Cambios de reinado en el mundo de la moda

by Marta Torras,

Paul Surridge felicitado en su debut por el propio Roberto Cavalli
Paul Surridge felicitado en su debut por el propio Roberto Cavalli

Hemos estado viendo un capítulo de juego de tronos dentro la industria de la moda, y te lo contamos. Recientes directores creativos que han empezado a reinar, viejas leyendas han desaparecido y algunas de las principales firmas de moda han vivido cambios inesperados estos últimos meses. Paul Surridge en Roberto Cavalli, Lucie y Luke Meier en Jil Sander, Serge Ruffieux en Carven o Natacha Ramsay-Levi en Chloé, son algunos de los spoilers que adelantamos de esta temporada, que destacará por una ola sin precedentes de nuevos diseñadores casi desconocidos y que van a estar al frente de importantes marcas.

Historias que han acabado con un mejor final feliz que otros. Es el caso de Gucci, que fue el primero en hacer su gran cambio en 2015, después de 10 años con la directora creativa Frida Giannini, llegó el diseñador Alessandro Michele que ha venido para quedarse.

Alessandro Michele, es también el responsable de que la firma de lujo viva un verdadero renacimiento y se aleje del bache que atravesó en su última etapa. El primer semestre del año, cerró con un aumento de ventas del 50%, una barbaridad en un panorama general algo estancado. Michele ha sido reconocido como el mejor diseñador internacional y principal responsable del “milagro Gucci”, como califica la revista Vanity Fair el momento de esplendor que vive la maison italiana.

Alessandro amiche, director creativo de Gucci
Alessandro amiche, director creativo de Gucci

Después de esta audaz movida, que fue un gran éxito a pesar de todos los pronósticos, el grupo Kering repitió la misma jugada el año pasado al confiar con Demna Gvasalia, creador de la firma Vêtemens,  sustituyendo al anterior director creativo, Alexander Wang para la marca francesa Balenciaga.

Visto este capítulo de éxito en Gucci, ahora la industria del lujo, está mucho más atenta a las cifras que al espectáculo, lo que abre un nuevo episodio en el que los estilistas diva de antaño ya no parecen tener un lugar. Riccardo Tisci, uno de los últimos directores artísticos en récord de longevidad en una marca después de 12 años en Givenchy, todavía no ha encontrado trabajo en otro sello después de decir adiós el pasado febrero. Grandes maestros como, Hedi Slimane, Stefano Pilati y Alber Elbaz, retirados también de sus cargos, por Yves Saint Laurent y Ermenegildo Zegna en 2016 y por Lanvin en octubre de 2015, tampoco han tenido suerte.

“Las marcas están siguiendo el ejemplo de Gucci. Esto no significa que renunciarán sistemáticamente a los grandes nombres. Pero hoy prefieren centrarse en diseñadores menos prominentes, siempre que sean compatibles con su ADN y les permitan poner en marcha estrategias consistentes que tengan en cuenta, ante todo, las necesidades de la empresa”, dijo Riccardo Vannetti, director del programa de tutoría de Pitti Immagine, responsable de apoyar el desarrollo de unos quince diseñadores. Además, el director asegura que estamos siendo testigos de un gran cambio generacional, que exige al mercado nuevas estéticas y valora un trabajo en grupo.

Y como dijo Demna en Vanity Fair “A veces oigo que ciertos diseñadores de generaciones anteriores afirman: ‘!Ah, la moda debe conseguir que las mujeres sueñen!’. Creo que es una idea obsoleta. En 2016, la moda no debería hacerte soñar. Basta con que la vistamos”. 

 Continuará…

Demna Gvasalia, director creativo de Balenciaga
Demna Gvasalia, director creativo de Balenciaga