2018 será el año de la moda sostenible: 5 claves

by Andrea Sánchez ,

Gucci
La colección S/S 2018 de Gucci ha sido la primera en que la marca no ha usado ningún tipo de piel animal. © Jason Lloyd-Evans.

Cuando Gucci anunció su decisión de dejar de utilizar pieles, el mundo de la moda tradicional sufrió una merecida sacudida. Después de cinco años con esta idea en el tintero, la marca decidió dar un paso al frente y derribar un mito cada vez más obsoleto: que el uso de pieles es sinónimo de moda. Si algo nos ha enseñado este 2017 es que la ética es el futuro de la moda. Cientos de marcas y diseñadores han apostado por una creación más sostenible de sus diseños, dejando de lado la idea de que la moda sostenible es poco glamurosa o sin estilo. Todo esto nos hace augurar sin mucha dificultad que para este 2018 la idea de una moda más ética va a afianzarse con fuerza. Estas son algunas de las pistas que nos ha dejado 2017.

1. Adiós tortura animal, hola piel falsa

Como decíamos, la piel ya no es sinónimo de lujo. Además de Gucci, otros diseñadores como Tom Ford han seguido su ejemplo. Según la Human Society of United States, las marcas ya no quieren asociar su imagen al maltrato animal. “Ya nadie cree que la piel animal sea algo moderno, especialmente el público millenial, ellos no compran pieles”, afirman. Hemos aprendido a medir la calidad a través de la innovación y la sostenibilidad de los productos.

Sunad 1
© Sunad.

2. Marcas jóvenes 100% éticas

Concienciar al público más tradicional no ha sido fácil, pero la aparición de nuevas marcas que utilizan pieles falsas ha hecho replantear el modelo de producción tradicional, sobre todo en las nuevas generaciones. La neozelandesa Maggie Marilyn lleva únicamente dos años en el mercado pero su nombre ya suena como una de las futuras marcas de referencia en la moda ética. Para ella, la ropa no es solamente algo estético sino una oportunidad de cambio dentro de una de las industrias más contaminantes del planeta. Sus diseños son un claro ejemplo de que la ropa sostenible también mola.

Pero si Nueva Zelanda os queda muy lejos, no os preocupéis, porque la moda ética también tiene su hueco en España. Lejos de la idea de ropa neutra y colores apagados, Ana Marroquín y Paloma Canut lideran la marca Sunad. Sus camisas provienen de una producción respetuosa con el medio ambiente, con tejidos 100% naturales y el objetivo de que sean atemporales, duraderas y de gran calidad. “En el fondo lo que más queremos es concienciar a la gente del movimiento slow fashion, de pensar en un consumo sostenible y de que inviertan en menos prendas y que las cuiden para que duren más“, afirmaron a la revista Woman.

3. Durabilidad y economía circular

Pero ¿cuánto partido sacamos realmente a nuestras prendas? Según el estudio que presentó la Ellen McArthur Foundation junto con la diseñadora Stella McCartney, del que ya os hablábamos hace un tiempo, muchas de las prendas que compramos acaban en la basura o enterradas en el armario sin que las hayamos llevado más de tres veces. Esto ha llevado a muchos diseñadores a mejorar la calidad de sus tejidos, haciendo que sus prendas sean más duraderas. Pero para eso es necesario concienciar al consumidor para que cuide aquello que adquiere, invierta en prendas de mayor calidad y compre únicamente aquello que realmente necesita. En la práctica, sabemos que esto no es fácil, ya que vivimos en la era del fast fashion, donde la ropa es cada vez más barata y se produce de forma masiva. Sin embargo, estamos viendo como esto es posible gracias a la moda de los mercadillos y las tiendas vintage, que promueven el reciclaje de ropa y la compra venta de prendas de segunda mano.

H&M2
© H&M.

4. Nuevos tejidos

Dar una nueva vida a la ropa no basta para hacer de la moda una industria sostenible. Este 2017 hemos visto como de los desechos nacían vestidos de ensueño cuando H&M lanzaba The Conscious Exclusive Collection, una colección hecha a partir de los residuos plásticos acumulados en las costas. El gigante sueco ha comenzado el 2018 reafirmándose en su compromiso con el medioambiente y, por eso, la decisión de lanzar una colección deportiva inspirada en los colores y las texturas de la naturaleza, con mallas, tops y sudaderas elaboradas con poliéster y elastano reciclados. Todo apunta a que las iniciativas como estas serán muchas más.

5. El apoyo de l@s influencers

La moda siempre ha contado con innumerables famosas dispuestas a promocionar y hacer publicidad de sus productos. Afortunadamente, cada vez más celebrities tratan de concienciar al mundo de la importancia de invertir en moda sostenible, aprovechando el impacto que tienen sobre sus seguidores. Es el caso de Emma Watson, por ejemplo, que a principios de año lanzó su cuenta de Instagram @the_press_tour donde plasma todos los vestidos y prendas eco-friendly que la actriz viste en los diferentes actos y alfombras rojas. Y si no queréis viajar hasta Hollywood podéis echar un vistazo al blog de la modelo e influencer Carlota Bruna, sus consejos sobre marcas y hábitos eco-friendly os ayudarán a hacer de vuestro 2018 un año ético y sostenible.