Givenchy homenajea a Balenciaga

by Carla Pagespetit,

Givenchy viste al Orfeón Donostiarra con rosa Balenciaga (2)

El Orfeón Donostiarra, coral con más de 120 años, estrena un uniforme y es un diseño ni más ni menos que de Givenchy. Las voales femeninas, que hasta hoy –y desde 1964- vestían con un vestido blanco de Balenciaga, incorporan un nuevo atuendo para sus conciertos. Ambos diseños, el de Givenchy y el de Balenciaga, convivirán: serán conjuntamente el vestuario de la coral, que cambiará dependiendo de la ocasión.

El cambio no es poco: pasarán del blanco a una túnica negra ceñida justo bajo pecho con un lazo de color “rosa Balenciaga”, manteniendo en la pieza algo del diseñador vasco: su color fetiche –siempre con el permiso del negro-. Se trata de una pieza en crepé de poliéster –para que no se arrugue- con corte imperio y escote en pico, con las mangas más amplias y cortas que el diseño blanco de Balenciaga –que las mismas cantoras dicen que les aportará más libertad de movimiento-. Es una tela pensada para “aprovechar su lado mate y brillante”, afirma Elma Francés, una de las modistas. La túnica negra se inspira en Balenciaga y no es pura casualidad: Hubert de Givenchy fue amigo y un gran admirador del diseñador, tanto es así que fue uno de los fundadores del Museo Balenciaga.

Givenchy viste al Orfeón Donostiarra con rosa Balenciaga (3)

En 2011 ya se intuía esta colaboración, pues Givenchy había diseñado de forma gratuita un vestido para las cantoras del Orfeón Donostiarra. En 2013 se presentó con motivo de la firma de un convenio entre el Orfeón Donostiarra y la Fundación Balenciaga. Aun y así, la crisis impidió que se llegaran a confeccionar por su alto precio -250 euros por pieza, con un total de 130 túnicas-. Esta ha sido algo como una historia de amor no correspondido. Hasta hoy. El Cluster Donostia Moda se encargará gratis de la confección de las piezas, para las que Lorenzo Caprile ha hecho el patronaje: “Con estos trajes made in San Sebastián vamos a conseguir una repercusión internacional que nos permitirá dar a conocer la producción textil realizada en nuestra ciudad”, dice el concejal de Donostia Ernesto Gasco.

Las túnicas se estrenarán en la inauguración de la exposición “Collecting elegance. Rachel L. Mellon’s legacy” en el Museo Balenciaga, dónde Hubert de Givenchy asistirá. Será  el viernes 26 de mayo, fecha en que 15 de las componentes del Orfeón Donostiarra vestirán por primera vez el diseño del francés, cambiando el color blanco –que llevaba en la coral desde 1932- por su opuesto. Aún y así, su costumbre de salir a escena con los trazos de un diseñador de lujo sigue, y Balenciaga –de una manera u otra- también.

Givenchy viste al Orfeón Donostiarra con rosa Balenciaga (1)

Vía El País