En casa con Frida Kahlo

by Carla Pagespetit,

Frida Kahlo at home_1
La Casa Azul, The Art Archive©

¿Conoces las inspiraciones de las pinturas de Frida Kahlo? Tenemos aquí el libro Frida Kahlo at homeSus páginas nos muestran el trabajo de la artista bajo la perspectiva de las casas en las que vivió y explora la influencia de la cultura y tradición mexicana, la Casa Azul y otros lugares a los que llamó hogar. Un libro publicado por Frances Lincoln y escrito por la experta en viajes en México Suzanne Barbezat, lleno de ilustraciones de pinturas de Frida y otras imágenes de archivo, junto con fotografías de familia, objetos y paisajes que la rodearon.

Frida Kahlo at home_2
Jardín de la Casa Azul, John Warburton-Lee Photography©

Primero su hogar de infancia y más tarde en la Casa Azul en Coyoacán, México, dónde vivió con su marido y reconocido artista Diego Rivera, se convirtieron a la vez un santuario, un estudio, un palacio y una prisión. Frida Kahlo trasformó su casa en un paraíso de colores, algo que aligeraba su estancia allí. En las pinturas de Frida Kahlo el hogar se trasforma en icono. Los problemas de salud y el accidente que tuvo en su juventud la obligaron a pasar mucho tiempo entre esas cuatro paredes. La pintura fue un modo de distracción y evasión, donde la casa y su propia vida eran uno de los temas más recurrentes en el lienzo.

Frida Kahlo at home_3
Santuario de la Casa Azul, John Mitchell©

Suzanne Barbezat explica en Frida Kahlo at home que la pareja era fiel al arte popular y la tradición de México, y esto se plasmaba en los muebles, la ropa de cama o los platos: “Ella y Diego continuaron agregando objetos a sus colecciones, llenando su casa con cosas hechas por manos mexicanas.” Toda la casa era un tanto peculiar: “Grandes figuras de Judas colgaban en las esquinas de las habitaciones y un esqueleto de calavera descansaba en el dosel sobre su cama. En toda la casa, sillas y camas tenían cojines bordados con dulces mensajes como ‘Despierta corazón dormido’”. La escritora explica que: “Frida coleccionaba juguetes y muñecas. Cada vez que una de sus amigas iba de viaje, les pedía que trajeran un juguete para su colección.” Además, la presencia de las flores de su jardín también estaba dentro de la casa, en jarrones de barro. Era una forma de traer los colores y los olores dentro.

Frida Kahlo at home_4

Vía Another Mag.