5 marcas sostenibles made in Barcelona

by Teresa Avendaño,

00700002-copia-1024x679
© Sur/Sac.

Barcelona es una de las ciudades que más está creciendo en los últimos años en cuanto a moda se refiere: es abierta, vanguardista, moderna y multicultural. En consecuencia, son muchos los diseñadores emergentes que están apostando por esta ciudad cosmopolita, donde se mezclan infinidad de ambientes y donde el arte y la moda conviven en todas partes: desde cafés y bares hasta pequeñas calles y tiendas exquisitas. Cada vez son más las firmas que están centrándose en la producción local, dejando de lado la moda rápida y confeccionando prendas de vestir, zapatos y hasta joyas con objetivos sostenibles y éticos. Por ello, seleccionamos hoy cinco firmas sostenibles asentadas en la ciudad condal que, sin duda alguna, necesitas conocer. Apunta.

Shon Mott

© Shon Mott.

Shon Mott

Una marca joven y liviana creada bajo la mirada de los hermanos Pep y Kiko Buxó. La filosofía de Shon Mott se basa en el slow fashion, con una estética minimalista y sobria que centra sus diseños en prendas atemporales y de calidad para cambiar los hábitos de consumo. “Queremos transmitir un estilo de vida, una manera de hacer las cosas”, confirmaban a Modaes.es. ¿Sus valores? Buscar el lujo en la simplicidad, cuidando los detalles, con precios honestos y una calidad de materiales inigualable. Llevan a cabo una producción local, huyendo de lo masivo para no contribuir a la contaminación de la industria textil. Su paleta de colores es completamente básica y neutra para que todas las prendas puedan combinarse entre sí. Una firma que esconde una mentalidad sostenible, urbana y –lo más importante– sin fecha de caducidad.

Future Humans
© Future Humans.

Future Humans

Esta nueva firma que acaba de salir al mercado tiene claro que es el momento de parar las grandes máquinas de la industria textil para empezar a utilizar las últimas tecnologías y así convertir los residuos de las personas en ropa. Para ello, Future Humans utiliza botellas de plástico, redes de pesca, corcho, tejidos orgánicos y materiales totalmente naturales para crear piezas sencillas que reduzcan la contaminación. Además, es totalmente vegana. La marca tiene muy claro lo que quiere ser: quien transforme el presente para garantizar un buen futuro. Por si todo ello fuera poco, la firma también lucha dentro de su equipo contra el sexismo, la homofobia y la brecha salarial. Todas las prendas —sencillas, modernas, casuales— se producen y diseñan en Barcelona. ¿Lo mejor? Sus precios son justos y asequibles.

Sur/Sac

© Sur/Sac.

Sur/Sac

Sur/Sac es una firma de bolsos de piel y accesorios que sigue una estética contemporánea centrada en el savoir faire, los detalles y una total pasión por la producción hecha a mano. Reivindica la moda sostenible con diseños que nunca pasan de moda y perduran en el tiempo, frenando así la producción masiva. “Desde el principio tuve claro que quería controlar el proceso de fabricación haciéndolo en mi ciudad. El mayor inconveniente es que se encarece el coste final, pero creo que el cliente empieza a entenderlo y a valorar la artesanía de lo que compra”, aclaraba Ana GallegoS Moda. Ella es la diseñadora que se esconde tras esta pequeña marca que nació en 2013 y quien le da personalidad a sus piezas poniéndoles nombres de mujer. Según Gallego, cada accesorio representa un tipo de mujer con unos valores determinados. Sus bolsos rebosan artesanía, convirtiéndose en piezas especiales y únicas. ¿Harta de tener que cambiar de bolso? Estos te van a durar toda la vida.

A-MARTÍNEZ
© Andrea Martínez.

Andrea Martínez

“Ropa original para chicas diferentes”, así es el lema que define los diseños de esta joven diseñadora que fundó su propia marca en 2003. Sus piezas son coloridas, femeninas, muy vintage y con estampados y formas alegres. En definitiva: perfectas para el verano. La exclusividad, además, es uno de los puntos más fuertes de Andrea Martínez. Las prendas tienen pocas producciones y todas ellas están hechas a mano, como tiene que ser. Además, no sólo la confección es local, sino que los materiales provienen de los restos que otras empresas ya no van a utilizar para fomentar el reciclaje y no generar nuevos tejidos. ¿Alguien da más?

PALOMA WOOL
© Paloma Wool.

Paloma Wool 

Paloma Lanna es la joven que está tras Paloma Wool, una marca barcelonesa de estilo vanguardista. Todo empezó cuando decidió estampar sus fotografías analógicas en diferentes sudaderas y, a partir de ahí, su proyecto fue creciendo. “La fotografía, al igual que el tejido, es uno de los medios o de las materias primas fundamentales del proyecto. Aprendí fotografía de manera autodidacta y siempre disparo en analógico, es el lenguaje con el que me siento cómoda”, nos explicaba hace unos meses. Su vida siempre ha estado centrada en la moda, sus padres fundaron la firma Globe —muy popular en los 80— y, después, llegó Nice Things, una pequeña marca familiar para mujeres y niños. Muchas de las prendas de Paloma Wool están inspiradas en el arte y, en concreto, en cuadros de Matisse. Una firma con tintes, además, totalmente sostenibles. Lo aclaraba a Harper’s Bazaar: “No creo en el fast fashion y por eso intento hacer producciones limitadas para no tener que llevar las prendas a rebajas y sobreproducir, sino producir lo que realmente se va a vender”. Todas sus prendas se caracterizan por cortes muy arquitectónicos, la mezcla de colores vivos y combinaciones llamativas. Una apuesta segura para pasar los meses veraniegos.