6 millones de suscriptores no son suficientes para vivir de Youtube

by Anna Alarcón,

“Youtubers: los nuevos ídolos”. Con este título arrancaba el domingo pasado el programa ‘30 minuts’ de TV3. Un reportaje destinado a analizar el fenómeno youtuber, entendido como un modo de entretenimiento para los jóvenes e ignorado por la mayoría de adultos.

Auronplay (5.700.000 suscriptores en YouTube), Celopan (2.060.000 suscriptores), Dulceida (1.280.000) o Wismichu (5.800.000) eran algunos de los youtubers ‘top’ que participaron en el reportaje.

Celopan
Celopan

YouTube es la mayor plataforma de entretenimiento que existe a día de hoy y Instagram, con más de 700 millones de usuarios en todo el mundo, ha pasado a ser el escaparate más importante para las campañas de publicidad. Son más que redes sociales, se han convertido en sitios públicos para los jóvenes. En ellos funciona todo lo que sea transmitir con naturalidad, como la vida misma, como cuando estas con tus amigos, sin filtros. Es un mercado nuevo que poco a poco se ha ido profesionalizando.

Y he aquí el quid de la cuestión. Contenido y dinero son las dos palabras clave en YouTube y la pregunta del millón: ¿cuánto ganan los youtubers?. Luis de Val, representante de Auronplay y Wismichu, asegura que no cobran tanto. “Las cifras no son tan desorbitadas teniendo en cuanta la audiencia que hacen”. Nada que ver con los influencers.

Actualmente existen dos tipos de influencers: los que se aprovechan de su situación y los que realmente lo tienen como un trabajo serio. No hemos de tratar a todos los influencers por igual. Parece que hoy en día todo el que tenga una cantidad considerable de seguidores en redes debe ser respetado por la audiencia y por las marcas.

El hecho de que el mercado de plataformas como YouTube o Instagram haya adquirido estás dimensiones, ha llevado a determinadas empresas adaptarse a él. Cada vez más, productoras como YouPlanet o agencias como Equipo Singular o Okiko Talents, apuestan por dinamizadores de audiencias, es decir, por gente que tenga seguidores de calidad, aunque sean pocos. Por ejemplo Neus Snow, a quien la productora YouPlanet contrató en su equipo a pesar de tener muchos menos seguidores que el resto. El que tiene más seguidores está dejando de ser el que más impacta. Ha llegado el turno de las segundas, terceras o cuartas generaciones de influencers. Ha llegado el turno de la gente no tan conocida en redes pero con posibilidades.

 

 

Temas que te pueden interesar: , , , ,