Virvin: Lo bueno si vintage…

by Laura González,

Virginia Berciano no siempre lo tuvo tan claro, pero lo interesante fue ir dándose cuenta después de tocar varios palos de que lo suyo con la moda era irremediable. De vuelta a su ciudad, León, el síndrome “¿qué hago yo ahora?”originó la idea de Virvin, la tienda online de ropa vintage que puso en marcha en 2011 tras un sesudo análisis sobre distintos proyectos en los que pensaba que podía aportar algo diferente. Dado que siempre ha sido buena encontrando tesoros, la oportunidad se la planteó internet. Rescatar artículos y prendas olvidadas, complementos y accesorios abandonados en montones que impiden ver su originalidad o esconden su espíritu. Virginia los saca a la luz en Virvin, selecciona cada pieza a mano por su estilo y calidad, prestando atención a las tendencias actuales para ofrecer una colección cuidada al detalle.

La mayoría de las prendas están restauradas y pasan por los procesos de limpieza, planchado, costura y customización para quedar convertidas en piezas únicas que merecen una nueva oportunidad, incluyendo marcas de diseñador, otras hechas a mano o auténticas antigüedades. Además, desde la sección Virvinizing You, recomienda opciones de combinación con otros artículos (sean o no de la propia tienda) planteando diferentes looks y atendiendo al consejo de cada cliente sobre prendas concretas, ocasiones especiales o búsqueda de artículos que siempre haya querido conseguir sin suerte de encontrar. Éste es el valor añadido de una tienda online que ofrece tesoros escondidos, invisibles para la mayoría, rescatados de entre telares de España, Portugal, Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia o cualquier destino que ofrezca alternativas interesantes.

Mientras nos enseña sus grandes hallazgos de la temporada, Virginia contesta a nuestras preguntas.

¿Cuál es el espíritu de Virvin?

Apostamos por la artesanía, el trato personalizado y el añadido. En la era de la producción en masa, de la fabricación continua y de la estandarización, Virvin ofrece exclusividad, unicidad y, en definitiva, diferenciación.

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar en Virvin?

¡Todo! Pero especialmente la búsqueda de las prendas, creación de los looks y la relación con los clientes. Muchas veces tengo la sensación de haber estado de compras con ellas, y de haber entablado una estrecha relación de confianza… Es una bonita experiencia, que jamás imaginè poder conseguir online.

Al comprar segunda mano hay que tener claro que se trata de prendas que ya han sido usadas, tener cuidado con las tallas y buscar una tienda que transmita confianza

¿Qué consejos nos darías cuando compremos second hand?

Primero de todo tener claro que se trata de prendas que ya han sido usadas. Creo que este es el mayor “peligro” de este tipo de ropa, el miedo del usuario a sentirse engañado, por eso en Virvin, es uno de los puntos que más cuidamos, la restauración y limpieza de la ropa. Siempre está marcado el estado en el que se encuentra cada artículo… Puede tener leves signos de desgaste por el tiempo, pero son prendas maravillosas, con telas irrepetibles, ¡y únicas! Por eso cada una de nuestras piezas, tiene un nombre propio.

Después es importante vigilar el tema de las tallas. Por norma general la ropa antigua es más pequeña que la nueva. En venta online es importante acoplar al tallaje actual a las prendas del pasado. Nosotros hemos utilizado una sencilla clasificación genérica S/M/L y cuando alguna prenda es “conflictiva”, se marca claramente en su descripción. Por ejemplo, un vestido con cintura muy estrecha…

Por último, buscar una tienda, da igual física u online, que nos dé buena sensación y trasmita confianza. En general una tienda vintage cumple ciertos parámetros: olor característico a revenido, grandes volúmenes de ropa con aspecto descuidado (sin lavar ni planchar), ninguno o escaso trato  con el cliente… Nosotros intentamos esforzarnos en evitar estas barreras, cuidando no sólo el estado, sino la limpieza, llevando a cabo una reducida selección de artículos, teniendo un trato directo y muy personalizado con cada usuario que muestra interés en nuestros productos, y ofreciendo alternativas de posibles looks que sirvan de inspiración para que nuestros clientes no compren prendas que “aparquen” y caigan olvidadas en sus armarios.

¿Tu mejor compra?

Lo cierto es que a estas alturas, creo haber encontrado bastantes piezas increíbles, de las que muchas veces me ha sido difícil desprenderme. Pero hay una, de la que todavía no he sido capaz: un mono de invierno en color granate que encontré en septiembre de 2011 en Seattle durante uno de mis viajes. El invierno pasado no me lo quitaba y este menos, dado que el granate ha sido el color de la temporada.

 

Temas que te pueden interesar: , ,

  • sialsiquiero

    Nos ha gustado todo! pero el mono de colores estampado… un 10

  • azoca

    Que bonitas prendas!!!
    http://www.azocavintage.com

lauragonzalez200200

Un post de...

Laura González
"Lo mío es la variedad, de lo contrario me aburro"