La rebeldía del duelo

by Natalia López,

La rebeldía del duelo | itfashion.com

Vivimos momentos desconcertantes donde los contrastes entre la vida y la muerte manejan nuestros sentimientos de manera misteriosa. La reacción frente a la tragedia se ha enmarcado en un luto que ha evolucionado, a través de los años, en el ámbito estético, simbólico y social. Dicha mutación se guía de la apreciación vigente sobre la muerte; si en la antigüedad significaba alcanzar un estado de plenitud, ¿por qué en la actualidad sólo causa desazón y desesperación?

La incertidumbre sobre lo desconocido se ha convertido en uno de los mayores miedos de la humanidad y ha puesto en evidencia las conductas sociales que el hombre ha estipulado como un intento por comprender lo incomprensible. La exposición “Death Becomes Her: A Century of Mourning Attire” (La Muerte en forma de mujer: Un siglo de vestimenta de luto), recientemente inaugurada en el Metropolitan Museum de Nueva York, aborda la manera en que se exteriorizaban los sentimientos de duelo y melancolía en el siglo XIX a través de un recuento cronológico con indumentaria de la época.

La rebeldía del duelo | itfashion.com

Más allá de frivolizar un tema tan sensible, la moda figura como un fenómeno que comparte su esencia con la muerte desde su origen mismo, la caducidad. Ambas se esfuerzan por transformarse a partir de su desintegración y su enlace es tan genuino como la necesidad del humano por expresar sus sentimientos.

Susana Saulquin, en su libro “La muerte de la moda”, expone la aparición simbólica del luto como el camino para la asimilación de los sentimientos de un individuo encadenado a su destino y aterrado por su inevitable deceso. La era victoriana del siglo XIX, figuró como el momento más próspero para la elaboración de estándares de duelo establecidos por la realeza y, posteriormente, difundidos a todas las clases sociales por medio de las revistas de moda.

La rebeldía del duelo | itfashion.com

La época donde la racionalización guiaba la vida de la burguesía se afanó por domesticar a la muerte con ritos individuales y colectivos que determinaban hasta el más mínimo detalle. Las leyes correspondientes legislaban no sólo el tipo de vestimenta y su duración, sino las acciones y actividades sociales a las que se tenían que someter los miembros de la familia que sufría la pérdida de uno de sus miembros. La atención se centralizaba especialmente en las viudas que, con sus finos velos y sombreros recatados, comunicaban a la sociedad su nueva faceta alejada de restricciones matrimoniales.

Vestir el duelo representaba la aceptación de la muerte, la preservación de la memoria y el trabajo por superar el dolor. El color empleado en la vestimenta dio el triunfo al negro por su relación simbólica, la privación de la luz correspondía a una privación de la vida.

Tras la Primera Guerra Mundial, los estrictos códigos del duelo fueron abatidos. La muerte se expuso en cantidades masificadas, lo cual estremeció toda creencia y norma establecida hasta el momento. La manera de enfrentarse a la pérdida dejó de ser una cuestión pública dictaminada por reglas sociales, otorgando la libertad de vivir y elegir el color para vestir el dolor. Nos encontramos ante una ironía, ya que la aniquilación de los ritos tradicionales sobreviene a una negación de la muerte.

La rebeldía del duelo | itfashion.com

En la actualidad el hombre se desentiende de su destino y decide tomar las riendas de su vida, le gusta sentirse libre y dueño de su futuro. La muerte figura como una oposición a su voluntad de decidir en que momento sucumbirá de este mundo, por lo cual es mejor evadirla, convertirla en un tema tabú.

Sin un medio para confrontar los sentimientos, la angustia y la soledad habitan en una sociedad individualizada que apuesta por lo efímero. Su único refugio se encuentra en la homogeneización entre todos sus integrantes, ellos comparten los mismos miedos y se desconciertan de la misma manera, por lo cual existe la esperanza de que unificándose se puede acceder a la comprensión de lo desconocido; se enmascara el dolor individual en un luto general.

El luto que antes se vestía de negro ahora se ha uniformado de colectividad. Ya no quedan más que ceremonias religiosas y un sentimiento de pérdida compartido que enardece los sentimientos atrapados en nuestra mente.

La rebeldía del duelo | itfashion.com
Fotografías cortesía del Metropolitan Museum de Nueva York

Temas que te pueden interesar: , , , , , ,