Balenciaga y la Provenza francesa protagonizan el sueño de verano de Jaquemus

by Isabel Serra,

KIM_0303

La Provenza francesa ha sido siempre refugio para artistas, oxígeno para su creatividad. Ha sido sueño de viajeros en busca del secreto de la belleza mediterránea. Esta semana Simon Porte Jacquemus, diseñador de la firma que él mismo creó en 2009, Jacquemus, llenó un rincón de París de sol sureño. E hizo soñar al público con la Provenza, su Provence. Simon Porte Jacquemus nació en Salon-de-Provence, un pueblo de la región Aix-en-Provence que tanto inspiró a Paul Cezanne y Pablo Picasso (invitados de honor a su show, por cierto).

Su colección para la temporada SS17, “Les Santons de Provence” partía del folklore típico del sur de Francia. Los “santons” son figurines de terracota que representan los arquetipos provenzales que Jacquemus transformó en delicadas modelos luciendo sus diseños con un enorme sol artificial como telón de fondo. En una entrevista para Interview Magazine el francés aclaró que para él la moda era poesía, una forma de contar una historia. En este caso, su historia, la de su infancia y su escenario.

Fue una colección que recordó a Cristóbal Balenciaga, por el tratamiento volumétrico en hombros, mangas y espalda en contraste con cinturas ceñidas con fajín–con las que tanto experimentó el maestro durante los 50’s y 60’s – pero también por ese guiño a los regionalismos, al folklore. Jacquemus miró a ratos hacia la España más castiza de lunares y volantes, leimotiv de la moda balenciaguista. Las prendas superiores –con mención de honor para la camisa– gozaron de un absoluto protagonismo en un baile de siluetas redondeadas y mangas abombadas. Su propuesta fue un oxímoron perfecto, un equilibrio justo entre frescura y calidez. “Les Santons de Provence” fue nostalgia y romanticismo acentuado por el dominio de colores suaves como beige, azul y blanco.

KIM_0361 KIM_0287 KIM_0269 KIM_0155 KIM_0061