Asia se impone en el premio LVMH 2018

by Raquel Bueno,

Doublet-1

El diseñador Masayuki Ino (el segundo por la derecha) junto a sus modelos. © Benoit Peverelli.

A finales del pasado mes de marzo os descubríamos los nueve finalistas de la edición de este año del Premio LVMH, puesto en marcha en noviembre de 2013 por el mayor conglomerado de lujo del mundo para honrar y dar apoyo a jóvenes diseñadores alrededor del mundo. Y dotado, por cierto, con nada más y nada menos que 300.000 euros y un programa de mentores de un año de la mano de sus ejecutivos. Seleccionados entre más de 1.300 aplicaciones y 90 países alrededor de todo el mundo por cuarenta y ocho expertos del mundo de la moda, la lista definitiva de finalistas se conformaba por algunos de los mayores talentos emergentes del panorama actual: desde A-Cold-Wall hasta Botter o Charles Jeffrey Loverboy, pasando por Doublet, Eckhaus Latta, Kwaidan Editions, Ludovic de Saint Sernin, Matthew Adams Dolan y Rokh. El pasado miércoles 6 de junio conocíamos por fin a la gran firma ganadora: la marca japonesa Doublet, del diseñador Masayuki Ino.

Doublet-2

© Benoit Peverelli.

Su firma, fundada en 2012, se caracteriza por mezclar el streetwear con prendas de carácter vintage, pensando en ellas como si se tratara de piezas de puzzle (la palabra que puso nombre a la marca es, de hecho, un sinónimo que inventó Lewis Carroll para éste). Cada una de ellas está marcada por una profunda esencia grunge junto a una imagen visual de marca altamente reconocible, y el diseñador se inspira en grandes iconos de la moda como Jun Takahashi, Martin Margiela o Jeremy Scott. Doublet, además de embolsarse la importante suma del premio, sigue ahora los prometedores pasos de la ganadora del premio del año pasado: la ya internacionalmente célebre diseñadora francesa Marine Serre, que no ha tardado en hacerse un nombre en la escena de la moda parisina. “Nos quedamos impresionados por el ingenio contemporáneo que instilan los diseños de Masayuki Ino con un toque urbano infusionado con poesía fresca”, afirmó Delphine Arnault –la vicepresidenta ejecutiva de Louis Vutton– a propósito del resultado. Con todo, la marca del japonés no fue la única ganadora de la velada: el diseñador Rok Hwang, de la firma Rokh, fue también galardonado con el premio especial del jurado.

Rokh-1

El diseñador Rok Hwang (el segundo por la derecha) junto a sus modelos. © Benoit Peverelli.

Se anunciaba en una final alojada en la Fundación Louis Vuitton de París, en una gala presentada por Jaden Smith y Emma Stone y de la mano de un espectacular jurado formado por tres de los mayores cargos del grupo y ocho directores artísticos de sus célebres casas: J.W. Anderson (de Loewe), Maria Grazia Chiuri (de Dior), Nicolas Ghesquière (de Louis Vuitton), Marc Jacobs, Clare Waight Keller (de Givenchy) Karl Lagerfeld (de Fendi) y Humberto Leon y Carol Lim (ambos de Kenzo). Hwang recibirá, a su vez, la impresionante recompensa de 150.000 dólares para construir su marca con base en Londres, además de otro programa de mentores de un año por parte del equipo de LVMH. “No creo que haya ninguna posibilidad para mi”, afirmaba el diseñador a Dazed antes de conocer el veredicto, “pero estoy muy feliz de haber llegado así de lejos y estoy agradecido por todo, cualquier exposición y atención”. Aunque, claramente, se equivocaba. Su marca, lanzada en 2016, juega con los contrastes entre la feminidad y la masculinidad –con diseños que seducen por su feminidad, patrones complejos y piezas elegantes y versátiles que evolucionan con el tiempo– y permanecía hasta ahora alejada del radar mediático. Ahora las puertas del cielo de la moda se abren para ambos creadores y, la industria, les asegura ya un lugar en el futuro paseo de la fama.

Rokh-2

© Benoit Peverelli.