Una lección magistral de fotografía con María Espeus

by Estel Vilaseca,

maria_espeus_01

En una de las calles perpendiculares a la cosmopolita Rambla del Raval se encuentra el oasis en el que la fotógrafa María Espeus, junto a su pareja Peret, instaló su pequeño templo creativo. Nacida en Suecia y afincada en Barcelona desde 1977, Espeus es uno de los nombres más importantes de la fotografía publicitaria en España. Delante de su objetivo se han sentado Dennis Hopper, Adriana Gil o Tàpies, pero ella confiesa disfrutar igual retratándolos a ellos que a sus vecinos del Raval. Con diez años descubrió la magia de la fotografía junto a su tío y con a penas veinte viajó a París para cumplir su gran sueño: ser una fotógrafa famosa. Lo acabó siendo, pero no allí ni de la forma que ella había imaginado. Coqueteó con la moda durante una larga temporada pero decidió dar un golpe en la mesa y centrarse en el retrato. Fotógrafa las veinticuatro horas del día, la conversación con Espeus nos invita a reflexionar sobre las inercias de la fotografía digital en una sociedad hiperconnectada y veloz. Y es que aunque se pasó al digital, se autoimpuso seguir disparando la misma cantidad de fotos que cuando trabajaba en analógico. Ella construye, no capta. Photogenic Festival la ha escogido de madrina en su última edición, y no es para menos, su mirada entrenada tiene mucho que enseñar.

Llegaste a Barcelona hace muchos años, ¿qué te llevó aquí?

Fue por Peret, vinimos aquí a visitar a sus padres. En esa época vivíamos en París y yo le decía “yo no vuelvo a París”. La Rambla en febrero, Franco había muerto, era una fiesta todo… y por eso nos instalamos aquí, es muy cómodo vivir en Barcelona.

¿Te sigue gustando vivir aquí?

Sí, aunque sé que ahora hay muchas quejas por todo esto del turismo, pero bueno, yo no me siento mal. Quizá México es la única ciudad a la que me iría  vivir, pero ¿en Europa? No veo otra ciudad más. Tienes mar, montaña, se come bien… Hay de todo. A la gente que se queja aquí yo siempre le digo que tiene que irse a vivir al norte un año.

Y a nivel creativo la ciudad, ¿cómo la ves? Porque hubo una época en la que era muy efervescente y pasaron cosas muy interesantes y quizá ahora está todo un poco más parado.

Pues no sé, porque los últimos años me he encerrado bastante aquí dentro, quizás sea porque no hay nada que me atraiga fuera, aunque también pienso que es porque me estoy haciendo mayor. Por ejemplo antes veía fotos de una campaña publicitaria y decía “¿Por qué no me han encargado a mí hacer esto?”. Ahora ya no, no veo nada que envidie. También es que este estudio tiene un problema, estoy muy a gusto aquí, tengo de todo: tengo una terraza, puedo hacer lo que quiera aquí dentro y por esto me cuesta mucho salir.

¿Para ti ser fotógrafa qué significa?

Es duro. Yo creo que sin una cámara no se vivir, desde muy pequeña. La fotografía no es solo mirar fotógrafos, es pintura, literatura y cómo vives, es todo un túrmix que lo metes ahí dentro y ahí tiene que salir.

¿Tienes una imagen clara de cuando empezó tu vocación?

Fue por un tío que era fotógrafo amateur. Los domingos los pasábamos dentro laboratorio con él, pensaba que era mágico. Yo tenía 10 u 11 años y tenía clarísimo que iba a ser fotógrafa.

¿Y te enseñó a revelar?

Me acuerdo un día que él salió del laboratorio y me dijo “cuando veas la señora que va a venir en la imagen me avisas” y claro, cuando tienes 11 años eso es magia.

 Yo voy a tener una cámara en la mano hasta que me muera, cuando cojo la cámara me olvido de todo y esto es fantástico.

Pero muchos de los jóvenes de hoy no van a conocer esto…

Esto es triste, sobre todo el laboratorio, porque era algo casi místico. Yo pasaba muchas horas allí. De hecho, cuando más tarde mis amigas salían de juerga, yo prefería quedarme dentro del laboratorio. A veces me dicen, ¿y qué vas a hacer ahora? Yo creo que voy a tener una cámara en la mano hasta que me muera, cuando cojo la cámara me olvido de todo y esto es fantástico. Me gusta mucho.

maria_espeus_03

Te sigue apasionando ¿no?

Sí. Y sigo siendo muy insegura, en cada encargo pienso “no sé si lo voy a hacer bien”. Si lo tienes tan claro que piensas que lo puedes hacer con los ojos cerrados, entonces creo que se acabó. Hasta el mínimo encargo me lo tomo muy en serio. Lo necesito esta inseguridad también, quizás para ser un poco más creativa.

Creo que es interesante el hecho de que con la fotografía digital tú puedes hacer los mismos efectos que en una fotografía analógica, lo que es verdad que todo el proceso que implica una y la otra es tan distinto que el resultado, ¿puede ser el mismo?

Fíjate que intento aplicarlo, por ejemplo antes un rollo de chasis eran doce y yo tiro muy poco material. Cuando llegó el digital, al principio me perdí pero luego con cuatro o cinco rollos ya tengo suficiente. Tiro muy poco, mis ayudantes alucinan porqué me dicen, ¿no vas a hacer más? Pero ¿por qué? Yo ya tengo claro lo que quiero, porque lo que hago siempre es pre-producir. Quizá esto tiene que ver un poco la inseguridad también, necesito saber qué voy a hacer con el personaje.

Y entonces, ¿cómo lo preparas?

Con el personaje, me informo. Si es un escritor, aunque no me guste, leo sus libros e intento saber cómo escribe, me hago una idea de cómo tratar a este personaje. Luego te puedes encontrar sorpresas, pero bueno, pocas. Y como yo lo tengo tan claro, creo que este personaje tiene también que corresponderme. Es preparación.

¿Y con qué personaje estás especialmente contenta? Tendrás una larga lista…

Uf, habré hecho casi dos mil retratos. Justamente ayer el chico que trabajó conmigo me preguntó qué personaje me había gustado hacer. No tengo ídolos, no tengo ídolos. A ver, me hizo ilusión cuando vino Dennis Hooper por ejemplo, pero te voy a decir que me hace la misma ilusión hacer una campaña para “Tot treball”, que son personajes de aquí del barrio, que Dennis Cooper. La “putada” en esta profesión es que si haces famosos o famosas ya eres retratista. Yo siempre he hecho retratos, pero el día que hice al Rey o famosos que estaban por aquí… entonces “yo era la retratista”. Pero es así, el mercado es así, porque si yo hubiese hecho solo personajes del Raval ya nadie se habría fijado en mí.

maria_espeus_04

¿El retrato es lo que más te gusta dentro de lo que haces?

Sí, pero ahora he descubierto también la naturaleza. Al fin y al cabo es también un retrato. Estos viajes que he hecho por ejemplo, el último a Malasia, hay árboles que son una cara. Es nuevo para mí esto. Si hace veinte años alguien me hubiera dicho que haría fotos a la naturaleza, le hubiera dicho que no. Pero definitivamente el retrato es quizás lo más interesante. Cada sesión es diferente. Ellos te cuentan normalmente su vida, qué les gusta, es interesante.

Yo no soy captadora, yo soy constructora de imágenes.

Se produce una química especial en un momento muy concreto, que no dura mucho supongo…

No, porque yo siempre llevo el personaje a mi terreno, es muy importante, aquí se desnudan. Es interesante, sí.

¿Y del proceso? Hablabas de la parte previa, supongo que disfrutas de todo el proceso. Hay algún momento que te guste más?

Todo el proceso lo hago yo sola y es súper importante, porque no concibo a alguien que pueda elegir por mí. Además tú lo sabes, cuál es la foto. Yo sé que es la número ocho.

Lo digital ha llevado a una forma muy diferente de trabajar.

Yo lo veo. Aquí abajo hay un fotógrafo aquí que tiene 33 años, pero él esta contagiado un poco por lo que hago yo, pero tira muchas fotos. Y le digo “¿por qué tiras tantas fotos?” y además, si yo veo delante 100 fotos pienso “¿y ahora que voy a hacer?”. Esto quiere decir que no lo tenía claro. Es que yo no capto la imagen, yo construyo. Quizás también es esta la diferencia. Si eres captador de imagen, quizás cien fotos valen la pena, no sé. Es que no me interesa para nada captar. La gente a veces piensa que mis imágenes están captadas, pero son imágenes súper preparadas.

Pero están preparadas, la tenías en la cabeza. Esta es la parte bonita.

Por ejemplo esta imagen de la chica en Cuba, tenía claro que debía vestir una ropa que volara bien, con el brazo que tenía que ir atrás, esto es construir la imagen.

maria_espeus_top

Pero lo bonito es que no parecen preparadas.

Esto es lo que me gusta. Está bien, es un premio también.

Y en la moda, ¿cómo empezaste?

Por casualidad también. Aquí en Barcelona empecé con la Vanguardia Mujer e hice bastantes números. Allí ya hice lo que me gusta, que es cuando hago moda hacer una pequeña historia. No solamente poner la ropa y un fondo y luego la postura tontaina esta. De vez en cuando buscaba exteriores también. Por ejemplo, cuando yo llegué aquí me gustaba mucho el fotógrafo Colom. Pues por ejemplo hacerle un homenaje a él pero con moda. Por ejemplo.

¿Sigues haciendo ahora cosas?

No, de moda no. Es que me siento tan lejana…

¿Cómo la ves, te aburre?

Sí. Fíjate que hay un fotógrafo que me gusta muchísimo que es Peter Lindbergh y hace poco decía en una entrevista que también se aburría. Antes me compraba revistas y podía decir de quién era la foto… y ahora cojo y no sé quién es quién.

Hay tantos fotógrafos…

Lo tienen difícil también los jóvenes ahora. Yo siempre digo que en mi generación lo teníamos fantástico, y además al llegar a Barcelona en esa época lo tenías todo para hacer. Era como una tarta enorme. Hoy, yo lo veo con este chico joven que trabaja aquí, que lo tiene muy difícil y además los aprietan con los presupuestos, y una cámara digital y sus respaldos… es carísimo, y lo tiene mucho más difícil. Sí, porque también ves jóvenes con talento, ahora con Photogenic, había dos o tres que chapeau. Había una chica que había hecho unos retratos de unas indias preciosas. O sea que hay jóvenes, pero esto es como siempre. En la clase si había cincuenta fotógrafos salían dos o tres.

Pero ahora es porque lo vemos más, antes no había tanta información y ahora con las redes sociales sí.

Yo alucino con todo esto. No llego… no tengo ni Twitter ni nada, es que luego tienes que sacrificar este tiempo. Si ya me angustio con los mails… Se me escapa todo este mundo de los blogueros y los seguidores. Creo que tampoco tengo mucho interés en entenderlo.

Te aparta al final también de lo que te importa de verdad.

De mi vida cotidiana, tengo que sacrificar otras cosas y no lo veo demasiado interesante para dedicarme…

Hemos hablado del estilo, pero si tuvieras que definir el tuyo…

Me dicen que soy clásica, no sé, esto sí que siempre me lo han dicho. Cuando era joven ya me lo decían que era clásica.

¿Pero tú te consideras clásica?

Es que no lo sé de verdad. Soy muy sobria ¿sabes? Esto sí.

Quizá porque son imágenes que consiguen traspasar el tiempo, que esto es lo importante.

Cuando era joven me jodía mucho esta etiqueta de “clásica”, pero ahora ya me da igual. Me gusta la sobriedad.

Y que parezca real, que te la creas.

Es más difícil ser sencillo. Esto me recuerda que cuando eres joven que te complicas más la vida pero poco a poco todo vas reduciendo. Pero no sé cómo definirme.

Y respecto a las mujeres en la fotografía, ¿crees que para una mujer es más difícil?

No, yo pienso que para mí ha sido más fácil. En el mundo de la publicidad, creo que me han perdonado cosas que si hubiera sido hombre no me habrían perdonado, equivocaciones. Yo nunca he sentido dificultad por ser mujer, en publicidad, porque era otra época, no había, no hay casi. En el mundo de la moda sí, pero en el mundo de la publicidad no.

maria_espeus_02

Son más conocidos los hombres en general.

La generación anterior sí que tuvieron que luchar muchísimo, yo siempre digo que la mía fue una generación muy buena, no ha habido guerras, ni nada.

¿Consideras que hay una mirada femenina?

Sí, esto no lo he dicho nunca antes pero esto refleja también quien eres y por lo tanto refleja si eres hombre o mujer.No sé cómo explicártelo pero yo pienso que sí. No, antes no era así pero yo creo que sí.

¿Te consideras una fotógrafa-artesana?

Ahora hago lo que me da la gana, pero cuando eres joven tienes que tragar y hacer cosas que  no te gustan para poder pagar tus cámaras. Aunque también tengo que decir que haciendo publicidad me lo he pasado bomba,  hay campañas que me han encargado que son estupendas. En general, si alguien te encarga un trabajo tienes que cumplir con lo que desea ¿no?, pero en general si miro mi archivo, los últimos años son buenas las campañas que me han encargado. La de Ducados, por ejemplo, no tenía ni boceto.

Hay que vivir bien para poder hacer una buena foto.

Ellos ya saben lo que quieren y te buscan por ello.

Y además lo bueno es que si tienen campaña en blanco y negro me llaman, y en general son buenas. Pero estas decisiones las tomas tú. Había una época de joven que hacía catálogos y ganaba mucho dinero. Hasta que un día me planté y me pregunté: “¿Quieres seguir haciendo esta mierda?”. Ganas mucho dinero pero es tan frustrante ¿no? Porque era realmente cumplir, fue una época muy corta pero en la que tomé la decisión de que no quería hacer quince trajes de baño. Esto no es foto. Y con esto tú pagas un precio antes o más tarde, hasta que te enfocas mas artísticamente y hay un momento en que ya saben que no te pueden llamar para según qué.

Es decir, que crees que hay un momento en el que te tienes que plantar artísticamente.

Sí, sí. Bueno yo he vivido con poco dinero pero vale la pena. Creo que tienes que hacer esto cuando te gusta lo que estás haciendo, sino no vale la pena. Y ésta es una discusión que he tenido con  fotógrafos y me dicen “¿Por qué te tienes que tomar de forma tan profunda tu trabajo?”. Yo no soy la fotógrafo por ejemplo que hace un trabajo de lunes a viernes, sino que trabajo de lunes a domingo. Con los encargos cumplo pero intento siempre que sea una foto mía. Al menos así tienes un sello.

Y de hecho, si tuvieras que explicar cuál es la manera de conseguir un estilo propio…

Esto te enfoca mejor y a la larga cobras más. Yo no me lo planteé, simplemente era muy frustrante estar haciendo quince bañadores. Yo ahora tengo una casa, pero no tengo una segunda casa, ni coche…pero me da igual.

¿Y qué otras cosas crees que son importantes para crear este estilo y tener una mirada propia?

Creo que es importante viajar. Cada viaje que haces, por pequeño que sea, siempre hay siempre algo que te queda de allí. Después también ver exposiciones, no solamente de fotografía, pintura, ir a una charla de un escritor,… Volvemos al cóctel este. Cualquier cosa puede ser interesante. La calle. Ahora he descubierto barrios donde no había ido antes, como Sant Andreu, Badalona, Montgat, las afueras. Vamos a menudo y paseamos mucho. Ahora esto me encanta, escaparnos con las bicis o en el tren. Llevamos el mantel también ahora en invierno y hacemos picnics en la playa.

¿Cuál es tu foto favorita?

Yo siempre digo que va a ser la que haré mañana.Ahora estamos digitalizando todo el archivo. Hay sorpresas. Pero cada foto, desde el primer cajón hasta ahora, recuerdo como si fuese ayer cómo la hice y cuando la hice.

¿Y qué sorpresas has encontrado?

Sobre todo veinte o trena años atrás, pienso cómo pude seleccionar esta foto y ésta no. Muy pocas, pero hay estas reflexiones ahora.

¿Y has encontrado alguna cosa divertida o algo que te haya hecho gracia?

No, esta todo bastante controlado creo. No soy muy espontánea. Y lo que voy a hacer va a ser traerme el archivo que tengo en Suecia. Porque la primera cámara me la regalaron con 11 años y en aquella época ya hacia retratos a los niños del barrio pero claro yo tenía una óptica, una, con tres diafragmas y era paso universal, es decir, las fotos eran chiquititas. Pero esta es la parte que me gusta, porque yo en esa época ya leía revistas de moda, y después cogía a mis amigas y las fotografiaba como tal. Una cosa muy importante de mi vida fue mi viaje a París, porqué yo fui a París para ser fotógrafa famosa.

maria_espeus_05

Lo viste súper claro.

Sí, pero tonta, tonta, y allí me dieron dos bofetadas. Era justo después de la Revolución del mayo del 68 ¡Qué frivolidad! ¡Aprendí tanto en este viaje en París!

¿Qué te hicieron?

Me enseñaron que para ser fotógrafo no solamente hay que saber de fotografía. Tuve que estudiar de nuevo para poder tener una conversación pero fue una lección muy buena para mí, y claro, me quitaron rápido la idea de la cabeza.

Es interesante que acabes con esto porque y ¿si tuvieras que dar un consejo a la gente que empieza, que quiere dedicarse a esto, de hecho hablas de lo de querer ser famoso por encima de querer ser un buen fotógrafo y encontrar un camino?

Yo creo que muchos van a por esto, pero creo que no debería ser así, o al menos yo no lo veo así. Y ojo, mucho lo consiguen esto de llegar a ser famosos, pero quizá es un tema de necisidad, pero yo pienso que esto es cuando tu vida privada es bien pobre. Si tú estás contento con tu entorno no tienes esta necesidad. Yo por ejemplo valoro a mis amigos y para mi es importantísimo estar con ellos, comer, cenar con…eso también es importante en la fotografía, saber escuchar y relacionarte con los otros. Pero dar consejos es difícil porque veo que somos muy diferentes todos. Yo creo que hay que vivir bien para poder hacer una buena foto.

¿Con “vivir bien” a qué te refieres?

Esto, comer, estar con tus amigos, ir a una exposición buena, estar más o menos contento y encontrar tu lugar en el mundo.

A lo mejor hay que volver a hacer las cosas como antes…

Cuando estoy en el metro y nadie te mira porque todo el mundo está con el móvil, dices “joder” no sé, es triste, pero tampoco quiero ser cascarrabias, pero es así. Por ejemplo he visto  exposiciones con jóvenes que graban la exposición pero que no miran la exposición, y te sorprende pero intento no mirarlo demasiado, así no me amargo.  Pero es más difícil creo, porque es mi punto de vista porque yo he vivido todo lo otro. A ver qué piensan los jóvenes.

Temas que te pueden interesar: , , , , ,

estelvilaseca_200x200

Un post de...

Estel Vilaseca Barcelona Editor
"No one belongs here more than you"