Así es la futura paleta de colores A/W 2019-2020

by Raquel Bueno,

The Color Community presentaba recientemente la previsión de tendencias e inspiraciones cromático-matéricas que pisarán con fuerza durante la futura temporada A/W 2019-2020. Tomó por nombre Movimiento/Motion/Movement, con la finalidad de hablar de la ralentización y la aceleración controlada, con decisión creativa. Su relación es con el tema invernal pero también con temáticas sociales relacionadas con una caída palpable de valores y un dramático descenso conceptual que podría acabar por llevarnos a lo que la entidad misma ha denominado en tal que accidente moral. Su objetivo es, asimismo, fomentar pulsos sociales que lleven añadido el hábito de la construcción humana, dando ritmo a movimientos que agudicen una creación de circulo cerrado (esto es, basada en una economía circular). Éste, a su vez, deberá definir un objetivo sostenible, democráticamente generoso y cíclicamente eficiente con los recursos planetarios y locales disponibles. A continuación, una síntesis de los conceptos que necesitas absorber. Apunta.

Captura de pantalla 2018-05-09 a las 12.21.52

Beauty Attack

Esta paleta de colores, como su propio nombre indica, es la fusión entre la belleza de lo trágico y aquella que nos destruye con su exceso. El desplazamiento constante entre la artificialidad y la naturaleza desde sus diversos ángulos: amables, perversos e incluso pervertidos –positivamente– por el diseño contemporáneo y futuro; lo artificial le es esencial para lograr plasmar su identidad positiva, pero resulta también un grave peligro. Abandonar lo natural es imposible. Acercarse a ello también. Beauty Attack es la muestra viva de ello, una selección de color que se caracteriza por la amabilidad de su utilización y sus tonos, con una facilidad única para ser combinada. Por lo que se refiere al textil, representa una calidez extra de luz de verano en invierno; marcadamente trans-seasonal para un clima que resulta cada vez más impredecible. El azul es indispensable y vuelve con fuerza, después de algunas temporadas con el verde como protagonista. Junto al naranja y el fresa, buscan confort. Llegan también armonías con colores complementarios y contrastes frío-caliente. Colores inspirados en una atmosfera monocromática. Una utilización del color, en definitiva, que será valiente y atractiva; y vendrá acompañada de tejidos cálidos aparentemente inesperados en invierno por su ligereza: texturas de bosques, relieves rústicos, tejedurías estructuradas, sintéticos, lanas nobles, pelo arrasado, cuadros alargados, pieles falsas libres de crueldad animal, brillos con micro glitter, patchwork

Captura de pantalla 2018-05-09 a las 12.18.55

Team-Set

Esta gama cromática es el paradigma de la movilidad expresado con sofisticación pausada, con rotundidad cromática de asociación sin velocidad ni prisa. Propone decisiones fuertes o incluso impopulares, pero estables y poco volubles a nivel cromático. Sus diseños, según la entidad, no serán autocomplacientes ni se mirarán en espejos para contemplarse a ellos mismos. Su seguridad no necesitará ser aprobada ni validada. Es, en definitiva la aproximación extrema al negro absoluto; especialmente pensada para un público que valora el detalle en extremo pero tiene que estar educado para percibirlo. Su ojo tiene que conversar con su cerebro para distinguir matices, clasificarlos y valorarlos. Los oscuros de invierno hacen referencia a la belleza de la elegancia sin concesiones, a la densidad y la calma. Son ideales para materiales nobles, maderas, metales plateados y ecos de un nuevo Art Nouveau sobrio, sereno y sin estridencias formales. Por lo que se refiere al textil, el colorido es denso pero sorprendente, de una oscuridad poética que embellece y hace referencia al primor de los clásicos. Los tonos de esta gama son sensuales y misteriosos, propios de la elegancia sin concesiones, y demandan materiales nobles para tejidos sobrios, serenos y sin estridencias; robustos solo en apariencia. Texturas extrañas y valientes, lustrosas pero mates. Terciopelos y sedas densas pero suaves al tacto, satén ultra opaco, jacquards trabajados. En esencia, una paleta perfecta para una nueva generación de consumidores que todavía tiene que experimentar con los códigos estéticos de otros tiempos. Volver, como os descubríamos recientemente, a las raíces…

Captura de pantalla 2018-05-09 a las 12.19.00

Falling Up

Esta gama nos abraza suavemente para delimitar nuestro espacio y proporcionar seguridad sin encapsular, manteniendo la amplitud espacial. Defiende los valores de lo auténtico y lo liviano, la coexistencia del pasado y el presente como lugares con contenido útil que se mezcla para el diseño. Propone una tecnología ascendente, sin miedo a las caídas gracias a la inteligencia y de una belleza auténtica, literal. Falling Up reconcilia el diseño con la tradición y sugiere grandes dosis de dulzura y aparente simpleza a favor del minimalismo y las actitudes moderadas. Es masculinidad y feminidad bien entendida en su mezcla, libre de etiquetas tópicas y sin problemas de convivencia. A nivel creativo, una bruma que goza de la indefinición formal. Los objetos cotidianos se impregnarán de esta elegancia mate e inusual dentro del ámbito doméstico, sin jerarquías cromáticas entre lo lujoso y los artículos de primera necesidad. Sus colores denotan inocencias falsas llenas de materiales sintéticos, texturas cremosas, minerales sin pulir y metalizados satinados coexistiendo sin conflicto alguno. A nivel textil, una paleta de colores que nos proporciona seguridad y tranquilidad. Elegancia de dentro hacia fuera y matices ligeros para una belleza simple; colores tranquilos pero fuertes con dosis de cierta rebeldía. Una gama que flirtea, asimismo, con el dorado mate. Indispensable para materiales sintéticos y con matices muy personales que pueden servir para crear nuevas estrategias de venta. En textura, acabados hechos para ser tocados y disfrutados al tacto. Reflejos y brillos que enriquecen los aspectos textiles. Volúmenes de múltiples capas, texturas planas y lisos interesantes. También perforados, pliegues, plásticos sólidos, satén contracolado, gasas plásticas, formas redondas… Todo envuelto por una fuerte consistencia ecológica.

Captura de pantalla 2018-05-09 a las 12.19.02

Vibes

La última propuesta cromática de la organización, Vibes, nos conduce a valorar esos micro-movimientos ocultos que nos llevan a relacionarnos con más o menos empatía, a la sincronización emocional, a la conexión humana. Es positiva y alegre, con una curiosidad sin timideces que nos libera para decidir ser en cada momento algo distinto. En esta gama, The Color Community propone desajustes cromáticos que se utilizan sin vacilar; productos valientes que expresan el color con brillos hipnóticos o técnicas suntuosas. Una mezcla, en esencia, de materiales y ornamentos contemporáneos y dinámicos que extreman su expresividad hasta límites que rozan la demencia, o por lo menos escapan de la simple lógica funcional. Exhibicionismo adulto sin vergüenzas. Sensualidad. Plásticos coloridos y caramelos rojizos, fantasía e intencionado espíritu rebelde, plenamente sostenible pero sin someterse a las reglas estéticas aburridas a menudo asociadas con la sostenibilidad y el concepto de ecología. Espíritu veraniego, en pocas palabras, en pleno invierno. En textil, una paleta de color dinámica y exhibicionista pero con estilo y singularidad. Armonías cromáticas en contraste, que usan el color sin vacilar y por el simple disfrute del juego: rojos brillantes con fucsia, ladrillos caramelizados, turquesas de invierno y amarillo para desajustes maravillosos. Son colores perfectos para los accesorios y un armario inteligente y flexible a partes iguales. En tejidos, fantasías extravagantes y mezclas de diferentes técnicas que fusionan lo manual con lo industrial. Tactos aterciopelados y nobuk. Mallas y red. Contrastes radicales. Charol, lacas, vinilos, espejos, metálicos, sintéticos, barnices cerámica, patch, pailletes, pieles y cuero falso de levaduras genéticamente modificadas, gráfica 3D… Una multiplicidad de códigos, materias y referencias donde todo, en el fondo, está permitido.