Atelier: OTADUY

by Estel Vilaseca,

Fotografías de Verónica Arenas.

El amor verdadero, los amigos y la música son los tres pilares sobre los que nace Otaduy, una firma de vestidos de novia que no se parece a ninguna otra, al menos a ninguna de las que podamos tener aquí cerca. Su historia empieza lejos, al otro lado del Atlántico, cuando Carolina Otaduy descubrió en la alternativa Portland, que había otras maneras de casarse. Con la experiencia acumulada en la discográfica Sinnamon y como directora de marqueting de la distribuidora de Hermés en España, después de ese viaje de renovación e ideas frescas sintió que había llegado el momento de iniciar su propia aventura. Pero Otaduy no es un proyecto personal, puntualiza incisiva Carolina: “Es un concepto, un espíritu, algo que nace de toda la gente que me ha ayudado. Un proyecto en el que mis amigos y colaboradores han sido muy importantes”.

Con una idea muy clara, hacer vestidos de novia diferentes, Otaduy ofrece una alternativa real a los aburridos vestidos de siempre con delicadas piezas de inspiración vintage, aire bohemio y ciertos puntos de rebeldía. El blanco puro coquetea con el blanco roto y el gris claro, en siluetas cómodas que favorecen e invitan a ser lucidas hasta altas horas del amanecer. “Las chicas que vienen al taller quieren celebrar su boda de una forma especial y sobre todo no quieren sentirse disfrazadas, quieren ser ellas mismas”. Cada nuevo vestido que nace de los esbozos de Carolina significa una nueva historia de amor: “Cada vez que hago un vestido, me enamoro de él”. El mejor siempre es él que está por venir.

Cuando le preguntamos por la novia ideal, no duda un segundo “Kate Moss. Me encantó la caída del vestido y tenía un punto bohemio chic brutal. Con mucha clase, pero también algo de rock and roll. Iba de novia, pero no se la veía disfrazada”. Y es precisamente en esta mezcla tan equilibrada de contrastes donde radica parte del encanto de Otaduy. En la última sesión de fotos disparada por Patricia de Gregorio, una de las modelos luce uno de los vestidos con unas botas Martins. Todo un atrevimiento en este mundo tan cerrado de las novias pero que conecta de manera directa con aquellas que buscan hacerse suyo el vestido con el que se casarán. Y es que a parte de vender los vestidos, en Otaduy se han acabado conviertiendo también en asesores: “Al final les aconsejas sobre los zapatos, el pelo, los complementos…” y así, fruto de la necesidad, es como ha surgido la primero colección de tiaras y coronas de flores que en breve lanzarán en su página web.

A las coronas, le seguiran otros proyectos: una colección cápsula de fiesta, una colaboración artística y otros que recién salidos del horno, que de momento no se atreven a desvelar. Y es que la inquieta Carolina no para. En menos de un año ha conseguido ver sus vestidos colgados en algunas de las mejores tiendas de España, ya tiene su primer punto de venta en Biarriz y estamos seguros que pronto oirás hablar de Otaduy en muchos sitios. Porque al final, el amor verdadero, los amigos y la música mueven el mundo.

Puedes descubrir más de Otaduy en:
Su web otaduy.co
Su facebook facebook.com/Otaduy.co
Su twitter twitter.com/#!/Otaduy_official
Su pinterest pinterest.com/otaduy

Por Estel Vilaseca.

  • Cristina

    Es la segunda vez que oigo hablar de Otaduy. Voy a seguir más de cerca la marca porque hace vestidos muy originales, muy buena iniciativa. También me gusta mucho THelbig.

    Cris

    http://jadismonamour.blogspot.com