10 Ideas para una cadena de suministro textil sostenible

by Laura Cadenas,

Ria Kearney durante la Jornada de Moda Sostenible celebrada en Madrid
Ria Kearney durante la Jornada de Moda Sostenible
celebrada en Madrid

“Moda respetuosa con las personas y el planeta”, ese es el lema de MADE-BY, una organización sin ánimo de lucro que lleva desde 2004 tratando de hacer de la moda sostenible una práctica común. A través de la consultoría, la asociación y el compromiso trabajan con más de 100 marcas, entre las que se encuentran Tommy Hilfiger, G-Star, el Grupo Kering, el Grupo LVMH, Ted Baker o H&M. Con motivo de la sexta Jornada de Moda Sostenible organizada por Slow Fashion Next, Ria Kearney, una de sus consultoras expertas, estuvo en Madrid para debatir sobre sostenibilidad. ¿Qué requisitos debe tener una cadena textil para ser sostenible?, esa fue la pregunta que le plantearon desde Slow Fashion Next, y a la que ella respondió destacando diez puntos fundamentales.

Prácticas de diseño más sostenibles

“Los estudios afirman que el 80% del impacto climático y medioambiental de la industria de la moda depende de las decisiones tomadas en la fase de diseño”, apuntó Ria. El propio campo del diseño está evolucionando, y según la consultora es fundamental prestar atención a aspectos anteriormente ignorados como “la elección de materias primas sostenibles, los diseños de larga duración o las posibilidades de reciclaje de las prendas”.

Uso de fibras reciclables

Además de priorizar el uso de fibras sostenibles, destacó la importancia de emplear aquellas que sean potencialmente reciclables para disminuir el gasto energético y los efectos negativos sobre el medioambiente. La innovación es otro punto clave, hay empresas que están comenzando a usar novedosos tejidos fabricados a través de materias primas, como las setas en sustitución al cuero.

Luskin, un nuevo material similar al cuero realizado mediante hongos
Luskin, un nuevo material similar al cuero realizado mediante hongos

Un sistema de producción comprometido

Ria recordó que “la industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo. Emplea toneladas de agua, productos químicos y energía, además de producir muchísimos desechos”.  Para abordar la situación, advirtió que son necesarios cambios en la legislación, así como una mayor inversión en el desarrollo de nuevas tecnologías que permitan reducir este impacto.

Consumo responsable

Según un informe de MADE-BY, el año pasado se produjeron 14 prendas por cada habitante del planeta. “La decisión de los consumidores sobre donde comprar puede generar nuevos modelos de empresa en los que prime la transparencia y la responsabilidad medioambiental”, concluyó Ria. 

Mayor recolección de prendas usadas

La consultora de MADE-BY incidió en la necesidad de optar por una moda circular, aportando alarmantes datos: “El año pasado solo en Europa se tiraron 5,8 millones de toneladas de ropa, de las cuales solo se recicló el 25%. Lo triste es que el 95% de esa ropa podría haberse reciclado”.

Mayor reutilización de las prendas

Complementando al punto anterior, Ria habló sobre la importancia de dar una segunda vida a nuestras prendas a través del reciclado textil: “Con mejores sistemas de recolección y un incremento en la tecnología de separación podríamos reducir el impacto medioambiental en gran medida”.

Toneladas de ropa se acumulan en los vertederos
Toneladas de ropa se acumulan en los vertederos

Colaboración e integración

Generar asociaciones estratégicas, por ejemplo de marcas con ONGs o de varias marcas comprometidas puede ser una gran ayuda para desarrollar estándares comunes abordando problemas clave y persiguiendo objetivos compartidos. “La colaboración es importante, pero no es suficiente, es necesaria una integración”, puntualizó Ria.

Transparencia

La consultora denunció que hasta ahora las cadenas de suministro textil han sido invisibles, destacando que “cuanto más publica sea la información acerca de los proveedores, el origen de las materias primas y todo lo que rodea a la elaboración de las prendas aumentarán las posibilidades de prevenir y abordar problemas relacionados con el respeto al medioambiente y la salud y seguridad de los trabajadores”.

Realización de informes

Según MADE-BY la elaboración de estudios e informes sobre la sostenibilidad en la industria es un factor decisivo para “generar medidas estandarizadas, y así lograr que las marcas sean cada vez más sostenibles”.

Sostenibilidad social

Aproximadamente 60 millones de personas trabajan en la industria de la moda, de las cuales  el 50% no llega al salario mínimo. Entre los temas a abordar para lograr la perseguida sostenibilidad social, Ria destacó los siguientes: los salarios ínfimos, las largas jornadas laborales, la libertad de sindicación, la garantía de la salud y la seguridad de los trabajadores, el respeto a los derechos humanos y la abolición de la explotación infantil.

Imagen del documental "Machines" de Rahul Jain, reflejo de la realidad de las fábricas textiles
Imagen del documental “Machines” de Rahul Jain, reflejo de la realidad en las fábricas textiles