5 lecciones magistrales que hemos aprendido de las mejores exposiciones de este año

by Alba María Alarcón Arriaza,

Comme des Garçons MET

© The Metropolitan Museum of Art.

Museos y salas de exposición de todo el mundo ofrecen año tras año a todos sus fieles seguidores una excelente e increíblemente auténtica forma de explorar las raíces de algunas de las principales y más importantes casas de moda y los orígenes de cientos de tendencias que han dado forma a nuestro presente y que hoy definen a la perfección la historia de la industria. Estas exposiciones, que más que exposiciones son recuerdo, y más que recuerdo son testigo de evolución, tienen que ver tanto con el proceso creativo como con el poder visual y el efecto de un gran diseño. Aquí, las mejores lecciones que estas grandes salas de arte y vida nos han dejado este año 2017. Atentos:

Balenciaga
Pintura de la hija de Mrs. Mellon, en el Museo Cristóbal Balenciaga de Getaria. © Alba María Alarcón.

1. Ni 150 vestidos pueden recomponer un corazón herido

Mellon podía tener todo lo que quisiera, pero decidió vivir rodeada solo de las cosas que amaba”, explican desde el Museo Cristóbal Balenciaga en Getaria. Esta ilustre exposición, colección textil y documental que se viste de más de 150 obras de arte muestra a todo curioso y amante de esta industria cientos de piezas que, en su día, fueron donadas por Mrs. Mellon, una de las mejores clientas e íntimas amigas del modisto y creador Cristóbal Balenciaga. Givenchy, otro grande entre los grandes –y como no podía ser de otra forma– es el comisario y director de una exposición que habla sobre todo de belleza, pero también de dolor. Mrs. Mellon perdió a su hija cuando ésta ni tan siquiera había cumplido la mayoría de edad y este es, precisamente, uno de los principales hilos conductores de la visita.

Undressed-A Brief History of Underwear
Parte de la exposición Undressed: A Brief History of Underwear. © Victoria & Albert Museum.

2. Juntas formamos un girl squad mucho más fuerte

Curiosas, y a veces desgarradoras y realmente dolorosas, todas las prendas que las mujeres vestían en su interior hace más de doscientos años quedan recogidas en esta exposición. Undressed: A Brief History of Underwear, en el Victoria & Albert Museum de la ciudad de Londres, es una exposición dedicada única y exclusivamente a quienes están realmente interesados en las revoluciones que, desde la industria y el sector de la moda, cambiaron por completo la sociedad. En ésta, más concretamente, se muestra la historia de la corsetería y la lencería con prendas y piezas que nacieron alrededor de 1750. La visita invita al espectador a una inmersión histórica en toda regla entre sujetadores, corsés y fajas que combaten (o más bien combatían) con la noción y concepto que se tenía hace cientos de años de la belleza femenina y su relación con la idea, a veces tan absurda, de moralidad. Esta muestra se sirve de la reflexión, de la evolución y del sentido común. Es para todas nosotras. Para ti, que no solo vistes por fuera, sino también por dentro; y para todas las que, en su momento, ocultasteis vuestra esbelta figura con corsés que cortaban la respiración.

3. Reinventarse es vivir

El universo artístico y creativo de la diseñadora Rei Kawakubo ha sido el protagonista absoluto del Metropolitan Museum of Art de Nueva York. La exposición Rei Kawakubo/Comme Des Garçons es reinvención y estilo en estado puro; y Rei Kawakubo, la creadora y artífice de tal conceptualización,  “una de las diseñadoras más importantes e influyentes de los últimos 40 años“, según afirmaba Andrew Bolton –responsable de la institución– a Vogue, y añadía: “ella ha definido la estética de nuestros tiempos invitándonos a repensar la moda como un lugar de constante creación, recreación e hibridez”. Sin duda, una lección que no tardaremos en aprender.

Christian Dior

© Vogue Australia.

4. La alta costura inspiró y sigue inspirando todos nuestros looks

En 1947, el ilustre Christian Dior presentó su primera colección sin saber que acabaría transformando para siempre la forma en la que vestían y vestirían en un futuro las mujeres. La maison ha celebrado este año su 70 aniversario con su mayor muestra de prendas hasta la fecha. En esta exposición, en The National Gallery of Victoria de Melbourne, en la que se pueden encontrar y disfrutar de más de mil obras de arte, cada colección y prenda del maestro cuenta una historia de estilo e inspiración. Su enfoque, tan revolucionario en sus días y tan necesario en la actualidad, junto a su continua presentación de ideas innovadoras acabó por influir e inspirar todas y cada una de las tendencias que hoy la industria de la moda ha tomado como propias. Y es que no, Dior no se acaba nunca.

Audrey Hepburn y Hubert de Givenchy en París

Audrey Hepburn y Hubert de Givenchy en París. © The Gemeentemuseum. 

5. La moda vive y se viste de grandes homenajes

La exposición To Audrey with love, en el museo The Gemeentemuseum de The Hague, recorre la historia de la firma Givenchy desde sus orígenes haciendo un gran hincapié y un verdadero homenaje a todo aquello que un día el diseñador soñó e imaginó que vestiría Audrey Hepburn. Entre los cientos de diseños que realizó para la actriz se incluyen, además, todas y cada una de las prendas que creó y diseñó para las películas que Audrey protagonizaría después en el cine. Además, la muestra consta también de diversas portadas de revistas que la actriz y musa protagonizó, junto a bocetos del diseñador y a una sala con varias fotografías de sus viajes de cooperación a distintos países del mundo como embajadora de UNICEF; intentando transmitir a su público que la actriz no solo era bella por fuera, sino también por dentro. Es, precisamente, el motivo que mantiene viva a una industria que tantos consideran como frívola. Todos los grandes homenajes en este sector están reservados única y exclusivamente a personalidades que no solo cultivaban su imagen, sino su persona.