Bienvenidos al Hotel Palomo

by Laura Cadenas,

1

Una larga cola de periodistas deseando entrar en el Hotel Wellington­– hoy renombrado “Hotel Palomo” para coger sitio e invitados tomando ángulo para compartir en Instagram la mejor foto expresaban el sentir general: absolutamente nadie quería perderse ni un solo detalle del desfile de Palomo Spain. La firma tras la que se encuentra Alejandro Gómez Palomo, el hombre que en palabras de Pedro Almodóvar, presente en el desfile, “nos ha devuelto la ilusión” se estrenaba en la primera jornada de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid y la expectación era máxima.

2

El escenario, nunca escogido por Palomo al azar, siempre incrementa la fuerza de sus prendas y ayuda a que el desfile se convierta en espectáculo. En esta ocasión, el diseñador  cordobés eligió el mítico Hotel Wellington para conmemorar su breve –en febrero la firma cumplió un año– pero apoteósica trayectoria. Un compendio de viajes–ha mostrado sus colecciones en Moscú, Madrid, Nueva York y París– en el que distintas personas se han cruzado en el camino. Los variopintos huéspedes del “Hotel Palomo”, entre los que nos encontramos a una madame, encarnada por la actriz Rossy de Palma, un cowboy, un rico aristócrata o un traficante de drogas  se fueron cruzando con el personal por los pasillos. Aquí no importa el status, ni el dinero en los bolsillos. El único objetivo es pasar una agradable estancia y para eso es necesario ser uno mismo. Cada personaje era pura actitud, eligiendo (y defendiendo) su estilo para reivindicar una manera personal de vestir. Borra de tu mente eso de “ropa de mujer vestida por hombres” o no habrás entendido nada.

4 5

“Recrear un hotel donde tenga cabida un mundo de fantasía que ya es una realidad, y donde por supuesto, la gente lo pase bien”, ese era el objetivo del modisto en esta quinta colección, a la que Águeda Amiano ­–fundadora de Pelonio Press, agencia que representa a Palomo desde los inicios–nos dio la bienvenida, invitándonos, llaves en mano, a alojarnos durante un día. Un vestido, envolviendo el cuerpo a modo de sábana encarnó a la perfección el despertar matutino para dar paso a geniales albornoces reconvertidos en trajes chaqueta. El despliegue de color y textura protagonizó los looks de  tarde, y junto con el recurrente satén y el terciopelo hicieron su aparición nuevos materiales como el punto, tejido empleado por primera vez por el diseñador.

6 7 OK

67 salidas recorrieron la jornada completa de trabajo y ocio de un hotel. De la mañana a la noche. Cómo no, los huéspedes salieron al caer noche, deducimos que hasta la madrugada, enfundados en impresionantes vestidos rematados con plumas, cuajados de lentejuelas, con encaje y transparencias. El buen hacer de la factura artesanal made in Posadas hacía su aparición en estado puro.

¿Cuál será la siguiente parada de este fascinante viaje? Palomo se muestra ambicioso: “me gustaría convertirme en un diseñador conocido mundialmente, mi sueño es dejar huella” confiesa. En el camino estaremos para acompañarle.

9 OK 10