Arte y reivindicación sobre la pasarela

by Laura Cadenas,

Colección de Pepa Salzar. Fotografía: Matias Uris
Colección de Pepa Salzar. Fotografía: Matias Uris

La tercera jornada de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid daba comienzo con García Madrid, firma de sastrería liderada diseñador Manuel García,­­ que debutaba sobre la pasarela madrileña con la novedad de ser la primera colección íntegramente masculina que acoge MBFW Madrid en sus 66 ediciones. “Elegancia, ironía y comodidad” fueron los tres pilares que sustentaron la propuesta. De este modo, pudimos ver atrevidas combinaciones de esmoquin con chanclas, o el uso de materiales, aparentemente casuales, como el denim en trajes de corte clásico.

Y de una propuesta plenamente funcional, pasamos a la ensoñación con tintes exóticos de los hermanos Aitor e Iñaki Muñoz, diseñadores de Ailanto. Nuevamente, arte y naturaleza sirvieron de hilo conductor para su colección primavera-verano 2018. En esta ocasión, la inspiración brotó de la pintora norteamericana Jessie Arms Botke. Al igual que en las obras de Arms, las aves tomaron el protagonismo, ya fuera estampadas, recreando su aleteo en la fluidez de los vestidos o dotando a los complementos de plumas. Azul pavo real, blanco garza, coral flamenco, negro grulla…la paleta de color tampoco se desvinculó de la ornitología. Auténticos maestros en la personificación del tejido– en el proceso creativo han empleado más de 15 tipos distintos– y prodigios del estampado, lograron que los paraísos pintados de Arms se coloraran en Ifema.

Ailanto S/S 18
Ailanto S/S 18
Ailanto S/S 18
Ailanto S/S 18

De la fantasía, a un golpe de realidad. Una nota de prensa a modo de poster presentando a Donald Trump, presidente de “Los Estados Divididos de América”, en su ficticia portada como personaje del año en la revista Time, presagiaba que Ana Locking  emplearía su colección para lanzar un potente mensaje. Bajo el título “Preachers and Believers”, la diseñadora se inspiró en la cultura americana para lanzar un discurso que habla de la política convertida en religión; dominada por sus predicadores (dirigentes), obedecida por sus creyentes (votantes). Un imponente busto del presidente Trump, con las mismas grietas que están dejando sus medidas en la sociedad, presenciaba el desfile. Ni una sola palabra fue necesaria para trasladar el mensaje, las prendas hablaron sobre la pasarela. Azul imperial, blanco inmaculado y oro en alusión al poder económico teñía el uniforme de los preachers (predicadores) que con trajes de sastrería y hombros marcados dejaban en evidencia su poderío. Y de la solemnidad, a la diversidad de colores y tejidos. Rosas, amarillos cítricos, verdes y tonos metal representaron a los belivers (creyentes).

Ana Locking S/S 18
Ana Locking S/S 18
Ana Locking S/S 18
Ana Locking S/S 18

Como viene siendo habitual en esta edición, el último desfile de la jornada escapó de Ifema para llevar la moda a un emblemático punto de Madrid. Tras presenciar las propuestas de Roberto Torreta, Menchén Tomás y Malne nos trasladamos al Mercado de Antón Martín. Sí, el conocido mercado de alimentos fue el atípico escenario elegido por Pepa Salazar para presentar su colección primavera-verano 2018. Y así, entre puestos de fruta y carne, desfilaron las modelos. La doblemente ganadora del Mercedes-Benz Fashion Talent, al igual que Locking,  también tenía algo que reivindicar: la ropa reciclada puede ser tremendamente deseable.

El aprovechamiento y la reutilización de recursos guiaron la propuesta, en la que las prendas se retroalimentaron mutuamente. “La colección nace de una gran pieza de tejido rectangular dividida en cinco partes que se complementan como un puzzle. El final de una pieza inicia la siguiente”, rezaba la nota de prensa, que con una ilustración mostraba el proceso. Parcheados, aplicaciones de materiales de desecho  y acertadas superposiciones, despedían al tejido sobrante para dar la bienvenida a la reutilización. La diseñadora volvió a aliarse con Nike, reconvirtiendo las prendas de la insignia deportiva. Bolsas de la compra y pendientes de ajos y pimientos, en alusión al entorno, demostraron que a casi cualquier objeto se le puede otorgar nueva vida (y uso). El golpe efectista lo protagonizaron los looks beauty, pasando de la naturalidad a un bronceado glitter de guiños extraterrestres.

Pepa Salazar S/S 18
Pepa Salazar S/S 18
Pepa Salazar S/S 18
Pepa Salazar S/S 18