Tim Walker, Shona Heath y Edward Enninful y los secretos del Calendario Pirelli

by itfashion,

Pirelli_calendar_01
Tim Walker

TIM WALKER

Una cosa que he descubierto como fotógrafo es que cuando no tienes el control total de la situación el resultado es mejor, porque te encomiendas al instinto y captas rápidamente lo que ocurre.

¿Cree que ya le tocaba hacer un Calendario Pirelli?
Evidentemente es algo que siempre había querido hacer. Me parece interesante el hecho de que al mirar una fotografía de un Calendario Pirelli sepas cuándo se hizo; siempre es muy actual. Y también me gusta que, al mirarlo, te des cuenta de que los fotógrafos han sido libres de expresar su imaginación visual.

¿Le parece que hablemos de los procesos mentales, de sus ideas y de cómo empezó a formularlas?
La historia de Alicia ha sido contada en innumerables ocasiones; hace un par de años, un amigo me regaló un libro con las ilustraciones originales que no había visto nunca antes. De golpe me llevó a Alicia y a lo que Lewis Carroll había hecho, y quise volver a la génesis de la imaginación de Lewis Carroll para poder volver a contarla desde el principio; quería dejar al margen la interpretación de la Disney o la de Tim Burton y regresar en su lugar al alma de la imaginación.

Dice usted que originariamente la historia era mucho más sombría. Creo que, por motivos culturales, en los últimos cincuenta años hemos edulcorado los cuentos. Realmente los niños logran captar y percibir la tristeza igual que la ligereza, y eso es algo que Lewis Carroll había entendido perfectamente, y tal vez sea por esto que la historia tiene gran resonancia.

Yo no diría que sus trabajos son considerados como sombríos, pero sus imágenes han sido definidas de una extraña belleza.
La belleza se encuentra en muchas cosas distintas, a veces algo que muere y se descompone es tan bello como algo que acaba de nacer. Creo que es un concepto erróneo concentrarse únicamente en el lado más ligero.

Explíquenos la importancia del trabajo en equipo para usted.
En un servicio fotográfico como este aprendes a sacar el máximo de las personas, a hacer que entiendan lo que quieres hacer. Es una colaboración, trabajas con todos los demás para sacar lo mejor que pueden hacer, con el fin de que tus fotografías sean lo más bellas posible.

Cuando pienso en las imágenes siempre quiero ver algo que no había visto nunca antes. Esa es la prioridad absoluta. Siempre intentas crear una fotografía que no habías visto nunca pero que te recuerda algo que acaso hayas visto ya. Y creo que el intercambio de ideas es verdaderamente importante. Así, miras el trabajo de un fotógrafo, un artista o un cineasta y tienes en mente una historia que has leído en alguna parte, y luego lo mezclas todo y consigues crear algo completamente nuevo.

Sobre la colaboración con Shona Heath…
Shona es la maestra del set, añade mucho más de lo que soy capaz de hacer yo. Por tanto, si yo tengo una visión determinada, ella la pone en duda y me revela referencias que a lo mejor no he captado antes. Tiene un sentido del color que no lo tiene nadie más y brinda una atención a los detalles inigualable.

¿Cuando saca usted sus mejores fotografías?
Creo que la fotografía es una especie de aparición, algo muy mágico y en cierto modo intangible. No existe de verdad, pero si crees en ello tienes la capacidad de convertirla en algo verdadero y hacer que aparezca. La fotografía cuando mejor funciona es cuando parece espontánea. Cuando está demasiado elaborada pierde fuerza, porque creo que las instantáneas son vitales cuando tienen casi una suerte de error, y cuando se sacan espontáneamente y se percibe la inmediatez.

¿Cuando trabaja cree que quiere alcanzar un estado de gracia?
Algunas de las fotografías más famosas de todos los tiempos no son nada elaboradas. Muchas fotografías de guerra que recordamos son fracciones de segundo que han pasado como un suspiro, pienso que es así como funciona la fotografía; es cuestión de instinto, velocidad y caos.
Muchas de las fotografías que hago son, en ciertos aspectos, una carta de amor a lo que se ha hecho antes, por lo que son como un puente con el pasado, un reconocimiento a quienes han innovado antes que yo.

Volviendo brevemente al elenco, ¿cree usted que se creó un equilibrio muy interesante entre las personas con las que trabajó?
Las escenas con Sean “Diddy” Combs y Naomi fueron caóticas. Un caos positivo, auspiciable. Una cosa que he descubierto como fotógrafo es que cuando no tienes el control total de la situación el resultado es mejor, porque te encomiendas al instinto y captas rápidamente lo que ocurre.
No puedes llevar ideas, interpretaciones culturales o el peso de algo a un servicio fotográfico. No puedes llegar al set y empezar a sacar fotografías haciéndote demasiadas preguntas sobre cómo va a salir… instinto, esta es la clave.

¿Y con el Calendario cree que ha conseguido lo que esperaba?
Un fotógrafo nunca está satisfecho, el resultado podría ser diferente, pero estoy muy contento con las imágenes que he obtenido, me siento muy orgulloso de ellas.

Pirelli_calendar_02
Set de Shona Heath.

ENTREVISTA CON SHONA HEATH

He intentado encontrar siempre cosas nuevas para alterarlas, poner en tela de juicio el significado de la historia y sus momentos importantes, diversificarlos lo más posible.

¿Cómo ha creado la visión para las escenografías del calendario de este año?
Tomamos siempre como punto de partida las ilustraciones de John Tenniel. A continuación, diseccionamos la composición del escenario para ver cómo podíamos conseguir una especie de cuadro creíble, y luego lo descompusimos en elementos y materiales. Naturalmente no podíamos encontrar un dodo, así que, ¿cómo podíamos recrearlo? Al final decidimos hacer un collage con varios trozos de dodo cogidos de los bancos de imágenes. Yo tenía en el estudio una garza de cerámica y la fotografiamos; tomamos el ala y la insertamos. Tenía algo que la relacionaba con alguna de las piezas más esculturales y arquitectónicas que había incorporado a la escenografía. Por tanto, el dodo tenía que resultar adecuado a nuestro mundo, no podíamos tomar sencillamente una vieja imagen cualquiera de un dodo, tenía que ser la mejor.

¿En qué se diferencia su versión de la historia de Alicia?
Habíamos visto la historia contada muchísimas veces con imágenes durante décadas, por lo que nos preguntamos qué habría podido aportar nuestra Alicia en un lugar diferente. Gracias a un reparto completamente de color pudimos jugar a alterar algunos elementos existentes, como por ejemplo el conejo, que normalmente es blanco, mientras que aquí es negro. Luego está la famosísima escena en que, en la historia original, los jardineros-naipes pintan de rojo las rosas blancas, mientras que en la nuestra pintan las rosas rojas de negro. He intentado encontrar siempre cosas nuevas para alterarlas, poner en tela de juicio el significado de la historia y sus momentos importantes, diversificarlos lo más posible. En realidad estamos dando un mensaje muy claro que permanece profundamente fiel a la historia original.

¿De qué forma ha intentado combinar personajes y escenografías?
Supongo que el modo en que los personajes se integran en la escenografía es más una cuestión de narrativa, de mundos y del cuadro que queríamos crear. A veces no ha sido tan organizado como para imponer una situación. Intercambiamos algunos personajes, algunas de las personas que creíamos que tenían que interpretar al rey no resultaban adecuadas, hubo una evolución.

Pirelli_calendar_03
Edward Enninful en el set.

¿Es el tipo de trabajo que aspiraba a realizar?
Teníamos tiempo, recursos y un punto de partida fantástico. La idea era estupenda y no estamos haciendo publicidad de nada, solo estamos presentando una historia fantástica de manera creativa, así que yo diría que desde el punto de vista del trabajo creativo no se puede pedir más. Sí, me considero muy afortunada.

EDWARD ENNINFUL

Creo que ahora más que nunca, tal y como está el mundo, la fantasía y los sueños son necesarios. Necesitamos evasión.

¿Cómo llegó a participar en el proyecto del calendario de este año? Me llamó Tim y me dijo que estaba trabajando en un proyecto para Pirelli. Me preguntó si me interesaba y como es natural, al tratarse de Pirelli y de Tim Walker, no me lo pensé dos veces y acepté. Tim me explicó de qué iba la cosa y me sentí totalmente fascinado. Parecía una idea muy sencilla, volver a contar Alicia en el País de las Maravillas con personajes exclusivamente de color. Esto es lo bueno de Tim, solo a él se le puede ocurrir una cosa tan increíble. Y la idea me entusiasmó tanto que a partir de ese momento, para mí se convirtió en un proyecto apasionante.

Y los mundos de Tim son absolutamente fantásticos y míticos.
Había unos dibujos estupendos y Tim sabe encontrar las palabras adecuadas: “Para Alicia y para el elenco, piensa en los años 80 y en el estilo japonés”, me dijo, y entonces pienso en formas despegadas del cuerpo, en hombros anchos, cinturas muy estrechas y trabajo con tonos marrones e intento evitar determinados colores. Así que fue un viaje mágico, y es típico de Tim, pero esto fue realmente increíble, me alegro de haber participado. Creo que esta reinterpretación es perfecta para los tiempos que vivimos, con lo que está pasando en el mundo y todo el discurso de la diversidad. Este proyecto le ha permitido a Pirelli entrar de verdad en el debate. Es otro de los motivos por los que me pareció genial esta colaboración con Tim y Pirelli, el proyecto está perfectamente en línea con el espíritu de nuestra época.

¿Sintió un espíritu de fuerte cohesión al colaborar con Shona y Tim y al decidir el vestuario?
En algunos colaboré con Shona, porque teníamos que crear un mundo en que las prendas tenían características de disfraz, pero de todos modos estaban integradas en el mundo real. Por ejemplo, Puff lleva un conjunto rojo fabuloso y calza un par de botas suyas. Naomi lleva una especie de jaula con una capa de látex debajo; era importantísimo que todo estuviera relacionado también con el mundo actual. Los naipes llevan zapatillas de deporte, así que fue un buen ballet entre Shona y yo.

El impulso creativo de los tres fue muy motivante.
Cuando estás en el set, siempre estás investigando para encontrar la imagen ideal, y a mí me dio la sensación de que Tim lo consiguió en los primeros 20 minutos. Más adelante hablamos de ello, a veces esta búsqueda puede durar medio día, algunas veces dos días, pero como ese mundo había sido pensado minuciosamente hasta en los más mínimos detalles, en el momento mismo en que Alicia estuvo “enjaulada”, la imagen estuvo lista, algo que sucede raramente.

¿Está satisfecho con el reparto?
Ha sido un sueño poder conocer a algunos de mis héroes, como Whoopi Goldberg, RuPaul y Puff, un reparto increíble, y solo Pirelli puede reunir a todas estas personas. Hablé con cada uno de ellos y todos tienen una gran opinión de este Calendario. Cuando llamaron a Whoopi, reaccionó diciendo: “Dios mío, ¿por qué precisamente yo?”. Todos se mostraron entusiasmados con su participación. Recuerdo que en un momento dado Puff comentó: “Esto va a ser algo verdaderamente increíble, todos los que no estén aquí se van a enfadar muchísimo o se van a morir de envidia”. Tuve la impresión de estar durante unos días como dentro de un capullo de seda efervescente, y creo que en estos casos es cuando se consigue trabajar mejor, cuando se da esa profunda concentración.

Usted ha dicho: “No puedo limitarme a llegar y tirar prendas al azar en una fotografía, necesito tener una idea del personaje, de quién es, de dónde viene. Es casi como un juego de niños, tienes tus muñecas y creas unos personajes, y la moda en esto me ha secundado”.
Si tengo un personaje, las posibilidades son infinitas, como en el caso de Tim, que me llama y me dice: “Alicia reinterpretada con un reparto de color”. Ya me la veía, podía verla ambientada en todas las escenografías, y puedo darle mucho más a una imagen si tengo una idea del personaje. Para mí es lo más importante, el personaje viene antes que todo lo demás.

Duckie (Thot) es encantadora.
Duckie fue espectacular, mágica. Tiene una especie de cualidad ultraterrenal, se te escapa entre los dedos, está presente pero también está en otra dimensión, y esa es la virtud de las grandes estrellas. Fue absolutamente increíble, imperturbable, siempre en su personaje, siempre Alicia. Recuerdo que Tim me llamó para decirme: “Oye, estoy pensando en esta chica”. Y yo le contesté: “Es precisamente el tipo que necesitas”, y al día siguiente recibí un correo en el que me decía que tenía toda la razón”.

¿Hasta qué punto es importante soñar en el mundo de hoy?
Yo sigo creyendo en el poder de la fantasía y la creatividad. Creo que ahora más que nunca, tal y como está el mundo, la fantasía y los sueños son necesarios. Necesitamos evasión. Tiene que haber alguien que nos ofrezca una escapatoria de la dura rutina diaria del mundo, y por lo tanto ahora más que nunca necesitamos soñar.