benefician a las nuevas firmas por la falta de comunicación y de respaldo económico. Krizia Robustella defendía que el problema principal de estos eventos es que el público objetivo de una marca no es el que asiste a los desfiles y, por ello, mostrar una colección sobre una pasarela no supone el retorno económico que se espera. Como alternativa, todos acordaron que las ferias son una buena salida para dar a conocer las colecciones, ya que los asistentes a éstas sí forman parte del target al que se dirigen. Entonces, ¿han muerto los desfiles? Está claro que no somos capaces de imaginar el mundo de la moda sin estas celebraciones. Por ello, estos creativos centraban el problema en el poco dinero invertido y en la ausencia de publicaciones en los medios. Quizás, si el foco de atención estuviera más centrado en conseguir un respaldo mediático, los clientes finales sí llegarían hasta las firmas que intentan hacerse un hueco dentro de esta maquinaria.

El mercado no sigue una tendencia constante, a pesar de que el fast fashion nos haga creer que sólo existe una vía posible para destacar dentro del complicado mundo del diseño. Cada uno de estos jóvenes diseñadores es fiel a un estilo y, a pesar de tener planes de futuro diferentes, todos comparten una misma idea clara e inquebrantable: el universo del diseño es difícil, pero merece la pena.