#BrandsWeLove: Lo que las marcas de mayores pueden aprender de las de niños

by Anna Pardo Fernández,

We Are The Happysads, de Bobo Choses. © Bobo Choses.

Más allá de diseños atractivos y prendas funcionales, numerosos sellos nacionales de moda infantil apuestan por la fabricación que aboga por un futuro mejor. La moda para niños es, de hecho, un sector en potencia en términos económicos: según un informe publicado por ASEPRI (Asociación Española de Productos para la Infancia), facturó en 2016 algo más de 1.224 millones de euros en nuestro país; y los números suben año tras año.

Bárbara Martínez, diseñadora, directora de arte, madre y cofundadora de Latibule Studio Balumba Magazine, apunta a propósito de ello: “Hace aproximadamente unos diez años hubo una pequeña revolución, sobretodo en Barcelona, sobre la manera en la que hasta ese momento se había criado a los niños. Muy influenciados por los nórdicos europeos y su crianza respetuosa, surgieron diferentes propuestas que optaban por escuchar más a los niños y a sus necesidades”.

Las nuevas propuestas para los más pequeños de la casa han avanzado a pasos de gigante para convertirse ahora en fuertes dosis de inspiración para las marcas nicho de moda adulta y, por qué no, también las grandes marcas de moda convencionales. Fabricación justa dentro de nuestras fronteras, uso de materiales naturales de gran calidad y campañas fotográficas repletas de ternura y amor por el universo infantil, entre muchos otros factores, conforman las bases de las firmas de moda infantil que deberías incluir en tu agenda desde ya. Sigue leyendo y descubre por qué todavía nos queda mucho por aprender de ellas.

 

Bobo Choses

 

BoboChoses

Parte de la campaña A/W 2019 de Bobo Choses, The Happysads. © Bobo Choses.

Bobo es una marca que siempre ha apostado por la creatividad y el mundo imaginativo que rodea a los niños. El hecho de que apostara por el diseño y la creatividad más allá de las colecciones de ropa y la implantara en todo lo que las rodeaba ha sido determinante en su éxito, pues ha conseguido una imagen de marca muy potente y reconocible.

Bobo Choses nació hace diez años en una vieja fábrica de juguetes bañada por el olor del mar Mediterráneo; y cumple ahora una década aprendiendo de los conocimientos de los fabricantes locales, valores que el fast fashion no pone en práctica. Los diseñadores de la firma escriben libros repletos de inspiración que dan sentido a las colecciones y se describen como “niños atrapados dentro de cuerpos adultos, actuando de forma divertida y cuidando el mundo y todo lo que forma parte de él”. Bárbara Martínez tiene clara la fórmula del éxito de la firma: “Bobo es una marca que siempre ha apostado por la creatividad y el mundo imaginativo que rodea a los niños. El hecho de que apostara por el diseño y la creatividad más allá de las colecciones de ropa y la implantara en todo lo que las rodeaba –campañas, catálogos, libros…– ha sido determinante en su éxito, pues ha conseguido una imagen de marca muy potente y reconocible”.

 

TINYCOTTONS

 

TINY

Parte de la campaña A/W 2018 de TINYCOTTONS. © TINYCOTTONS.

TINYCOTTONS inicia su camino en 2012 como una compañía familiar que busca hacer algo diferente: desea crear una marca que los padres escojan para sus niños gracias a la alta calidad de las piezas que confecciona. Plantea el diseño de las colecciones como si de ropa para adultos se tratase y ha desarrollado una imagen de marca fuerte que esconde una bonita historia detrás de cada colección; un valor que numerosas firmas de gran consumo ignoran por completo y del que, muy probablemente, podrían aprender más de una lección. “Muy interesantes son las colaboraciones con otras marcas, generalmente de calzado, que hacen que sus colecciones se completen a la perfección. Además, sus tiendas ofrecen otra serie de complementos, desde libretas a juegos o libros, que son una maravilla”, destaca Martínez. Todas las prendas de la marca están fabricadas en Europa y siguen un proceso eco-friendly honesto en fábricas de comercio justo. ¿Lo oyes, Inditex?

 

Little Creative Factory

 

Little

Parte de la campaña A/W 2018 de Little Creative Factory, Horizons. © Little Creative Factory.

Little Creative Factory ha creado un universo propio muy característico, siempre jugando con los volúmenes y las superposiciones. Cada colección tiene una temática determinada que se va apreciando en las distintas piezas, y que forma un conjunto que cuenta una historia apasionante.

Little Creative Factory se define como “una fábrica creativa que fabrica grandes sueños y prendas lúdicas y elaboradas de forma consciente”, toda una declaración de intenciones. La firma desarrolla piezas atemporales que se inspiran en la inocencia y la ilusión propias de la infancia. La poesía, el cine, la historia y la familia son los puntos clave del mundo imaginativo que rodea a Little Creative Factory mientras que la innovación es su principal objetivo. La marca crece sobre valores sostenibles y apuesta por jugar con materiales naturales, volúmenes y capas para diseñar prendas llenas de sentimiento que se alejan de la producción en cadena del fast fashion. Asimismo, defiende las ideas del slow fashion y de la producción de quilómetro cero. Martínez apunta: “Little Creative Factory ha creado un universo propio muy característico, siempre jugando con los volúmenes y las superposiciones. Cada colección tiene una temática determinada que se va apreciando en las distintas piezas, y que forma un conjunto que cuenta una historia apasionante. También hace mucho hincapié en cuidar todos los detalles que hacen marca, la tienda es preciosa y los catálogos y eventos están al mismo nivel que su ropa”.

 

The Animals Observatory

 

tao

Parte de la campaña A/W 2018 de The Animals Observatory. © The Animals Observatory.

The Animals Observatory parte de una tierna historia de amor a primera vista entre Laia Aguilar y Jan Andreu. Andreu admiraba el trabajo de Aguilar al frente de la anteriormente mencionada Bobo Choses y, tras tiempo siguiendo sus pasos, decidió proponerle una idea algo arriesgada: fundar juntos una nueva marca de moda para niños cuyo éxito es, a día de hoy, arrollador. Él posee un talento innato para los negocios mientras que Aguilar brilla gracias a su desbordante creatividad. La unión de dos mentes privilegiadas genera una propuesta de carácter familiar que se aleja de la super producción sin freno de los gigantes de la moda. El epicentro de las creaciones de la marca es la visión de los animales a través de la mirada de los más pequeños y se basa en el lema: “Sé un buen animal, fiel a tus instintos”. La firma, además, otorga una especial atención al diseño gráfico en sus colecciones, y todas y cada una de sus prendas hablan de delicadeza, ternura y amor por la infancia y el medio ambiente. ¿Y no debería ser toda firma así?