Big Data: muchas ventajas y algunos riesgos

by Laura Cadenas,

Análisis de tendencias de Editd
Análisis de tendencias de Editd

Conocer el comportamiento, gustos y tendencias de compra del consumidor siempre ha sido el reto soñado de toda compañía, por supuesto, aquí entra en juego el sector de la moda. Saber cual es la tendencia más buscada, si el supuesto “color de la temporada” (este verano trataron de engañarnos con el rosa) lo es realmente o espiar a los usuarios en su ruta virtual por el ecommerce ya es posible. En definitiva, Internet permite obtener ,y facilita procesar, información casi radiográfica del consumidor para implementar acciones y estrategias. “Quien no tenga información está ante una muerte anunciada”, sentenciaba Borja Santaolalla, responsable de ecommerce de la empresa de moda Nice Things, durante las pasadas Jornadas de Moda y Comunicación del Centro Universitario Villanueva.

El diseñador australiano Jason Grech, con ayuda  del software de IBM, creó una exitosa colección, denominada “Colección cognitiva” basada en los gustos potenciales de sus clientas. Cero intuición y puro procesamiento tecnológico definieron el proceso.  Compañías especializadas en el big data como Editd, con una cantera de clientes que va de Asos a Net-A-Porter crecen de forma vertiginosa. Y empresas como Mango, pionera de la implantación digital en el sector de la moda en España, parecen no conformarse con el entorno online para empezar a centrar esfuerzos en rastrear el ámbito offline, tal y como reveló Elena Carrasco, responsable del área digital de la compañía española, durante la primera edición de Innovation Fashion Forum.

Ahora bien, este aparente edén informativo puede hacer que las marcas ignoren el componente emocional, de vital importancia en un sector como la moda. “Nos estamos volviendo un poco locos con los datos y lo que hay que pensar es en la conexión de la marca con las experiencias. El reto de las marcas debe ser encontrar modelos que no tengan que utilizar datos para personalizar experiencias sino que la gente se autosegmente porque le gusten las experiencias que ofrecen”, destacó, en el citado Foro, Juan José Peso, socio fundador de Deloitte, consultoría especializada en estrategia de marketing y ventas con presencia en más de 150 países. Otro de los peligros, directamente relacionado con el bombardeo masivo de publicidad personalizada es el denominado “antidata”, según Peso, cada vez más creciente. ¿Cómo ponderar pros y contras? Creando un dialogo permanente entre mundo físico y digital y haciendo que el cliente se sienta escuchado y no abrumado.