Céline salta al comercio online

by Raquel Bueno,

Céline 1

Parte de la colección Primavera 2018, de Céline.

Céline se ha decidido, por fin, a dar el gran salto al mundo del e-commerce. Y la marca, que parece haber superado así de forma definitiva su aparente aversión a las nuevas tecnologías, lo ha hecho tan solo diez meses después de estrenar cuenta en Instagram, y convirtiéndose en la última marca del LVMH (el conglomerado multinacional europeo de productos de lujo formado en 1987 con la fusión de Louis Vuitton y Moët Hennessy, con base en París) en hacerlo, al ser la única que no disponía todavía de tienda en Internet. La noticia llega en un momento extraño para la compañía, ya que en octubre se confirmaba la marcha de Phoebe Philo de la firma que tan bien ha dirigido a nivel creativo durante los últimos nueve años.

Lo publicaba Reuters hace justo una semana, e informaciones provenientes de dos fuentes diferentes ratificaban, al parecer, lo que ya es oficial: la mítica maison, cuyo origen se remonta a una tienda de zapatos para niños al comienzo de la Segunda Guerra Mundial y es actualmente dirigida por Phoebe Philo, se lanzaría de una vez por todas al comercio online. Y, por suerte de muchos, esas predicciones ya se han hecho realidad.

Un avance necesario y prácticamente inevitable para la marca, dado que el mundo de la moda, a día de hoy, es más competitivo de lo que ha sido jamás. Con todo, otras grandes marcas de la industria de la moda de lujo aún se muestran reticentes a ofrecer sus productos a través de la web. Chanel, sin ir más lejos, tampoco dispone aún de tienda online; y por eso consumidores de todo el mundo se sorprendían este pasado agosto al anunciar la marca que abriría sus puertas al comercio electrónico al avanzar el año.

Céline 2

Parte de la colección Primavera 2018, de Céline.

Y aunque esa intención parece que aún no se ha hecho realidad, la etiqueta afirmó también que no tenía pensado vender ni sus célebres chaquetas de tweed ni sus bolsos de cuero acolchado en línea. Una decisión que sigue los pasos estratégicos de otras marcas como Hermès, que aunque ofrece una cantidad limitada de productos en su tienda online no permite obtener de forma electrónica dos de sus productos más aclamados: el Birkin y el Kelly, que se venden de forma exclusiva en sus tiendas presenciales.

Con todo, los datos indican a que los consumidores se sienten cada vez más cómodos al realizar compras de gran valor en línea. Y quizás ese sea el motivo por el que la consultora Bain ya calculaba que durante el año 2017 las ventas online de artículos de lujo crecerían hasta un 24% y representarían cerca del 10% del mercado, y un 25% de todas las ventas de lujo en 2025. De la misma forma, una encuesta llevada a cabo por BoF (The Business of Fashion) en 2016 apuntaba a que las ventas realizadas en el mundo de la moda a través de Internet aumentarían internacionalmente de los 1.9 billones americanos de dólares hasta más de 4 en 2020. Una cifra, si me permitís el atrevimiento, bastante impresionante.

La venta online ya ha ayudado, de hecho, a impulsar el aumento de los ingresos de otras grandes marcas del mundo de la moda como Gucci, propiedad del Grupo Kering. Y parece que el futuro obligará también a la industria de la moda a someterse a fuertes cambios tecnológicos; cambios que prometen dificultar aún más, si cabe, este universo, y forzar a las grandes casas a aumentar y mejorar su presencia online, como parece que está ocurriendo con Céline. Nosotros, mientras tanto, seguiremos expectantes los avances de un mercado que, sin lugar a dudas, no dejará de crecer.